Compro, luego voto

En año de elecciones, los mexicanos compramos más. Nivea ya lo comprobó y los economistas reconocen que existe un ciclo económico sexenal.
Regina Moctezuma y Bárbara Anderson

Para Nivea, año de elecciones estatales y presidenciales en México es igual a vacas gordas. En 2006, las ventas de la firma de cuidado personal subieron 13%; este año esperan crecer a doble dígito; y su mayor apuesta es 2012.

Tal confianza viene de una tendencia que Leonardo Pérez Catalán, director de Nivea en México, tiene bien detectada: el gasto electoral activa el consumo de muchos mexicanos.

Cuando se acercan las elecciones, los gobiernos aceleran el gasto para darle más dinamismo a la economía, que la gente se sienta bien y voten por sus partidos, explica Flavia Rodríguez, directora de Finanzas Públicas de la consultora Aregional y quien trabajó 20 en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).

Por ejemplo, en las elecciones hay más obra pública, la cual genera empleos y hace que esas personas tengan más dinero en el bolsillo.

Beatriz Magaloni, académica de Stanford, llama al fenómeno "ciclo populista", y lo explica como el periodo en el que crece el gasto antes de la elección, lo cual provoca un pico inflacionario antes y después de las votaciones, y un incremento del salario nominal que aumenta el gasto de las familias.

Este fenómeno no es exclusivo de México. Rodríguez recuerda que en CEMLA iban bien los programas de estabilización en distintos países, pero había elecciones y se soltaba el gasto.

Este fenómeno se da en todo el mundo, pero en México se volvió novedoso con la alternancia del partido en el gobierno federal, dice Miguel Ángel Corro, director de Economía y Finanzas del Tec de Monterrey.

"Con el PRI el dinero se iba más a clientelas (sector campesino, sector obrero) sin importar cuándo, porque tenían las elecciones garantizadas. Ahora, con más competencia entre partidos, hay más tendencia a gastar", explica Verónica Baz, directora del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

Este fenómeno impulsa el negocio en Nivea de México, que ya es el cuarto más importante entre los mercados emergentes donde tienen presencia, dice Umit Subasi, responsable de estos mercados en BDF, el holding de Nivea.

No sólo Nivea disfruta de esta euforia de compras, pero otros parecen no notarla, según Pérez Catalán.  Expansión consultó a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, pero no tiene medido el impacto de este fenómeno.

Ahora ve
Tu empresa tiene mucho que decir
No te pierdas
×