Corriente para revivir

-

Cuando una persona sufre un paro cardiaco súbito, cada minuto que pasa sin ser atendida pierde 10% de posibilidades de sobrevivir. Si el percance sucede en un avión, imagínese qué pesadilla y qué largo el tiempo hasta aterrizar. Por eso, más vale prevenir, y eso justamente hizo Aeroméxico al equipar a casi todas sus naves con un desfibrilador externo automatizado, una versión miniatura de las paletas eléctricas que dan una descarga para que el corazón vuelva a latir.

-

Este maravilloso aparato, que todo el personal de vuelo sabe operar, mide automáticamente los signos vitales y proporciona la descarga justa que necesita el paciente. Junto con la respiración cardiopulmonar, ofrece el soporte básico de vida, que aumenta la probabilidad de sobrevivir a un paro en 68%. Un buen seguro, ¿no cree?

Newsletter
Ahora ve
Recomendaciones para conseguir tu trabajo ideal
No te pierdas