Claridad en la Lotería

-
Mónica Mendoza

Ella es la primera mujer a la cabeza de la Lotería Nacional en los 231 años que tiene la institución. Madre de tres adolescentes y casada desde hace 20 años, Valdés se da tiempo para sacar adelante las responsabilidades familiares y de trabajo, al que dedica en promedio 14 horas diarias. A diferencia de sus antecesores, fue seleccionada por un headhunter. Su perfil profesional y su larga trayectoria en el sector privado –donde llegó a dirigir los designios de las áreas comercial, de mercadotecnia, publicidad y relaciones públicas de empresas como Grupo Visa, Altro, Vitrocrisa, Aeroméxico y Coming Consumer Products Co./World Kitchen-Mexico– es lo que llamó la atención del presidente Fox. "Creo que fue una decisión estratégica –señala– ya que casi la mitad de la planta laboral de la institución son mujeres (46%) y la tendencia mundial es que las agrupaciones de sorteos estén lideradas por alguna mujer."

- -

El trabajo de su padre, quien formó parte del servicio diplomático mexicano, le dio la oportunidad de radicar en el extranjero, donde además de realizar sus estudios universitarios aprendió idiomas. Lo anterior ha sido clave en la proyección de la Lotería Nacional en el extranjero. Actualmente su directora tiene voz y voto en la World Lottery Association, en la Corporación Iberoamericana de Loterías y Apuestas de Estado –la cual presidió– y en la North American Association of State and Provincial Lotteries, con la que prepara el primer sorteo internacional en la historia de México, con premios similares a los que se otorgan en Estados Unidos o Canadá.

- -

Desde que en diciembre de 2000 tomó la riendas de la Lotería Nacional, algunas cosas han cambiado. Sólo en su primer año de gestión redujo a la mitad los gastos operativos, puso fin a una demanda que el ISSSTE interpuso hace 40 años por un adeudo de $200 millones de pesos, y las ventas aumentaron 6.7% respecto a 2000, lo que equivale a un incremento de $195 millones de pesos.

- -

Según la funcionaria, el mayor logro de su gestión ha sido la creación de un fideicomiso público, gracias al cual los recursos serán asignados por votación de representantes de la sociedad civil y el gobierno. De esta manera se acabó con la discrecionalidad en la asignación del dinero y la sociedad podrá participar en los proyectos de asistencia pública. "La Lotería Nacional no es más una caja chica del gobierno. Hoy es una caja de cristal", afirma.

- -

En busca de incrementar la productividad del organismo, la directiva reestructuró todas las áreas, rediseñó los billetes, reforzó la promoción de los sorteos, buscó mayor acercamiento con los billeteros y echó a andar la automatización del trabajo. ¿La meta? "Colocar a la institución como una de las loterías ejemplares del siglo XXI."

-

Ahora ve
No te pierdas