Desmitificar LaSalle

La cultura financiera ligada a los bienes raíces es incipiente en México. Aquí son inexistentes l
Carlos Mota

El 30 de junio pasado la acción de Jones Lang LaSalle cerró en $27.10 dólares, su nivel más alto en los últimos cinco años. Durante los últimos 12 meses, LaSalle había acumulado un crecimiento en capitalización de mercado cercano a 70%. Las corredurías leían su desempeño muy positivamente.

-

Pero, ¿qué es LaSalle? ¿De dónde surgió esta firma? ¿Tiene relevancia para México? ¿Cuál es su perfil estratégico en nuestro territorio?

-

LaSalle llegó a México hace 23 años, aunque su preponderancia en el mercado inmobiliario realmente se forjó en el último lustro. En el camino encontró un mercado pulverizado y algún competidor internacional de respeto. Tal es el caso de Cushman & Wakefield, firma que ha logrado contratos de relevancia en nuestro territorio, con empresas como Citibank, Ford o Ericsson.

-

Pero la noticia de este año en materia inmobiliaria la dieron Grupo Acción y LaSalle, al vender la primera a la segunda un portafolio de inmuebles de envergadura mayor. Se trató de 56 propiedades industriales en más de una decena de ciudades. Sólo el flujo operativo anual del portafolio ronda $30 millones de dólares.

-

Es desafortunado que LaSalle haya sido casi siempre noticia breve en la prensa de negocios nacional. Su envergadura es sustanciosa para el mercado inmobiliario, y su brazo financiero, LaSalle Investment Management, es apenas conocido en nuestro suelo. No obstante, su incursión en México será cada día mayor. Tiene el tamaño. Los activos inmobiliarios que administra en todo el mundo rondan $23,000 millones de dólares.

-

Pero la cultura financiera ligada a los bienes raíces es incipiente en México. Aquí no existen los grados académicos especializados en el sector, lo que le coloca en una posición de interlocución limitada –aunque quizá ventajosa– con sus socios de negocios. Asimismo, el mercado de la ciudad de México está saturado de oficinas corporativas, lo que abarata el precio por el lado de la oferta y podría imponer un periodo de recuperación de la inversión más alargado para apuestas como las de LaSalle.

-

A pesar de ello, creo que es altamente positivo que esta firma haya dado el gigantesco paso que se anunció desde febrero y se completó el pasado mes de junio con Grupo Acción.

-

Pienso que para desmitificar a LaSalle hacen falta tres cosas: primero, que la cultura inmobiliaria en nuestro país se sofistique –con lo que también comprenderíamos estrategias como la de Cushman & Wakefied–; segundo, que se sepa que firmas como estas implican capital humano de alta especialización enfocado a administrar el valor de un inmueble en el tiempo; y tercero, que LaSalle, como otras firmas del sector, defina su estrategia para dominar el mercado no sólo en una transacción millonaria como la que logró con Acción, sino también en la mente de millones de mexicanos que carecen de una referencia sobre lo que se supone es este líder inmobiliario a escala mundial.

-

* El autor es columnista de negocios. Comentarios: motacarlos@aol.com.

Newsletter
Ahora ve
¿Por qué los precios del petróleo siguen en caída libre?
No te pierdas