Cinco estrellas por el precio de cuatro

-

Es sabido que para cualquier  hombre de negocios de México ir a Monterrey es una visita obligada, casi tanto como para los musulmanes acudir a la Meca. De hecho, 80% del turismo que llega a la Sultana del  Norte va por asuntos de negocios. Sin ser una ciudad con los atractivos de Acapulco o Cancún, Monterrey mantiene ocupada alrededor de 60% de su capacidad hotelera durante todo el año.

-

Sin embargo, a diferencia del turismo de placer, los viajes de trabajo pueden ser muy agotadores. Por esa razón, se vuelve primordial el lugar donde se descansa mientras llega la hora de cerrar un buen negocio. Llegar al hotel y encontrar una elegante habitación, decorada con muebles de madera, un fino y cómodo escritorio, un sofá para descansar los pies, y dos líneas  telefónicas –una para la laptop y otra para recibir o hacer llamadas–, es la forma óptima para hacer placentero un viaje de negocios.

-

Y para relajarse del viaje y del estrés nada mejor que una tina de hidromasaje, cuyos efectos harán las delicias del carrereado viajero. A la mañana siguiente, despertarse con el aroma del café, asistir a una siempre recomendable sesión en el gimnasio o darse un buen chapuzón en la alberca, antes de salir a una importante cita, pueden hacer la diferencia en el rendimiento y la atención a delicados asuntos de trabajo.

-

Desde hace algunos meses, todos estos servicios se están ofreciendo en el Hilton Garden Inn de Monterrey, un hotel de cuatro estrellas con tarifas menores a los $100 dólares. Este nuevo concepto, introducido por la cadena  internacional Hilton, permite disfrutar los lujos de los hoteles gran turismo y cinco estrellas sin gastar grandes cantidades de dinero.

-

Cuando viaje de nuevo por esos rumbos considere que ahora tiene esta  nueva opción. Sus viajes de trabajo no tienen porqué resultar un martirio.

Ahora ve
No te pierdas