Controle su flujo

Una medición financiera muy simple, pero bastante útil, que fortalecerá la toma de decisiones en
Alberto Calva Mercado

¿Conoce la definición y uso de las diferentes formas que existen para medir el flujo de efectivo? ¿Entiende el concepto: flujo generado por la operación? ¿Ha escuchado sobre free cash flow o flujo de efectivo libre?

-

El flujo de efectivo es probablemente la medición financiera más antigua que existe en la humanidad. Después de todo, en esencia, es muy simple: sólo hay que restar las salidas de dinero a las entradas de billetes y monedas. Es más, cuando una persona física (como usted) lleva una contabilidad es, generalmente, sobre la base del flujo de efectivo; cualquier otro concepto sería demasiado complejo para manejarse en términos de finanzas personales. Sin embargo, en el mundo corporativo, la medición y el análisis del flujo de efectivo han evolucionado mucho.

-

El documento financiero que tradicionalmente analiza el flujo de efectivo se llama estado de cambios en la situación financiera. A través de este instrumento se pretende examinar dónde se está generado el flujo y en qué se está utilizando.

-

El estado de cambios en la situación financiera parte de la utilidad neta del ejercicio, como primer gran origen. A éste se le suman los cargos a resultados que no representaron desembolso de efectivo (la depreciación, por ejemplo, pues anteriormente se había restado en otro estado financiero). La suma de ambos nos lleva al flujo generado del resultado neto del ejercicio. A este rubro también se le conoce, en ocasiones, como flujo interno.

-

Si todas las operaciones en la empresa se dieran de contado –y no hubiera otros orígenes, aplicaciones por financiamiento o por inversión–, el flujo generado del resultado neto del ejercicio sería el flujo de efectivo total de la empresa para el periodo. Sin embargo, difícilmente esto se observará en una compañía.

-

Para empezar, la operación no ocurre totalmente de contado: la venta se hace a crédito, se compra una cantidad de material distinta a la que se consume y, la mayoría de las veces, la adquisición se hace también a pagos. Es decir, se tienen cambios en las cuentas por cobrar, en el inventario y en las cuentas por pagar.

-

Por esta razón se resta cualquier incremento que surja en las cuentas por cobrar (que es una aplicación de recursos), se sustrae el aumento en el inventario (igualmente una aplicación) y se suma el crecimiento en proveedores (que es, por el contrario, un origen de recursos). La suma algebraica de estos tres conceptos nos da el flujo derivado de cambios en el capital de trabajo.

-

Este rubro nos muestra la cantidad de recursos que se utilizaron para financiar la operación de la empresa, o bien, el número de bienes que se obtuvieron por dejar de financiar la operación. Si se vende a crédito una cantidad superior a la del periodo pasado, y/o se incrementa el monto de las existencias en el inventario, podemos decir que estamos utilizando recursos (dinero) para financiar la operación.

-

Lo anterior no implica un costo, pues no se está perdiendo nada. Sólo es una inversión de recursos en ciertos rubros. En determinado momento podría la empresa vender su inventario o cobrar su cartera y, de esa manera, recuperar los recursos invertidos (aplicados).

-

La suma del flujo generado del resultado neto del ejercicio y del flujo derivado de cambios en el capital de trabajo arroja lo que conocemos como los recursos generados por la operación. Este renglón nos muestra la cantidad de medios propios que se obtienen de la operación (es importante cuidarlo en el mediano y largo plazo, pues indica los recursos que se están generando por el ejercicio propio de la empresa, no por fuentes ajenas).

-

Si el resultado de recursos generados por la operación (cash flow from operation) es negativo, significa que nuestra operación productiva no genera suficiente efectivo para mantenerse por sí misma. Por el contrario, si el dinero arrojado por la actividad específica de la empresa es alto, comparado con el saldo final en el incremento del activo disponible, quiere decir que una parte de los recursos se utilizó para pagar financiamientos o realizar inversiones. A los recursos generados por la operación se le sumará el flujo derivado por financiamiento y los recursos generados en actividades de inversión.

-

El flujo derivado por financiamiento se compone de los apoyos económicos ajenos a la operación, es decir, del aumento y disminución de partidas del pasivo: créditos bancarios recibidos (como origen) o amortizados (como aplicación), y del financiamiento propio, es decir, de aportaciones de accionistas y del pago de dividendos.

-

Por su parte, los recursos generados en actividades de inversión se componen de los medios utilizados para la adquisición de inmuebles, planta y equipo, así como de otras posesiones de carácter permanente. Al final del camino, la suma de los recursos generados por la operación, más el flujo derivado por financiamiento, más los recursos obtenidos en actividades de inversión nos darán el incremento neto en activo disponible o el flujo de efectivo neto del periodo.

-

El estado de cambios en la situación financiera ayuda a identificar cómo se obtuvieron recursos para la empresa y en qué se utilizaron. Más específicamente, ahí se analizan los orígenes y aplicaciones relacionadas con la operación, el financiamiento y la inversión.

-

Lo importante para el ejecutivo financiero es cuidar la sana relación y causalidad entre orígenes y aplicaciones: ¿Los orígenes son los adecuados? ¿Las aplicaciones se están financiando con los orígenes correctos? ¿Qué beneficio se espera de la aplicación y por qué se están llevando a cabo? Para obtener una parte importante de las respuestas.

Flujo de efectivo libre
Al resultado de restar la cantidad invertida en bienes de capital al flujo generado por la operación se le llama flujo de efectivo libre. Este concepto es, probablemente, el más utilizado entre los analistas, pues expresa el dinero que realmente tiene disponible la empresa para financiar planes de expansión, reducir o pagar deuda, pagar dividendos y recomprar acciones. En varios casos, el también llamado free cash flow se calcula sin considerar el pago de intereses; sería un flujo previo al pago del costo de la deuda. -

Algunas de las ventajas de usar flujo de efectivo libre, en vez de flujo generado por la operación, son las siguientes:

-

El flujo generado por la operación no incluye cargos por uso de la capacidad de operación o volumen de producción (reemplazo de activo fijo: inmuebles, planta y equipo).

-

Empresas que reporten flujo generado por la operación positivo pudieran estar en condiciones poco favorables, a menos que este indicador sea suficiente para reemplazar la capacidad productiva (renovación de activo fijo: inmuebles, planta y equipo). Esta parte, en cambio, sí está considerada en el flujo de efectivo libre.

-

Compañías idénticas, con requerimientos de bienes de capital similares, pueden reportar distintos flujos generados por la operación. Por ejemplo, cuando una de ellas rente el equipo y la otra sea la propietaria del mismo. En ese caso, la corporación que alquila el equipo tendrá un menor flujo generado por la operación, pues las rentas aparecerán como parte de su flujo operativo. En tanto, la empresa dueña del equipo sólo refleja su adquisición y eventual reposición después de determinar el flujo generado por la operación. Una vez más, el flujo de efectivo libre considera, después de todas estas precisiones, el ingreso obtenido.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La definición de flujo de efectivo libre o free cash flow es la que utilizamos, generalmente, cuando se lleva a cabo un proceso de valuación de una empresa o el análisis de un proyecto… En otra ocasión, precisamente, comentaremos sobre el proceso de valuación de empresas en marcha.

Ahora ve
Cada 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos
No te pierdas
×