Colados en el mail

-
JRH

Si usted se creyó a salvo de las llamadas telefónicas de personas - desconocidas o de recibir correspondencia jamás solicitada, no sabe lo que le - espera. La única condición para ser contactado es pertenecer al nuevo club de - los que dicen “te mando un e-mail, ¿ok?”.

- Todo usuario frecuente del correo electrónico será en algún momento el - blanco de las compañías que han descubierto en ello una poderosa arma de - mercadeo. El correo directo y telemercadeo en su versión electrónica es más - simple y económico que el ya famoso comercio electrónico. El modus - operandi de estas firmas (que van desde las constituidas por una persona - hasta corporaciones como la regiomontana Orbis, especializada en venta - multinivel) se basa en la recopilación de direcciones electrónicas de gente - con capacidad de consumo. No es una selección difícil, pues en teoría gran - parte de los 400,000 usuarios en México con cuenta de Internet es parte de ese - nicho. Los propios proveedores de Internet podrían rentar su lista de - suscriptores o, sin saberlo, tener entre sus empleados a un sigiloso - comercializador de bases de datos. Son bien recibidos los directorios de - clientes de bancos, publicaciones, agencias de viajes, líneas aéreas y todo - aquello que comercialice santo y seña de personas con dinero en el bolsillo.

- Dado que tampoco se trata de consumidores de productos y servicios masivos, - el e-mail es útil para promover cruceros o fraccionamientos; de paso, - las empresas que lo explotan pueden aprovechar para autopromoverse; y algo - más: facilita el reclutamiento de personas que quieran ganar plata - rápidamente, como lo hace Orbis.

- El riesgo es que –como ya ocurrió con los métodos tradicionales– la - enorme cantidad de mensajes comerciales sature los sistemas, atiborre las - cuentas de los usuarios y, con ello, el fastidio acabe en animadversión.

- Aunque ya existen “filtros” en Internet que interceptan los spam mail - o “correos basura”, váyase preparando, pues esto apenas comienza.

Ahora ve
Chester Bennington, el vocalista de Linkin Park, murió
No te pierdas
×