Cisco Systems. Mucho no es suficiente

Primero, internet. Ahora va por las redes convergentes. Se avecina la lucha entre los tradicionales
Lucía Pérez-Moreno

Para ser una compañía que lo único que inventó fueron los ruteadores de red, Cisco lleva recorrido un fructífero camino. En sus 16 años de vida pasó de ser una pequeña empresa de San José, California, a la quinta más grande del mundo. El pasado 27 de marzo rebasó a Microsoft en capitalización de mercado, con un valor superior a $500,000 millones de dólares y, de tener éxito en su proyecto de llevar redes convergentes a la mayoría de los hogares del mundo, podría convertirse en la número uno.

-

Lo que Cisco hace es, básicamente, crear toda la infraestructura que requiere internet. Por eso se le conoce como “el mayor plomero de la Red”. La empresa, empero, espera quitarse pronto ese mote gracias a sus nuevos proyectos de “hogar cibernético”.

-

No se ensucia las manos en la producción o distribución de equipo; opera a través de una vasta red de proveedores y consultores que son los encargados de hacer llegar sus artículos al consumidor final. “El proceso de escala vuelve imposible la distribución directa”, explica Zev Woloski, director de canales de Cisco Systems en México. Entre sus socios están IBM, Oracle, SUN, Compaq, Hewlett-Packard, Netscape e Intel, así como algunas de las principales telefónicas y miles de pequeñas empresas del mundo dedicadas a las redes de datos.

-

Su modelo horizontal de mando, denominado “ecosistema de negocios”, le permite responder a las demandas de sus clientes a velocidad web. Tal operación era inconcebible hace cinco años, cuando internet comenzaba a despegar. Hoy día la existencia de la malla  que ayudó a crear forma parte de su modus operandi. Cisco realiza 80% de las transacciones por medio de la Red y es la empresa número uno en transacciones de comercio electrónico.

-

La operación en línea se traduce en el ahorro de toneladas de papel y en un constante flujo de información que le permite reaccionar rápido a las demandas de los  clientes. “Yo sé cuánto se vendió en México ayer”, dice a modo de ejemplo Gordon Astles, vicepresidente de operaciones de Cisco Systems en Canadá y América Latina. Afirma que el CEO de la compañía, John Chambers, revisa diariamente las cuentas importantes que tiene Cisco en todo el mundo para resolver rápido los problemas a fin de prevenirlos.

-

La firma tiene hoy 22 unidades de negocios que ofrecen cientos de productos y soluciones para las redes. Entre su oferta figuran los ruteadores para redes locales –LAN- y las de amplia cobertura –WAN–. También vende software para diversas aplicaciones de internet.

-

Una empresa cada quincena

-

La empresa ha logrado liderear el mercado del internet no sólo gracias a las enormes cantidades de fondos que dedica a la investigación –este año se habla de cerca de $1,000 millones de dólares–, sino a su agresiva política de adquisiciones. En los últimos meses devora una nueva compañía de tecnología cada dos semanas. “No compramos empresas para ser más grandes, sino para tener más tecnología”, justifica Astles. En los últimos siete años adquirió 45 firmas desarrolladoras de software y de interconectividad. Algunas de sus adquisiciones no dieron el valor esperado a la compañía, pero esto no impidió que siguiera como favoritas del mercado bursátil.

-

Tal éxito sí se debe, al menos en parte, a la espectacular expansión. Este año Merrill Lynch estima que los ingresos de la empresa subirán 37%, cerca de $19,000 millones de dólares. “Su desempeño refleja la creciente demanda de infraestructura para internet, pero también la amplitud de la oferta de sus productos y el alcance de los socios”, dice el analista Michael Ching, de la correduría mencionada. Cisco aún no se plantea la posibilidad de dividirse –como recientemente hizo Lucent– y más bien quiere continuar con su desarrollo.

-

Este año, John Chambers anunció la compra de al menos 20 compañías de tecnología, pero dado que cada vez es más difícil encontrar en el mercado buenas oportunidades, su apuesta es absorber empresas más grandes y en lugares más apartados del Valle del Silicio; a la larga, significa que cada vez tendrá más problemas para seguir creciendo.

-

Del switch al ring

-

En 1984 la pareja formada por Len Bozak y Sandy Lehrner, ambos investigadores de la Universidad de Stanford, ideó un programa para conectar las redes de dos facultades utilizando el protocolo TCP-IP. Dos años después dejaron sus cubículos universitarios para instalar su propia compañía. En 1988 consiguieron un buen contrato –de $5 millones de dolares– con Boeing que por entonces necesitaba agilizar los envíos de planos a sus proveedores.

-

Los siguientes clientes fueron los bancos que necesitan enlazar a las sucursales y las grandes multinacionales del planeta. En poco tiempo Cisco se convirtió en el proveedor mundial líder en ruteadores de redes de datos. Su competidor más cercano, Nortel, detenta 9% del mercado, pero desde que se introdujo al mundo de las redes de datos –notablemente con la compra de BayNetworks en 1998–, la competencia es más feroz.

-

El mismo día en que Cisco dio a conocer sus resultados del tercer trimestre –que como siempre fueron espectaculares– Nortel anunció la reducción a mitad de precio de sus ruteadores. Fue un duro golpe. Poco antes el primero había adquirido por $2,000 millones de dólares las patentes de una tecnología de switches y ruteadores de IBM. En la batalla por el mercado de los dispositivos de conectividad se encuentran también nuevas compañías del Valle del Silicio como Juniper Networks, que acaba de lanzar unos más veloces que los del par de gigantes.

-

Los estrategas de Cisco están conscientes de que el mercado de internet llega a cierto grado de maduración. A eso se debe que buscan nuevos negocios desde hace varios años. Su mayor apuesta es el mercado de las redes convergentes, valuado en más de $225,000 millones de dólares anuales, es decir diez veces más grande que el de internet.

-

Para avanzar en el mundo de la convergencia, Cisco creó en 1999 un grupo de aplicación de tecnología –Application Technology Group– que desarrolla nuevas aplicaciones para la Red. Un producto emblemático de su reciente vocación es el llamado AVVIP –arquitechture for voice, video & integrated data– que Cisco empezó a comercializar en 2000.

-

Se trata de una generación de equipo que combina software, hardware y ruteadores,  permanentemente en línea para permitir que quienes usan el teléfono ahora puedan estar conectados al mismo tiempo. “Entramos a mercados que antes no cubríamos”, dice Woloski, directivo en México. En los próximos años se prevé un fuerte auge en la demanda de dispositivos y equipo que transporte la información de manera integral por las redes de datos. En ese sentido la empresa ya lanzó su primer equipo de telefonía ip (Internet Protocol) residencial, conocido como Voip –voz sobre IP– con el que espera revolucionar las comunicaciones.

-

Actualmente Cisco trabaja en el denominado switch de control virtual –virtual switch controller– para enrutar la voz por las redes de datos de manera más veloz. En cinco años espera tener control dominante en el mercado de la convergencia.

-

La apuesta es fuerte y debe serlo, porque el camino no está exento de baches; a diferencia de internet, que era un mercado virgen, el de la telefonía tiene más de 100 años y está controlado por grandes empresas como Nortel, Ericcson y Lucent (antigua subsidiaria de AT&T).

-

Por ahora, la mayoría de las telefónicas ven con resistencia el cambio de proveedor de equipo. Para romper el cerco Cisco se alió este año con AT&T y busca revendedores y proveedores de servicios telefónicos. Si bien hoy detenta apenas 1% del mercado mundial de telefonía, valuado en cerca de $225,000 millones de dólares, con sus nuevas aplicaciones de voz espera llegar en pocos años a tener entre 25 y 60% del mismo. Esto comienza a preocupar a las proveedoras tradicionales de equipos telefónicos.

-

Recientemente Nortel le acusó de tratar de intimidar a sus clientes bajo la amenaza de que si no cambiaban de equipo perderían apoyo en servicios de internet. Cisco niega la acusación y afirma que el problema es la ventaja que les lleva de, por lo menos, año y medio a sus competidores en el desarrollo de productos de convergencia. Desde el año pasado agiliza la adquisición de compañías de internet óptico (de muy alta velocidad) para apuntalar esa  supuesta ventaja.

-

Monterey Networks y Pirelly Optical Systems son algunas de las últimas compras que hizo, aunque la mayor de las adquisiciones tuvo lugar en agosto del año pasado cuando, después de una dura puja, se quedó con Cerent, una empresa de menos de 250 trabajadores por la que pagó cerca de $7,000 millones de dólares. En Wall Street calificaron el precio de “absurdo”, aunque Cisco lo justifica plenamente por las perspectivas que se le abren.

-

Muchos analistas consideran que el nuevo coloso ya no puede darse el lujo de cometer errores al comprar compañías de tecnología. En el pasado el mercado le perdonó muchos yerros de adquisiciones veloces, debido a la burbuja que creó internet, pero ahora tendrá que analizar más de cerca las ventajas y desventajas de crecer tan rápido. “Si damos un paso en falso y no respondemos a tiempo podemos caer rápidamente”, dijo en su último encuentro con inversionistas el mandamás Chambers.

-

Si logra quedarse con una parte importante del nuevo mercado que se avecina con la convergencia, será reconocida como la empresa más influyente del siglo XXI. De lo contrario, podría arrastrar en su caída a los miles de socios en todo el mundo que también han hecho fortuna gracias a la Red. 

-

Newsletter
Ahora ve
¿Has soñado con ser una sirena?, una escuela te enseña cómo
No te pierdas