Crear o sobrevivir

En una economía paralizada el quid es obtener protección, subsidios y concesiones. La paradoja es
Juan Enríquez*

La pregunta de fondo es: ¿Por qué, después de décadas de reformas, ni han subido los salarios ni hay mucho empleo? El interrogante es: ¿Qué tendrían que lograr Fox y el próximo presidente para duplicar el ingreso promedio de los mexicanos durante la siguiente década?

-

Pero estas no son las preguntas en boca ni del presidente ni de los pre-candidotes. Seguimos empantanados en corrupción video-mediática, amoríos fallidos o demasiado poderosos, reformas prometidas y traicionadas. Luego entonces habría que preguntarse, si hubiera realmente un secretario de Gobernación que actuara y estos asuntos se resolvieran-olvidaran-negociaran, ¿con eso bastaría?

-

¿O el problema es más de fondo? ¿Qué ocurre en un país que tolera debates sobre el pase automático, que permite que un pre-candidote a la presidencia use recursos públicos para lanzar una universidad donde no se reservan el derecho de admisión?

-

Bajo esta lógica igualitaria… ¿Por qué no permitirle a cualquiera que lo solicite competir en torneos internacionales de fútbol en primera división? Si todo mundo, por el hecho de respirar, tiene derecho a graduarse de nuestras universidades públicas, y de algunas privadas, por qué no ahorrarnos gran parte del presupuesto; imprimamos en la parte posterior del acta de nacimiento un diploma de licenciatura válido el día que el chamaco cumpla 21 años.

-

A lo largo de Latinoamérica, cotizan en Bolsa el mismo número de compañías, o menos, de las que lo hacían en 1990. Mientras tanto en algunos países de Asia hay casi tres veces más empresas en las cuales invertir. Adivinemos donde hay más empleo, donde mejoraron los salarios. ¿Por qué esta diferencia? Durante las últimas décadas hubo países que le apostaron al idioma digital y a la educación científica, y hay otros que siguieron siendo agrícolas, petroleros y maquiladores.

-

En los primeros, el crecimiento se basa en patentes, en nuevas técnicas y descubrimientos. Las principales compañías contratan a las muchachas y los muchachos más brillantes de la generación, porque las mentes son el insumo clave. En el segundo tipo de país tienden a contratar a los más simpáticos, a los que entienden el sistema, a los que saben sobrevivir. No a los que saben crear. La clave para sobrevivir en una economía que no crece es llevarse bien, es obtener protección, subsidios, y concesiones. No se premia a quien quiebra platos sino a quien los pule.

-

En la economía de baja I+D (Investigación y Desarrollo) el empresario tiende a ser consumidor; aplica lo descubierto en el exterior. Puede volverse muy rico, especialmente si logra protección y apoyo gubernamental. Hay conglomerados latinoamericanos que abarcan más del 20% de la cotización de Bolsa y que no generan ni patentes ni conocimientos. Mientras tanto Samsung, una compañía coreana, es la cuarta generadora de patentes en EU. Y el coreano promedio, que ganaba la quinta parte del mexicano en 1975, hoy gana tres veces más.

-

Sin I+D no hay crecimiento sostenido. En Latinoamérica seguimos jugando, debatiendo. En India y China ya no. Adivinen dónde estaremos nosotros en una década, si seguimos sin enfrentar nuestras dos preguntas clave.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

*CEO de Biotechconomy, compañía inversora en empresas vinculadas a la genómica y ex director del proyecto Ciencias de la Vida en Harvard Business School.
Comentarios: jenriquez@yahoo.com

Ahora ve
La detención de dos líderes independentistas enciende los ánimos en Cataluña
No te pierdas
×