Cómo ganar 30% más en un mes

Es innegable que son los líderes y la estrategia los que crean o destruyen el valor del capital acc
Carlos Mota*

Nunca pensé que correr a un director general fuera tan rentable. El 19 de septiembre pasado Motorola sorprendió al mundo con una noticia que disparó el precio de su acción 10% en una jornada. Chris Galvin, CEO de la firma de telecomunicaciones, anunció que se retiraría. ¿La razón? Sus diferencias con el Consejo de Administración eran sustanciales. No compartían la visión, la estrategia ni el redimensionamiento que la organización estaba viviendo.

-

Días más tarde, Motorola anunció otra decisión crucial.

-

Desincorporaría la división de semiconductores, negocio que le representaba ingresos anuales equivalentes a 18% del total. La noticia volvió a impulsar el precio de los títulos en Wall Street otro 10%. En total, entre el 15 de septiembre y el 10 de octubre pasados, las acciones de la multinacional ganaron 30%.

-

La lección más importante es clara: es innegable que son los líderes y la estrategia los que crean o destruyen el valor del capital accionario.

-

En México nos rasgamos las vestiduras por el culto a las personas, principalmente a los empresarios, muchos de los cuales han privilegiado esquemas familiares en sus firmas, y nunca las han institucionalizado. Pocos reflexionan sin embargo, en que son ellos mismos quienes detienen la creación de valor al preferir el linaje y no la profesionalización.

-

La decisión de la agrupación de sustituir al director general repercutirá globalmente. México suele ser testigo muy ajeno a estos movimientos mundiales, algo que no deberíamos permitirnos porque nos afectan directamente. De hecho, podríamos pensar que Nokia y Motorola se enfrentarán de ahora en adelante en la madre de todas las batallas por el dominio definitivo del mercado de telefonía móvil, y mientras la convergencia de telefonía, cómputo e internet está en curso, nuestro país no debe quedar marginado de los cambios en el liderazgo corporativo mundial.

-

Otra de las lecciones es que el mercado difícilmente se equivoca. Los inversionistas esperaron durante meses que Chris Galvin vendiera la división de semiconductores, algo que sólo pudo ocurrir cuando decidieron echarlo.

-

Sería interesante hacer el ejercicio en México de ver a cuántos directores generales tendríamos que despedir para crear más valor en nuestras compañías. Un paseo por la Bolsa de Valores y por los consejos de administración de las firmas públicas refrenda esta idea.

-

Los conglomerados aztecas necesitan un gobierno corporativo más robusto, con consejeros que dominen al director, en lugar de directores y parientes que dominen a los consejeros. Eso sí, Bachoco se llevaría uno de los premios. Ir a una reunión de Consejo de esa firma es como asistir al bautizo de un primo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En fin, a México le falta mucho. Cualquier connacional que invierta y apueste a una empresa gringa puede que termine recibiendo más que si le apuesta a la mexicana. Creo que en materia de cambios de liderazgo y decisiones prácticas, allá nos llevan siglos luz de ventaja. ¿Y aquí? Que vivan las familias. Es la cultura del linaje. Qué triste.

*Retroalimentación: motacarlos@aol.com .
Ahora ve
En su primera cumbre de la OTAN, Trump pide a los miembros pagar por su defensa
No te pierdas
×