Depresión navideña

-
Héctor Zagal

Encendemos la televisión o vamos al cine en diciembre y vemos caras rojas, -sonrientes y explosivas: todo mundo está alegre. La memoria de navidades -pasadas y el imaginario colectivo crean una gran expectativa sobre la manera en -que debemos pasar las fiestas. Sin embargo, lo hemos vivido más de una vez, no -todos podemos sentarnos alrededor de una gran mesa de caoba, pavo humeante al -centro, familiares con ropa muy abrigada alrededor y sonrisas constantes en los -rostros.

- Las revistas, los programas de radio y televisión se llenan, por estas -temporadas, de pasos a seguir para evitar el estrés navideño: hacer compras -con anticipación, sólo hacer lo indispensable y que tiene prioridad para -nosotros, no endeudarnos ni comprometernos a asistir a todas las fiestas, no -creer que todo será mejor esta vez, usar el sentido común.

- Y entonces, el terreno se prepara. Repentinamente comenzamos a temer la lenta -pero inevitable llegada de la temporada navideña. Sin embargo, parece, estamos -listos. Todo está bien. Las herramientas para no sentir estrés se nos han -entregado y nuestras tarjetas de crédito están a la mano, una vez más. Y como -estamos preparados, como si se tratara de una pre-campaña para un candidato -político, comenzamos a gastar antes de la temporada navideña. En octubre -pasado, por ejemplo, Wal-Mart de México ganó 13,780 millones de pesos, 16% -más de lo que ganó el mismo mes del año anterior. Las ventas prenavideñas ya -están entre nosotros.

- Se trata del consumo por miedo, más parecido a los preparativos ante una -catástrofe que al almacenamiento de bellotas de las ardillas. Al parecer, la -gente decide, simplemente, estresarse unos meses antes. Los villancicos suenan -en los centros comerciales con demasiada anticipación, la ansiedad por comprar -regalos a todos nuestros conocidos es cada vez mayor.

- La navidad se ha instaurado como una fecha de celebración, para creyentes y -no creyentes. Los solitarios no quieren estar solos y las familias, a pesar de -todas las diferencias, quieren estar unidas.

- No es tan sorprendente que los vuelos a países exóticos despunten o que la -venta de antidepresivos ascienda en diciembre. En España su venta aumenta hasta -un alarmante 40%, según estudios de la Universidad Complutense de Madrid. Casi -de cada cuatro recetas médicas, dos son para fármacos que controlan cuadros de -ansiedad. No pude encontrar el dato para México, pero supongo que las ventas se -incrementarán y si no es así, será porque la gente no tiene servicio médico -o, sencillamente, no consigue la receta a tiempo.

- Un vistazo a internet revela una desconcertante cantidad de entradas sobre la -depresión navideña. Comienzo a preguntarme si no sería buen negocio vender -arcones que incluyan Prozac o Xanax. De cualquier forma, sé de la existencia de -ONGs que invitan a personas solitarias a pasar la navidad con ellos. Al menos -hasta ahora, el servicio es gratis.

- Comentarios a: hzagal@yahoo.com.mx

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×