Contra la burocracia

-
Steve Downer

Ella optó por no ir a la universidad. Inició sus estudios como secretaria en su natal Italia y llegó a ocupar uno de los puestos más importantes en la publicidad de ese país: la dirección general de Young & Rubicam (Y&R).

- -

El deseo de ascender la impulsó a agregar la experiencia internacional a su curriculum vitae. Hace un par de años le ofrecieron la presidencia y dirección general de la filial en México y aceptó. "Me sentí lo suficientemente fuerte para hacerlo." Arribó en noviembre de 2000 y casi de inmediato eliminó el sistema piramidal de la agencia. "Anteriormente, con sólo un director creativo, la firma tenía sólo un estilo y todos los otros creativos lo imitaban."

- -

Ahora hay seis directivos en esa área, además de seis directores de cuenta. De forma aún más revolucionaria nombró a un director creativo –Enrique Laguardia– como director de planeación estratégica. Entre los clientes de la casa están Aeroméxico, Alestra, Barilla, Citibank, Modelo, Nextel y Philip Morris.

- -

Notari, de 40 años, revisa todas las decisiones tomadas por sus colegas, "pero siempre las discutimos juntos. La puerta de mi oficina siempre está abierta y tengo entendido que todos se sienten más involucrados."

- -

Antes de entrar a Y&R –agencia que pertenece a WPP, de Londres– había trabajado como secretaria del director general en Wilkinson Sword (productos para afeitar) y en la agencia de publicidad milanesa Publinter (ahora llamada Publinter Ayer).

- -

Ahí fue promovida a ejecutiva asistente, antes de aceptar una oferta de trabajo como ejecutiva de cuenta en otra agencia, Canard, de Turín. Regresó a Milán para trabajar con Y&R y rápidamente ascendió a supervisora de cuentas, sirviendo de enlace con empresas tales como Danone.

- -

Fue el primero de tres periodos de trabajo dentro esta firma, que hasta el momento suman 10 años. En las etapas intermedias se dedicó al periodismo (especializada en teatro) y creó su propia agencia de publicidad, un proyecto que duró cuatro años.

- -

A finales de los 80 le parecía decepcionante la carencia de ética en la publicidad ("matarían a su propia madre por una cuenta"); hoy es la falta de innovación lo que le inquieta. "Hay demasiada burocracia que afecta al sector, especialmente entre los clientes multinacionales. Esta disciplina debe reflejar una idea fresca, pero muchas veces se tardan hasta un año en aprobar una campaña."

- -

¿Regresará a Italia? "No sé. Cuando se inicia una carrera internacional el futuro está fuera de tus manos."

- -

¿Su ambición? "No trabajar en la publicidad. Espero tener una familia." Piensa casarse pronto. "Mi sueño es abrir una librería, pero no en México. No me siento segura aquí."

-

Newsletter
Ahora ve
El grupo terrorista “ISIS” se atribuye ataque al Parlamento en Londres
No te pierdas