Democracia inoperante

-
Alfonso Zárate*

Las palabras de Lorenzo Zambrano, presidente de Cemex, en el Encuentro Nacional de Empresarios con el que la Coparmex conmemoró en Monterrey el 75 aniversario de la fundación del organismo, constituyen un severo llamado de atención a nuestra clase política. Estamos en una encrucijada, dijo Zambrano, por primera vez en mucho tiempo tenemos una democracia “pero ésta no es operante”.

- Otros líderes empresariales criticaron el precario liderazgo presidencial, la ausencia de rumbo, la pérdida de competitividad, las excesivas concesiones al sindicalismo de las empresas públicas, la intocabilidad del contrabando, la piratería y la venta de mercancía robada, así como las prácticas desleales de comercio nacional e internacional. No es la primera vez que lo hacen, pero en esta ocasión, la reprobación sonó más fuerte, quizás porque se hizo ante el propio Presidente de la República.

- José Antonio Fernández, presidente de FEMSA, exigió que los actores políticos “arriesguen también su capital político y rindan cuentas”. El discurso de Fernández constituye una censura a quienes han hecho de la imagen pública y la popularidad una obsesión, un fin en sí misma, sin entender que los índices de aprobación sólo tienen sentido si se utilizan -si se arriesgan, diría Fernández- para tomar las decisiones que se requieren.

- Por su parte, Alberto Núnez Esteva, de Coparmex, llamó a cuidar y fortalecer nuestra incipiente democracia y a atacar las causas estructurales de la pobreza y no sólo sus consecuencias, para no caer en el riesgo del populismo.

- En Monterrey, empresarios y líderes exigieron al gobierno decidirse a gobernar, le dijeron a Fox que quieren ver a ese liderazgo lleno de la enjundia que conquistó la silla presidencial en 2000 y llenó de esperanza a los mexicanos. El problema es que ese líder, como lo ha reconocido el propio Lino Korrodi –el “verdadero amigo de Fox”–, se quedó afuera de Los Pinos.

- El encuentro de Monterrey expresó el desencanto empresarial ante la mediocridad de la clase política que ha impedido concretar las reformas, ante un gobierno de gerentes de medio pelo que ha concretado una alternancia sin alternativas.

- Lo que está fallando no es la democracia sino la clase en el poder, lo mismo en el poder político que en el económico, es decir, el sector empresarial. Al precario liderazgo presidencial lo acompaña el déficit de liderazgo en las organizaciones empresariales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

*El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario.

Ahora ve
Punto por punto, esto es el TLCAN
No te pierdas
×