Contrabando - Juguetes. No es juego de n

Fayuqueros con ganancias de 400% y asiáticos que burlan los tratados comerciales: duros enemigos de
Joaquín Gutiérrez

Entre julio y septiembre los contrabandistas de juguetes empiezan a trabajar con la mira puesta en Navidad y Día de Reyes, cuando se realiza 70% de las ventas nacionales. Mientras hacen sus pedidos, planean cómo burlar a las autoridades aduanales.

- -

Cifras del Consejo Internacional de la Industria del Juguete (ICTI, por sus siglas en inglés) revelan que el comercio de juguetes en México se ha recuperado rápidamente de la crisis de 1994-95: sólo el año pasado la producción mostró un repunte de 46%. Por su parte, la Administración General de Aduanas asegura que desde diciembre se han decomisado mercaderías de este sector por $50 millones de dólares. Además, recientemente se renovó la cuota compensatoria de 351% a los productos provenientes de China, que protege a la industria local.

- -

Así, todo parece haber mejorado, pero la mala noticia es que mientras el valor del mercado legal doméstico es de $950 millones de dólares, la estimación de ICTI sobre el comercio ilegal ronda nada menos que los $1,000 millones; de esta cifra, 80% corresponde a contrabando y el resto a mercancía pirata o robada.

- -

Roberto Álvarez, administrador general de Auditoría Fiscal Federal de la Subsecretaría de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, explica que el contrabando sigue un proceso similar al de la economía formal: introducción de mercancía, acopio, distribución y venta, con la participación de grandes mayoristas y detallistas.

- -

El grueso de los ambulantes que venden juguetes en las calles ni siquiera son dueños del negocio, sino empleados de bodegueros y líderes de vendedores, quienes invierten en el transporte y almacenaje de sus inventarios. Es común que las autoridades lleguen a los tianguis y que la persona que está vendiendo la mercancía no se oponga al decomiso, sino que sólo pida un acta para justificarse ante su patrón.

- -

Tepito en grandes ligas

- -

Durante casi 20 años, Carlos ha sido comerciante en Tepito. Acepta hablar con la condición de que no se mencione su nombre completo. Explica que la venta de juguetes y otros productos baratos, conocidos como bisutería, se ha convertido en un negocio de grandes ligas controlado por unos cuantos importadores que obtienen ganancias de hasta 400% y tienen suficiente solvencia y contactos para ir a Oriente a ordenar sus pedidos. También hay grupos de asiáticos que controlan la triangulación de juguetes en San Francisco y Los Angeles y su envío al país. El mecanismo consiste en exportar a México desde Estados Unidos mercancías que en realidad son chinas o de otros países de la región. "Quienes van a Estados Unidos por juguetes (fabricados o vendidos legalmente en ese país) son los que apenas están empezando", dice.

- -

Estos traficantes trabajan con "agencias" que les arreglan todo: viaje, estancia, traductores, contactos con distribuidores y fabricantes que antes maquilaban para grandes empresas y que conservan moldes, planos e incluso infraestructura. Según el informante, este "paquete" incluye la falsificación de documentos de importación, envolturas y etiquetas.

- -

Quienes controlan el contrabando de juguetes, detalla, introducen los cargamentos por Veracruz, Lázaro Cárdenas, Tijuana, Laredo, Salina Cruz y, en menor medida, por Manzanillo y Los Cabos. A través de la terminal de Pantaco ingresan al DF, donde las organizaciones más poderosas tienen bodegas, en las zonas de Vallejo y La Raza. Asimismo, negocian con dirigentes de vendedores ambulantes, quienes a su vez han habilitado como bodegas casas abandonadas en las capitalinas calles de Corregidora, Soledad y otras calles del Centro Histórico.

- -

Para el vendedor callejero el margen de utilidad se reduce a unos cuantos pesos. Como gancho, los líderes les pagan un sueldo base y además les ofrecen "crédito" para adquirir de $15,000 a $40,000 pesos en mercancía.

- -

Helios Eguiluz Adam, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju), comenta que los intermediarios que manejan grandes volúmenes de mercancías provenientes de Oriente consiguen saldos o mercancía de sobreproducción y, además de un sistema de distribución "realmente envidiable", poseen una ventaja decisiva: no tienen que cumplir normatividad alguna y tampoco necesitan negociar con las cadenas de tiendas departamentales y jugueterías.

- -

El dirigente explica que, aunque persiste el llamado contrabando hormiga, la mayor parte de la mercancía ilegal entra por medio de la triangulación, contrabando técnico o documentado o con documentos falsos. "En todas las aduanas del mundo se revisa entre 1 y 3% de toda la mercancía que ingresa y el resto de la inspección consiste en papeleo."

- -

Otro golpe para los industriales mexicanos del ramo fue el llamado mecanismo de producto exclusivo, diseñado por la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales de lo que antes era la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi, hoy Secretaría de Economía), que permite a los importadores traer productos "altamente diferenciados" de los nacionales (figuras de personajes registrados o de cierta marca) sin pagar cuota compensatoria.

- -

No es cuento chino

- -

Según Eguiluz, ha habido poca colaboración de las autoridades de Estados Unidos para detener este contrabando, y considera que ello se debe en parte a que China absorbe una pérdida para ganar mercado y a que los países desarrollados y sus empresas buscan colocar a toda costa mercancías producidas con una mano de obra que les cuesta, en promedio, $0.12 dólares por hora. Así, hay juguetes procedentes de China que, puestos en México listos para vender, cuestan menos de lo que aquí vale la materia prima para fabricarlos.

- -

Según fuentes muy vinculadas a este tema que pidieron no ser citadas, hay empresas que están siendo investigadas por las autoridades: Distribuidora Mayor y Confectionary Group, por presunta subfacturación, y María del Refugio Ángel Pérez, Combebe y Dany’s Toys Juguetes de México, por irregularidades no aclaradas por los informantes.

- -

La Administración General de Aduanas no está suficientemente preparada para dar la batalla pues, aunque ha mejorado sus sistemas y ahora utiliza equipo más moderno, los recursos presupuestales destinados a la dependencia "prácticamente no han aumentado en 20 años", dice el empresario.

- -

La participación de los propios industriales resulta clave para el combate al contrabando. Roberto Álvarez explica que los empresarios ayudan a vigilar en las aduanas y a depurar constantemente el padrón de importadores (en el que hay cerca de mil empresas) para detectar a contrabandistas "embozados", es decir, aquellos que importan un poco de mercancía para disimular su verdadero negocio, que es usar un registro legal para falsificar documentos e introducir los productos. Los industriales "los conocen muy bien y ayudan a identificarlos". Por ejemplo, si el domicilio declarado no existe, el registro se cancela de inmediato, y como esto generalmente deriva en una acción penal, también interviene la Procuraduría General de la República (PGR).

- -

Otra táctica es el uso de los Movi sat, unas camionetas equipadas con sistemas de comunicación vía satélite que pueden hacer inspecciones de mercancía y verificar la autenticidad de documentos desde cualquier punto del país.

- -

Eguiluz asegura que han empezado a verse resultados de esta lucha: hay juguetes que en un puesto callejero cuestan lo mismo o más caros que en un comercio formal, e incluso hay vendedores ambulantes que, debido a la alta demanda, se ven obligados a comprar ciertos productos en negocios establecidos.

- -

Interrogado sobre la posibilidad de erradicación del contrabando, Álvarez no da muchas esperanzas: "Es una batalla que hay que dar permanentemente". México está por ahora "en el peor de los mundos posibles": tiene una moneda que se fortalece y hace atractiva la importación, una reconversión industrial a medias, con una parte altamente tecnificada y otra parte obsoleta que no puede competir con la importación legal, un mercado con un poder adquisitivo muy disímbolo pero creciente, atracción por productos de mayor calidad y falta de una buena cultura de consumo.

- -

Si se considera la cercanía con Estados Unidos, la elevada demanda y que casi la mitad de la población económicamente activa se encuentra en la economía informal, erradicar este comercio ilegal parece imposible.

- -

Aunque poderoso, escurridizo y persistente, el contrabando, sin embargo, no es invencible y sí puede reducirse a un nivel manejable, opina David A. Miller, presidente de la Toy Manufacturers of America.

- -

Así lo esperan los industriales del juguete en México, porque conquistar aunque sea una parte de los $1,000 millones de dólares del mercado ilegal no les vendría nada mal.

-

Ahora ve
No te pierdas