Construir el futuro

El autor explica el porqué el primer paso para crear un mundo mejor es prever lo que pasaría en el
Julio A. Millán

Abrir un espacio en una revista como Expansión que permita abordar temas de largo plazo, es una oportunidad para que muchos de sus lectores puedan actuar de inmediato. El tema es en extremo importante, por eso quisiera a manera de introducción referir el concepto que en la World Future Society tenemos sobre la prospectiva.

- Existe un mito que plantea que los futuristas se dedican a predecir lo que pasará en el futuro. La verdad es completamente diferente: los futuristas saben mejor que nadie que el futuro no es predecible; no podemos saber lo que pasará en el porvenir.

- Entonces, ¿que hacen los futuristas? En términos muy sencillos, procuran sugerir lo que podría pasar en el futuro, a fin de que la gente pueda decidir lo que quieran que suceda. Por ejemplo, al observar las tendencias es posible proyectar lo que podría pasar en el futuro.

- Si la población de una ciudad crece 2% anual, podemos indicar que tendrá una mayor población en el futuro e incluso calcular cuántas personas podrían agregarse. Pero esto no significa que la ciudad tendrá esa población adicional porque podrían suceder muchas cosas que detendrían o incluso invertirían el crecimiento demográfico.

- Conocer las posibilidades del futuro permite que la gente pueda escoger. A menos que sepa que tiene alternativas, no podrá seleccionar lo que desea que suceda y mucho menos que se presente. Por ende, el primer paso para crear un mejor mundo futuro es identificar lo que podría pasar en el mañana. Una vez que se identifican estas posibilidades, podemos intentar realizarlas y evitar que se presenten las no deseadas.

- Existen muchos casos que han sido exitosos al prever cuidadosamente lo que podría suceder y formular una estrategia bien pensada para hacer frente a una situación emergente. Dos ejemplos.

- A finales de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos tenía que decidir qué hacer con el emperador de Japón. La opinión pública hubiera apoyado vigorosamente su ejecución en la horca. Sin embargo, los científicos que analizaron la cultura japonesa plantearon que el pueblo japonés era inmensamente leal al emperador y que su ejecución podría causar levantamientos masivos y pérdidas de muchas vidas. Por otro lado, podría instar a los japoneses a apoyar a las fuerzas de ocupación. El resultado fue feliz. Se respetó la vida del emperador y a su petición, las fuerzas estadounidenses obtuvieron la plena colaboración del pueblo japonés durante la posguerra.

- Conmocionado por el Sputnik soviético, Estados Unidos inyectó recursos a su programa espacial. Se desarrolló un campo conocido como “la prospectiva de la tecnología” con objeto de ayudar a planear con antelación lo que podría ser posible desde el punto de vista tecnológico si se le asignaban suficientes recursos. Esta idea emocionante pero amedrentadora tomó forma, primero como sueño de unos cuantos científicos, después como cuidadosos planes y, finalmente con el hardware. Un hombre sería puesto en la luna antes de finalizar la década de los 60. El resultado fue feliz. Los estadounidenses colocaron un hombre en la luna en 1969, lo que pasmó al mundo.

- Estos eventos ejemplifican lo que es pensar en el futuro.

- En primer término, no podrían haber sido conocidos con antelación. El emperador pudo haber sido asesinado o enjuiciado, aun si un mes antes los estadounidenses lo hubieran planeado de otra forma. El exitoso alunizaje podría haber fallado al último momento debido a toda clase de problemas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- En segundo lugar, el pensar cuidadosamente hacia delante puede conducir a éxitos sorprendentes. Tanto la ocupación estadounidense en Japón como el programa Apolo fueron enormes éxitos porque los líderes habían pensado en los retos que enfrentaban y habían desarrollado planes reales para hacerles frente.

- Pensar en el porvenir no garantiza el éxito, ni su ausencia asegura el fracaso. Algunas veces la situación negativa puede vencer al plan más cuidadoso o la positiva puede hacer que un tonto se vea como un genio. Pero casi siempre, la victoria pertenece a la gente que piensa hacia delante, y no a los que no lo hacen.

Ahora ve
Vecinos exigen a policías que permitan ingresar a Topos a Álvaro Obregón
No te pierdas
×