Cómo aprovechar el potencial de México

Nuestro país tiene las más grandes reservas petroleras probadas en Norteamérica. Por ello sería
Jorge Castañeda

Cuando George W. Bush, presidente de EU, y Vicente Fox, el presidente de nuestro país, se reunieron en Guanajuato, México, en febrero de 2001, emitieron una declaración conjunta que pedía “un enfoque norteamericano a la importante cuestión de los recursos energéticos”. Aquel comunicado también comprometía a los dos presidentes a “consolidar una comunidad económica norteamericana cuyos beneficios alcancen a las áreas menos desarrolladas de la región y se extiendan hacia los grupos sociales más vulnerables de nuestros países”.

-

Hay una manera en que esta iniciativa puede todavía cumplirse para disminuir la dependencia energética de América del Medio Oriente y acelerando el desarrollo en México, enfrentando así el problema de la masiva inmigración transfronteriza. El producto doméstico bruto per cápita en México no continuará creciendo a largo plazo sin un cambio estructural para aumentar la productividad. Esto requiere inversiones en infraestructura, recursos humanos y tecnología. El gobierno mexicano necesita tomar la delantera al eliminar obstáculos a la inversión privada. Dada la debilidad mexicana en los ingresos públicos, el financiamiento de tales proyectos sólo puede venir de la inversión de los grandes recursos de México en hidrocarburos.

-

México tiene las más grandes reservas petroleras probadas en Norteamérica. Se ha convertido en la principal fuente de petróleo importado por Estados Unidos, exportando 90% de su petróleo allá. Hay indicios de que las reservas no exploradas en el Golfo de México son tan grandes como las ya identificadas. Sin embargo, el desarrollo de este recursos se ha paralizado porque la Constitución de México prohíbe la inversión privada en el sector.

-

Para salvar este obstáculo podría establecerse un fondo norteamericano de seguridad energética, supervisado por un consejo independiente y transparente, que emitiera $75,000 millones de dólares en bonos respaldados por ingresos petroleros (no por el petróleo mismo) para financiar la rápida expansión de la producción petrolera de México, llevando a la duplicación de las exportaciones para 2010.

-

Los principales inversionistas institucionales en Estados Unidos, los fondos de pensiones públicos y privados, con mucha probabilidad encontrarían en este proyecto una inversión interesante similar a los bonos de primera hipoteca que han comprado en los últimos 50 años para financiar el crecimiento de la industria del servicio eléctrico en América.

-

Debido a que los fondos de pensiones tienen miles de millones en activos en busca de dividendos a largo plazo, son la mejor opción para los proyectos de capital intenso que reditúan en el curso de 10, 20 ó 30 años. Las pensiones públicas en Estados Unidos tienen más de $2 billones de dólares en activos.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para Estados Unidos, este proyecto disminuiría la dependencia de petróleo del Medio Oriente y proveería un “amortiguador” confiable al absorber China una mayor cantidad de la energía mundial. Para México significaría poder financiar las inversiones para acelerar el desarrollo, ayudando entonces a detener la inmigración hacia California, Arizona, Texas y otras partes. Para los fondos de pensiones, significaría dividendos sólidos y seguros garantizados por los ingresos petroleros comparables con hipotecas que ahora tienen en cantidades masivas.

Jorge Castañeda/ Marzo 15, 2005 ©. Distribuido por Tribune Media Services International.

Ahora ve
‘La Chilindrina’ promociona la segunda temporada de Stranger Things
No te pierdas
×