Corporación Durango <br>El papel tiene

Con la compra de PIPSA, el mayor productor de papel periódico en México, culminan tres décadas de

La familia Rincón Arredondo no ha perdido ni un minuto en su afán de extender sus negocios de papel, empaques y productos forestales en México y Estados Unidos. En virtud de esto hoy es líder regional de mercado.

-

Los Rincón supieron ver a tiempo el boom del sector maquilador y se movieron rápidamente. “El pez más veloz se come al más lento, sin importar su tamaño”, afirma Miguel Rincón Arredondo, presidente de la recientemente rebautizada Corporación Durango (antes Grupo Industrial Durango). En menos de tres décadas, transformaron un pequeño negocio de productos forestales, con sede en el estado que lleva su nombre, en un consorcio regional de papel con operaciones totalmente integradas. La firma se ubica ya en el lugar 12 entre las papeleras del mundo y forma parte del selecto grupo de 25 empresas mexicanas que cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York.

-

Emulando a otras grandes compañías internacionales de papel, integró con velocidad su producción desde la materia prima hasta el producto final. Gracias a esta estrategia y al hecho de que nunca salió del sector papel, creó sinergias entre todas sus plantas. A la fecha es uno de los productores de papel y de cartón de más bajo costo en el mundo. En sus 50 plantas emplea a cerca de 10,000 trabajadores.

-

Es líder en los mercados nacionales de productos forestales (32% del mercado doméstico), en papel café para empaques y envases (42%) y, desde finales de 1998, detenta 85% del mercado de papel periódico en México.

-

Los Rincón afirman que su liderazgo no es accidental, sino resultado de una estrategia audaz en la que los grandes objetivos se combinan con los pequeños detalles.

-

Partiendo de la premisa de que “las buenas ideas siempre encontrarían financiamiento, aun cuando fueran arriesgadas”,  la familia comenzó a comprar empresas que ya tenían liderazgo en el mercado de papel. Aprovecharon los ciclos bajos del mercado del papel y se hicieron de decenas de compañías a precios de oferta. “No tuvimos que construir desde abajo y eso nos permitió ganar mercado muy rápido”, dice Rincón.

-

El club del millón de toneladas
En los 80, Grupo Industrial Durango (Gidusa) entró al mercado de la celulosa de madera y a partir de ahí al mundo del papel. A través de adquisiciones estratégicas de compañías como Grupo Industrial Atenquique, Papeles Monterrey, Industrias Centauro –por nombrar sólo algunas–, el grupo fue creciendo. Para los 90, con la compra de Titán, Gidusa se convirtió en el mayor productor nacional de papel y empaques para la industria maquiladora. A la fecha, ocho de cada 10 cajas utilizadas por este sector  provienen de Corporación Durango (CD).

-

Con la entrada de México al Tratado de Libre Comercio para América del Norte, la familia extendió sus negocios a Estados Unidos. En 1998 adquirió 100% de las acciones de  McKinley Paper Company y otras tres plantas papeleras ubicadas estratégicamente cerca de la frontera con México. Actualmente las operaciones de CD en Estados Unidos generan 18% de los ingresos del grupo.

-

Justo cuando se preparaba para adquirir otra planta en Estados Unidos, surgió la oportunidad esperada durante años. El gobierno de México aceptó vender PIPSA, empresa con 85% del mercado de papel periódico en México, en un solo paquete. En las cuatro licitaciones anteriores, las autoridades trataron de dividir las plantas para evitar prácticas monopólicas, pero fracasaron. “Cuando el gobierno revisó su estrategia decidimos integrarla a nuestro paquete”, refiere Rincón. El grupo pagó $114 millones de dólares y asumió cerca de $80 millones en pasivos. Hay quienes afirman que el gobierno le hizo un traje a la medida para evitar que esta empresa tan estratégica para los medios impresos se quedara en manos de la familia Vázquez Raña, que tiene un fuerte liderazgo en el negocio editorial pero desconoce el de la producción de papel.

-

Gracias a esta operación, CD se convirtió en la mayor empresa papelera de América Latina. Con orgullo, Rincón afirma que su grupo ya forma parte del “club del millón de toneladas”, pues su producción anual es de 1.2 millones de toneladas de papel.

-

Sin embargo, y pese a que muchos analistas aplaudieron esta adquisición, la compra colocó al corporativo en una situación financiera difícil. Desde finales de 1998, algunos analistas alertaron a los inversionistas sobre este rezago. Su deuda aumentó el año pasado en casi $80 millones de dólares, a $674 millones de dólares, y como sus principales vencimientos son en el 2001 y 2003, la empresa tiene poco tiempo para sanear su estructura financiera, si no quiere estar en serios problemas.

-

El grupo ya comenzó a resentir los efectos de su sobreendeudamiento. En 1998 elevó sus ventas en 26%, pero reportó pérdidas netas por $44 millones de pesos, contra una utilidad de $954 millones de pesos el año anterior. En su informe a la Bolsa Mexicana de Valores, la firma atribuye esto a las presiones cambiarias en México, dado que la mayor parte de su deuda está denominada en dólares.

-

Para pasar la mala racha, Corporación Durango ha decidido irse más lento en sus planes de expansión. En una reciente reunión con inversionistas, Rincón indicó que el grupo buscará consolidarse y mejorar su estructura financiera en los próximos años. “Estamos viendo un futuro de mejores resultados y márgenes a través de la consolidación y del crecimiento orgánico de nuestras operaciones”, dice. En 1999 el grupo invertirá cerca de $18 millones de dólares, principalmente en modernizar y/o mantener las plantas y equipos existentes. Adicionalmente, destinará parte de su flujo operativo a realizar pagos de deuda. “Si bien seguirá presente una percepción de alto riesgo por endeudamiento, es posible que se reduzcan las razones de apalancamiento”, observa Antonio Guadarrama, analista de Banamex-Accival.

-

Sin embargo, el futuro de Corporación Durango no sólo depende de sus “buenas ideas”, sino de la coyuntura en el mercado global del papel. El año pasado fue uno de los peores para la industria papelera internacional y nada garantiza que este año el mercado se recupere. A la fecha, se están cerrando plantas de papel en todo el mundo debido a la sobrecapacidad mundial que ha presionado a los precios. Recientemente Smurfit & Stone, que produce papel de empaque, clausuró cuatro molinos en Estados Unidos. En México, Grupo Cosmos, que estaba realizando algunas inversiones para ampliar su producción de papel, decidió retrasar sus proyectos en espera de una mejor coyuntura. El propio Rincón reconoce que en los últimos cuatro años los precios internacionales del papel han caído en cerca de 50% y que el crecimiento de la demanda es el más bajo de los últimos 40 años. También afirma que las nuevas tecnologías de información (facturas, diarios, correo electrónicos…) están desplazando al papel. De hecho, en Estados Unidos la demanda del papel crece a tasas más bajas desde la aparición de Internet.

-

Pero el presidente del grupo es optimista, pues estima que en los próximos años la industria del papel volverá a levantarse. “Para fines de año habrá mayor demanda que oferta y esto permitirá una recuperación de los precios”, dice. Este año, estima que sus ventas podrían crecer cerca de 6%, gracias a la pujanza del sector maquilador y a las buenas perspectivas que se vislumbran el mercado del papel periódico. “En etapa preelectoral la prensa siempre eleva su tiraje”, dice con aplomo. Todo esto hace suponer a los Rincón que la facturación de CD podría rebasar los $1,000 millones de dólares para finales del 2000. Si bien este es un objetivo ambicioso no es descabellado. En los últimos 20 años sus ventas aumentaron de $30 a $530 millones de dólares y parte de su expansión se produjo precisamente durante la recesión en el mercado del papel.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Ahora que la corporación se volvió “pez grande”, su mayor desafío ya no es crecer  rápidamente, sino adaptarse velozmente a los ciclos del mercado. La empresa pretende responder al cambiante entorno del mercado de papel, mostrando su capacidad de visión. Los retos que tiene por delante son enormes, pues la competencia mundial en el sector del papel es tan feroz que no perdona errores.

Ahora ve
Labores de rescate en el Tec de Monterrey Campus Ciudad de México
No te pierdas
×