Dioses griegos, empresas mexicanas

¿Te imaginas a Zeus o a Apolo dirigiendo tu empresa? Vale la pena hacer el ejercicio ya que puede a
Mariana Pablo Norman

A menudo se afirma, no sin razón, que la cultura occidental nació en - Grecia. Por olvido o indiferencia, es menos frecuente el reconocimiento de que - seguimos abrevando de esa fuente. Convertida injustamente en curiosidad - literaria, la mitología helénica (poblada por deidades con pasiones y - defectos humanos) nos devuelve como en un espejo, si saben leerse, las - virtudes y los vicios de nuestra civilización.

- Así lo comprendió Charles Handy, quizás el autor europeo más influyente - en el ámbito de la cultura organizacional, quien fraguó una minuciosa - tipología de la actividad corporativa con base en los dioses del Olimpo.

- Su curiosa propuesta, publicada en el libro Gods of Management: The - Changing Work of Organizations, se inscribe en su teoría del cálculo - motivacional, que analiza necesidades, resultados y efectividad de las - compañías con un enfoque humanista y renovado.

- Vasta echar un vistazo a aquel universo olímpico para encontrar - paralelismos con la cultura organizacional de muchas empresas, sobre todo - mexicanas.

- A saber:

- Los relámpagos de Zeus
-
Padre de los dioses, monarca del Olimpo, este dios preside con poder indiscutido el orden de las cosas. Su nombre está asociado a una raíz indoeuropea que significa “brillar”, lo que habla de su carácter carismático y de su vocación de líder. Es la divinidad del cielo luminoso y su símbolo es el rayo, aunque también la nube, el trueno y la lluvia, que indican su fecundidad. Dispensa premios y castigos, a veces caprichosamente, pero se le concibe como protector de la casa y la familia, guardián del orden social y juez de toda disputa. Se dirige al universo como un todo armonioso que depende de él; su palabra, como en la canción, es la ley. No solicita permiso ni acuerdo para tomar lo que ambiciona, en especial mujeres, mortales o inmortales.

- Más temido que amado, respetado siempre (a riesgo de acabar fulminado), Zeus representa al soberano patriarcal, voluble, severo y benevolente al mismo tiempo. En tanto monarca de la casa de los dioses -en el Olimpo habitaban sólo los 12 mayores-, se hace acompañar de un séquito limitado de divinidades que lo obedecen, pero que gozan de independencia, siempre que no lo contradigan. Esta plana mayor forma una suerte de club que decide el destino de los hombres y de las deidades menores.

- Traspuesto al mundo empresarial, el líder de este tipo es aquel cuya mayor pasión consiste en el poder, al cual aprecia sobre la gente y los acontecimientos. Sin embargo, como garante del orden, pretende al mismo tiempo que tal fuerza beneficie a la agrupación. Le entusiasman los desafíos y siempre quiere ensanchar su rango de influencia a nuevas áreas de negocio. Confía en sus instintos, a veces con resultados catastróficos, pero le otorga libertad a su gente de confianza para tomar la iniciativa.

- La rara combinación de esta personalidad carismática con la independencia que da a los miembros de la organización hace que ésta se desenvuelva más como un club que como una compañía. Bajo este esquema, la confianza es uno de los valores básicos de la firma, sino el más importante. Las decisiones se realizan rápidamente porque no es preciso un largo proceso burocrático para pedir autorización. Ello también agiliza las determinaciones financieras, pues resulta más barato confiar en los subalternos que habilitar severos procedimientos de - control.

- Queda en pie, no obstante, que la confianza del líder depende más de la relación subjetiva que se tenga con él que de logros objetivos.

- La serenidad de Apolo
-
El astro rey atraviesa puntualmente el horizonte dividiendo el día y la - noche, fecundando al trigo y dando calor y alegría a los hombres. Ello se lo - debemos a Apolo, quien guía por el cielo el carro del Sol haciendo que el - caos se convierta en orden y lo yermo en fértil.

- Padre de las musas, este dios representa también a las artes, que para los - griegos eran menos fiesta que símbolo de armonía, concordancia y equilibrio. - Los atributos de la segunda deidad más importante del Olimpo se asocian con - la luz, la serenidad y la repetición de ciclos -el día, las estaciones- que - permiten a los simples mortales tener seguridad sobre el futuro y orientarse - en el presente.

- En términos empresariales, la cultura apolínea está vinculada al control - del management. Las firmas tradicionales, que determinan procedimientos - específicos y minuciosos para cada actividad, se deben considerar en este - apartado. Contemplan manuales pormenorizados que describen tareas separadas. - Todo empleado cumple una función y no se espera de él nada menos ni nada - más. Sabe qué debe hacer y qué sucederá si no lo hace. La toma de - decisiones recae únicamente en el cuerpo directivo, creando una organización - vertical.

- Los líderes estilo Apolo son lógicos, secuenciales y analíticos. Toda - función dentro de la firma existe con un fin y corresponde a un objetivo - claro. Bajo esta perspectiva, cada directivo es un especialista en su área; - obtiene y procesa la información de manera metódica y adopta resoluciones - basándose únicamente en ella.

- El ingenio de Atenea
-
Patrona de los artesanos, y en particular de los navegantes, esta diosa - nació armada de la cabeza de Zeus. Con ello se simboliza su carácter de - deidad de la sabiduría y lo industrioso, de la creatividad que da respuestas - prácticas a los problemas y que conjunta voluntades para hallar soluciones - colectivas (como las que se precisan para armar y conducir un barco). Al - principio tenía índole guerrera, pero ese papel fue relegado en tiempos de - la Atenas de Pericles a favor de su imagen como custodia del bien social.

- Tales esquemas, en la vida de una empresa, conforman la cultura del trabajo - en equipo fundada en proyectos. En vez de poseer estructuras rígidas, las - agrupaciones ateneas adaptan su organización al problema específico que - deben resolver. En este caso la labor gerencial significa, ante todo, hallar - las mejores soluciones. Se empieza por definir el objetivo y las dificultades - previstas para realizarlo; después, se asignan el personal y las herramientas - necesarias para cumplir la misión. Un líder de proyecto X puede aparecer - como miembro secundario del proyecto Y, sin importar su jerarquía.

- Esta flexibilidad requiere que los miembros de la compañía posean - talento, creatividad, iniciativa e intuición, cualidades que son - particularmente apreciadas en el contexto.

- Los títulos y los puestos son secundarios respecto a la experiencia y la - capacidad. Lo que mueve a la firma son las tareas propuestas, no la - personalidad (Zeus) ni la descripción del trabajo (Apolo).

- La libertad de Dionisio
-
El dios del vino y de la exaltación destaca en el panteón griego por su - independencia y su liberalismo. Su actividad se rige por intenciones - estrictamente individuales, aunque su viaje mítico por Asia y por la Europa - mediterránea deja a su paso los secretos y las alegrías del cultivo de la - vid. Amigo de los pastores y de la música, los ritos de su culto celebran la - alegría de la vida y su fecundidad, por sobre las ideas de orden y deber.

- Desde una perspectiva empresarial, el líder dionisiaco (también llamado - por el autor, con dudosa fortuna, “existencialista”) es el profesional - autónomo, reacio a lo corporativo, que prefiere su autarquía sobre cualquier - otro valor. A diferencia de los casos anteriores, entiende que una asociación - debe estar al servicio de quienes la forman, y no a la inversa.

- Se trata de un ejecutivo incapaz de aceptar sujeciones de cualquier tipo, - pero lo que exige para sí está dispuesto a concederlo a los demás. Se trata - de un principio menos moral que lógico: no es posible ser libre si se - pertenece a una cadena de dependencias, así sea uno el primer eslabón.

- Cada individuo en las agrupaciones tipo Dionisio es responsable de su - propio negocio pero se reúne con personas de intereses similares para obtener - ventajas y facilitar ciertos trámites. En este caso, la firma juega más el - papel de soporte de los socios que al revés.

- El reto de esta clase de organización es que, al estar los asociados en - igualdad de condiciones, no hay un patrón que tome las decisiones, que deben - ser consensuadas.

- La Grecia completa
-
Aunque muchos de los ejemplos aquí sugeridos son nítidos, difícilmente - se encontrarán casos puros de estos cuatro tipos en una firma.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- No es un error: en opinión del autor de estas comparaciones, Charles - Handy, si a partir de las necesidades de cada área de una empresa se logra un - equilibrio entre los estilos gerenciales descritos, se estará actuando - conforme a un método de “corrección cultural” que podría desembocar en - la sociedad comunitaria, modelo corporativo del futuro.

- Después de todo, el Olimpo no está tan lejos de tus negocios.

Ahora ve
Jesús Campos relata su encuentro con Stephen Paddock, el pistolero de Las Vegas
No te pierdas
×