De espalda al callejón

-
Alberto Barranco

Atrapado en sus propias telarañas de soberbia, ausencia total de -sensibilidad política y déficit crónico en materia de liderazgo, el gobierno -brinca de uno a otro callejón con la agilidad de los gatos, pero sin la gracia -de las estudiantinas de noche de serenata en Guanajuato.

- La madeja es inmensa: Si no resuelve su grave problema de caja, es decir, si -mantiene casi 40% de sus ingresos atados a la suerte del petróleo, los recortes -presupuestales podrían empezar desde la presentación misma de la Ley de -Egresos edición 1999.

- Y acotada la posibilidad de acción de las tijeras, sólo parece fértil el -campo de las nóminas. Y eso se llama perder votos.

- Ahora que si lo resuelve metiéndose por la única rendija que le queda para -evitar mayor deterioro a la economía real, amagada de suyo por el fantasma de -la recesión, es decir, bombardeando las trincheras de los informales, compadres -en el ejercicio ritual del acarreo y arietes al momento de demostrar a qué -partido apoya el pueblo.

- Y eso se llama perder votos.

- Desde otro ángulo, empero, si la solución llegara por la vía de la -unificación de todas las tasas del IVA a la general de 15%, la guerra se -desencadenaría por tres vías: al nivel macro, al naufragar otra de las -promesas del régimen (finalizar el sexenio con una inflación a la baja, dado -que el golpe impositivo sería contra los productos de mayor peso en la canasta -al momento de las ponderaciones: alimentos y medicinas), al nivel de los propios -consumidores y al nivel de los empresarios de ambas ramas.

- Y eso se llama perder votos.

- Ahora que si finalmente la salida llegara por la vía del combate a la -evasión tradicional de la economía formal, es decir, apretar el cuello a -médicos, abogados y profesionistas libres en general, para obligarlos a otorgar -recibos, en paralelo a la exigencia de facturas auténticas a las gasolinerías, -talleres mecánicos y demás similares y conexas, las marchas al zócalo se -volverían pesadilla.

- Y eso se llama perder votos.

- Por lo demás, si finalmente el gobierno se decidiera a hacer suya la -propuesta del Congreso del Trabajo para modificar la Ley Federal del Trabajo, es -decir, cambiar para dejar todo como está, el descontento patronal –al margen -de los organismos cúpula con etiqueta de satélites oficiales– alcanzaría -niveles de histeria.

- Y eso se llama perder votos.

- Naturalmente, de suceder lo contrario, es decir, de adoptarse la propuesta -Coparmex, el movimiento obrero se convertiría en convulsiones, con la amenaza -de una violenta escisión al seno del PRI.

- Y eso se llama perder votos.

- Y aunque quedaría la salida ya clásica en los últimos seis sexenios, de -evitar el embrollo a fuerza de permanecer con los brazos cruzados mirando cómo -pasa la vida, el enojo unificaría finalmente a obreros y patrones, como -unificó a banqueros y deudores en el penoso affaire Fobaproa, ante el -temor inaudito del gobierno de que le descobijaran, más que sus intimidades, -sus debilidades.

- Y si caminamos otro poquito, combinadas las medidas del Banco de México al -embate de los coletazos del exterior y las fracturas hacia el interior, para -evitar mayor deterioro en la paridad peso-dólar, con la casi total ausencia de -préstamos productivos; el acumulado sin sustento en la contabilidad de los -bancos de los réditos pactados con los Pagarés Fobaproa, y el nuevo -crecimiento de la cartera vencida, en la expectativa de la resolución de la -Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la legalidad o ilegalidad del -anatocismo, es decir el cobro de réditos sobre réditos, colocan al sistema -financiero del país en la antesala de otro rescate...

- ... y al gobierno en la de otro escándalo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Quién le manda caminar en lo oscurito.

- El autor es columnista de la sección Negocios, el diario capitalino Reforma. - -

Ahora ve
Barack Obama regresa a la arena política para apoyar a los demócratas
No te pierdas
×