Con permiso para brillar

-

La joyería, en su génesis, fue una extrapolación del sentimiento religioso. Los que fueran amuletos contra espíritus malignos se transformaron en elementos de ornamento.

-

El siglo XX —del que no nos hemos despegado aún— tuvo constantes giros en los usos y abusos de la joyería masculina. Hoy día los hombres tienen el derecho al ornamento como nunca antes. La moda ha rebasado al machismo: enjoyarse no demerita la masculinidad.

-

Ahora ve
No te pierdas