Cómo ganó Copamex su papel protagónic

Amante del automovilismo, el presidente ejecutivo de Copamex, Juan Bosco Maldonado, logró su mejor
Alba Leal

El pasatiempo favorito de Juan Bosco Maldonado es correr a alta velocidad en alguno de sus automóviles deportivos de colección. Realmente disfruta al alcanzar los 300 kilómetros por hora en el Fórmula 1 que alguna vez perteneció a Nicki Lauda, al grado que llegó a considerar la idea de dedicarse profesionalmente al automovilismo. Sin embargo, a los 20 años de edad se vio incorporado a los negocios de la familia y desde entonces cambió el vértigo de las carreras por la administración de las empresas de lo que hoy es Copamex, el segundo productor de papel con más ventas en México.

-

Este consorcio regiomontano tiene su origen en Abastecedora de Bolsas, compañía fundada por Jorge Maldonado Villarreal en 1928. Actualmente es la única firma mexicana que participa en las cuatro categorías principales de papel: Kraft, escritura e impresión, TISSUE y especiales. En los primeros años la prioridad era producir bolsas de papel Kraft; hoy es enfocar el crecimiento hacia los productos para el consumidor final, el papel TISSUE, productos para la higiene femenina, cuadernos y artículos para oficina, así como papeles institucionales y pañales para incontinencia.

-

Maldonado afirma que una de las ventajas de Copamex con respecto a la competencia es su facilidad para definir el rumbo de acción; son, dice, una organización esbelta donde las decisiones son tomadas por pocas personas. Sin embargo, reconoce que esta ventaja a veces se convierte en una pesada carga por la responsabilidad que implica para él, presidente ejecutivo del grupo desde hace seis años, manejar una compañía conformada por 10 negocios y que emplea a más de 6,300 personas.

-

Los últimos años han sido muy dinámicos. Entre 1990 y 1998 invirtieron $435 millones de dólares en adquisiciones, iniciaron nuevas líneas de producción e incrementaron la capacidad instalada. Fue en este periodo cuando Copamex tomó el control de 60% de Consorcio Industrial Papelero, grupo productor de papeles Kraft, Bond, TISSUE, especiales y envases de papel. También compró al Grupo Chihuahua la planta Celulosa y Papeles Ponderosa, que produce celulosa virgen y papel bond.

-

Pero la adjudicación más importante tuvo lugar en octubre de 1996, cuando se adjudicó 51% de las acciones de Sancela, que ocupa el tercer lugar en el mercado de productos para la higiene femenina. El paquete incluyó Comercializadora Sancela y Sancela de Costa Rica. El 49%  restante quedó en manos de la firma sueca SCA Molnlycke, subsidiaria del grupo papelero Svenska Cellulosa Aktiebolaget SCA. Sancela produce las toallas femeninas Saba, Evax y Confort, además de pañales y toallas para bebé.

-

Al año siguiente continuó el agresivo plan de expansión con la adquisición de una planta productora de papel TISSUE de Kimberly-Clark de México, que también vendió a los Maldonado sus marcas Regio, Scotties y Shock. Esta operación tuvo un valor de $123 millones de dólares. Después, en 1998, llegó la oportunidad de internacionalizar el grupo con el arranque de una planta productora de sacos de papel y convertidora de papel higiénico en Costa Rica. Las ventas anuales de este negocio ascienden a $4 millones de dólares.

-

Estas compras cambiaron radicalmente la posición del grupo en el mercado: después de ocupar el sexto lugar en 1995, hoy se ubica como el segundo productor más importante del país considerando ventas. En productos sanitarios y faciales, su participación pasó de 3% en 1993 a 27% cinco años más tarde; en la línea de higiene femenina, el avance fue de 16% en 1996 a 24% al cierre del año pasado, y en papeles diversos para copiadoras e impresoras, la participación pasó de 30 a 43% entre 1994 y 1998.

-

Venezuela en la mira
Maldonado siente que hasta ahora han tomado las decisiones adecuadas, aunque confiesa que le hubiese gustado aprovechar algunas oportunidades más.

-

Según él, muchas veces, cuando llegan las ofertas de compra de alguna firma, resulta que ésta ya negoció con cierto postor, por lo que el resto de los interesados no tiene ninguna posibilidad; el ejecutivo declina mencionar los casos específicos. (Asegura que el de Pipsa no es uno de esos casos; pues de hecho, afirma, ellos no presentaron oferta alguna dado que no encaja en el tipo de productos que les interesan).

-

Sin embargo, aclara que esta situación no implica un estancamiento del grupo, ya que actualmente la administración analiza la posibilidad de una adquisición en Venezuela. El prospecto es Venezolana de Pulpa y Papel (Venepal), planta productora de empaques y papeles blancos que hasta noviembre de 1995 fue parte de Cementos Mexicanos (Cemex). Señala que, aunque la operación de esta firma no se ajusta a la nueva estrategia de participar más en el ramo de productos para el consumidor, “es un negocio estratégico para tener presencia en Sudamérica, creemos que es atractivo”. La idea de Copamex es aportar capital para pagar parte de la deuda de la compañía sudamericana y posteriormente convertir esos recursos en participación accionaria y hacerse del control de la compañía.

-

El directivo explica que no hay fecha prevista para el acuerdo y que, en todo caso, depende de la negociación que haga Venepal con los bancos acreedores. “Ellos están en una situación muy difícil porque están descapitalizados”. Hace tiempo Venepal fue uno de los grupos más importantes en América Latina, pero cada día se reduce su dominio en el mercado por falta de capital de trabajo.

-

Tampoco hay un estimado del monto de inversión que se requerirá para esta operación, pero Maldonado espera que los bancos acepten hacer una quita al adeudo de Venepal, lo cual haría más atractiva la transacción para la firma mexicana. Si no se dan las condiciones que requieren, esperarán a que se presente otra oportunidad, afirma, pues Copamex no puede cargar con el lastre de un negocio tan grande. “Si fuésemos a invertir dinero uno por uno (un peso a inversión por cada peso para liquidar deuda), que es lo que se le debe al banco, pues mejor lo invertimos aquí en México... hay ciertas variables (en Venezuela) que no conocemos.”

-

De acuerdo con información publicada por el periódico El Nacional de Venezuela el pasado 17 de febrero, Venepal requería en ese momento de un aumento de capital de $8 millones de dólares; la nota también explica que desde septiembre de 1997 los directivos empezaron a negociar con los bancos acreedores nacionales y extranjeros–a principios de este año los pasivos de la firma ascendían a $92 millones de dólares, de los cuales $68 millones correspondían a deuda financiera–.

-

Maldonado afirma que, independientemente de lo que suceda con Venepal, a corto plazo los esfuerzos del grupo se dirigirán a la actualización de equipos para sus plantas en México, que permitan mejorar la calidad de las diferentes clases de papel, conforme a los estándares internacionales. También está programada la adquisición de maquinaria para la producción de papeles TISSUE (que se utiliza en la elaboración de papel higiénico), con la cual podrán aumentar su participación en el noroeste del país y el suroeste de Estados Unidos.

-

Concebido desde principios de los años 90, el proyecto es salir al mercado de valores en cuanto haya oportunidad. “Estamos prácticamente listos –dice Maldonado–, (saldremos) tan pronto como se abra alguna ventanita”. Pero esa ventanita sólo se abrirá cuando mejoren las condiciones económicas del país, es decir, cuando aumente el interés de los inversionistas por las compañías mexicanas. Mientras tanto, el grupo seguirá creciendo con sus propios recursos, como lo hecho hasta ahora.

-

Crecer sin dejarse seducir por el endeudamiento puede ser muy loable, pero lo cierto es que, como el propio Maldonado admite, hay cosas que Copamex pudo haber aprovechado si hubiese aceptado financiamiento externo. “Nos las hemos arreglado con flujo propio, nos hemos restringido en algunas áreas para tener disponibilidad de liquidez en otras”.

-

En su descargo se debe decir, no obstante, que la integración vertical les ha ayudado a administrar mejor sus recursos. Cuando la pulpa en el mercado mundial tiene un precio bajo, por ejemplo, reducen la producción en sus plantas de esta materia prima y la compran a proveedores. También han recurrido al trueque de fibra larga, que ellos producen, por fibra corta, de otros productores y que es la que necesitan para la mayoría de sus productos. “Vivimos en 1994 y 1995 una época más o menos buena en cuanto a ciclo de pulpa, pero luego ha sido muy mala. Uno hace reservas que se acaban muy rápidamente.” El último crédito solicitado por la firma fue de $123 millones de dólares, y les fue otorgado en 1997; con ello pudieron bajar su deuda que, de acuerdo con lo estimado, deberá ser de $490 millones de dólares al cierre de este año, contra $504 millones de 1998.

-

El reto actual es aumentar exportaciones, explica el directivo, sin descuidar el mercado nacional; eso significa aumentar la capacidad de producción y renovar de equipos, cosa que ya están haciendo. El  primer destino de las ventas externas es Estados Unidos, pero su participación en los ingresos totales de la firma todavía es muy baja. En 1995 hubo un repunte interesante, cuando las exportaciones sumaron $86.7 millones de dólares –22.3% de las ventas totales–; sin embargo, este escenario se diluyó al poco tiempo: al cierre de 1998, la cifra se ubicó en $36.3 millones de dólares, apenas 6.7% de las ventas totales.

-

Para Copamex, ganar participación en el mercado internacional es condición importante si quiere hacer frente a las condiciones que se imponen en el sector papelero mundial, que ha entrado en la tendencia de las fusiones entre grandes grupos que buscan ganar en fuerza y competitividad. De acuerdo con un análisis periodístico publicado en mayo, a mediados de los años 90 eran 10 las empresas papeleras que controlaban 85% del mercado nacional. Hoy son cinco las que se reparten ese mismo pastel: Kimberly Clark de México, Empaques Ponderosa, Procter & Gamble, Copamex y Corporación Durango.

-

La empresa de los Maldonado ha tenido pláticas con toda clase de productores, incluyendo a europeos y estadounidenses, y aunque hasta ahora no se ha definido una propuesta concreta, las puertas están abiertas para una posible alianza.

-

No sería de sorprenderse si, en el futuro cercano, se viese a esta firma regiomontana emparentándose con otra que, como ella, esté en busca de hacer su mejor papel.

Ahora ve
No te pierdas