Doble protección

Calladas, casi invisibles, estas compañías esperan pacientes que crezcan los riesgos y los seguros
Alejandra Xanic

Es el caso inusual de una industria multimillonaria que no tiene rótulos ni publicidad. Son las aseguradoras de las aseguradoras, unas cuarenta empresas multinacionales y una nacional que vigilan los riesgos que amenazan al país y respaldan los seguros que compran los usuarios finales.

-

Algunas están en México hace más de medio siglo, y se escucha de ellas muy rara vez. En el terremoto de 1985 pagaron $250 millones de dólares por ese 1% de edificios e infraestructura que estaba asegurado y que se dañó. Aparecieron tras el huracán Gilberto y más recientemente en el Paulina; después de la avería del Satélite Solidaridad desembolsaron $30 de los $100 millones de dólares que implicó el daño. Están detrás de muchas de las pólizas que los consumidores y las empresas contratan en las aseguradoras del país.

-

De acuerdo con la ley las compañías de seguros deben calcular los riesgos que, por su situación financiera y liquidez, estarán en posibilidad de afrontar sin quebranto. El resto lo deben "ceder" a las reaseguradoras a cambio de una comisión, para que ellas hagan efectivo el pago de la póliza si hay la necesidad.

-

Los registros de 2000 indican que 80% de los seguros (en pesos) contratados en México fueron "retenidos" o respaldados por las aseguradoras, y el resto por las gigantes del reaseguro.

-

La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) tiene inventariadas más de 200 empresas con interés en México, aunque son unas 40 las que manejan el mercado, que es todavía muy flaco; sin embargo, ahora se considera que está disponiéndose a crecer.

-

El pronóstico es que Latinoamérica será el escenario donde habrá más acción para los negocios del seguro y el reaseguro. No porque vaya a ser tan jugoso como en los países desarrollados, donde adquirir este tipo de servicio es tan común como comprar un par de zapatos, sino porque –desde la perspectiva del sector– mientras en el mundo industrializado está todo hecho, aquí, en cambio, todo está por hacerse.

-

Punto de partida
-
La suerte del reaseguro depende directamente de la que tengan las compañías aseguradoras. México tiene un nivel muy bajo de riesgos protegidos, incluso en contraste con otros países latinoamericanos. El negocio está menos extendido que en Argentina, Colombia o Chile, y poco más que en El Salvador y Ecuador. En los países colegas de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) su penetración es de entre 6 y 8% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en México es de 1.8% (año 2000).

-

Algunos pincelazos pueden dar una idea bastante aproximada del sector: cuando mucho 10% de las empresas medianas y pequeñas están aseguradas; menos de 15% de la propiedad del país está protegida contra terremotos; apenas 10% de la población tiene seguro de vida y únicamente 25% de los autos tienen protección (otros países latinoamericanos abrieron su sistema de salud al seguro privado, y volvieron obligatorio el de automóviles, lo que en México no se ha logrado).

-

Aun así, en materia de reaseguros México tiene después de Brasil la mayor participación en Latinoamérica. También es el país que más riesgos de catástrofes naturales corre y ese es un buen negocio para las reaseguradoras.

-

Los optimistas esperan que el mercado del reaseguro de América Latina crezca de $5,000 millones de dólares, que contabilizó en 1999, a $20,000 millones para 2010.

-

Munich Re, empresa alemana que posee 12% del mercado de reaseguros mexicano, apuesta a que la industria cuando menos duplique su volumen relativo respecto del PIB en los próximos 10 años. "Esperamos crecer a 3.2% del PIB, y aún así el porcentaje estaría muy por debajo de otros países", pronostica su representante en México, Agustín Gutiérrez.

-

Antonio Minzoni, un hombre de 86 años de edad y con 50 de experiencia en el ramo, piensa de manera distinta. Él no ve motivos para tales esperanzas. Según este profesor de decenas de generaciones de actuarios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el negocio del seguro tardará mucho en crecer: apenas es un infante.

-

El incremento de este mercado es pequeño e irregular; le preocupa que, mientras aumenta fuerte en autos, no progrese en protección contra incendios y daños. En su estimación, las empresas están en riesgo de tener más siniestros (daños a indemnizar) que primas (ventas de las aseguradoras). "¿Negocio? ¡Ja! No hay seguro en México, es raquítico", exclama.

-

Paciente espera
-
El optimismo de las empresas se funda en lo que ven en el clima, la geografía y los dineros del país. Parece que están en paciente espera, sobre todo para las que desde hace 50 años están en México.

-

En ese tiempo, algunas cosas han cambiado a su favor. Hasta hace una década 50% del reaseguro debía pasar, por ley, a compañías reaseguradoras mexicanas, que eran dos (sólo una sobrevive, Reaseguradora Patria). La disposición ya no existe y se compite por todo el mercado.

-

Todavía en 1997 México estaba abierto a cualquier reaseguradora, pero nuevas reglas acotaron el juego y limitaron el negocio a aquellas con una buena calificación internacional de parte de instituciones especializadas, como Best y Standard & Poor’s, lo que redujo el inventario en decenas.

-

Otras medidas las afectaron, a ellas y a las aseguradoras. La Secretaría de Hacienda impuso hace unos años una contribución de 3.5% sobre la prima cedida a las reaseguradoras y otra de 40% a estas empresas cuya matriz estuviera localizada en un paraíso fiscal. La decisión desalentó y alejó a una grupo importante de compañías del ramo.

-

Tapen Sinha, profesor de actuaría en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), considera que esto benefició a unas empresas pero dañó al mercado, en tanto que las aseguradoras mexicanas vieron reducidas sus alternativas y tuvieron que prescindir de las mejores ofertas en primas de reaseguro.

-

Firmas como Transportación Marítima Mexicana (TMM) se vieron afectadas por tal medida. Lo que hicieron las reaseguradoras en Bermudas, por ejemplo, fue elevar 40% el precio a las aseguradoras mexicanas, que transmitieron el incremento directamente al cliente. Como este gasto constituye una parte muy alta de los costos de operación de navíos, TMM prefirió cambiar la bandera de sus barcos (que ahora tienen nacionalidad colombiana) para no perder el contrato más barato que le ofrecían en Bermudas.

-

"Al hacer eso México renunció a un reaseguro más económico y a un mayor número de alternativas", señala Sinha. "El impuesto espantó a muchas empresas que se querían asentar aquí", concuerda Gutiérrez.

-

Munich Re y Swiss Re se ampararon contra la medida. Poco después la Secretaría de Hacienda bajó el impuesto de 3.5 a 2%, pero conservó el otro gravamen.

-

La apuesta
-
"El crecimiento vendrá por muchas avenidas", estima Mario Beltrán, representante en México de Guy Carpenter, una corredora de reaseguro internacional. Tanto él como Gutiérrez desglosan las razones para su apuesta.

-

Razones de geografía y clima:
–México es uno de los países en el continente más expuestos a terremotos, ciclones y huracanes, el gran negocio del reaseguro. Además, con el calentamiento global del planeta es previsible que sufrirá un incremento en la frecuencia y severidad de estos últimos.
–Una porción importante de la inversión nueva y de la planta industrial está ahora instalada en zonas de riesgo: en la frontera norte y en las costas del Golfo de México y del océano Pacífico, donde no sólo la amenazan sismos sino también ciclones. "Ahora lo que más tememos es un terremoto en Tijuana, que es donde está concentrado el valor", dice Gutiérrez. "Si el huracán Gilbert llegara hoy, sería un desastre: en Cancún tenemos 10 veces más valores que en 1989, cuando pegó."

-

Razones de desarrollo económico:
–De acuerdo con las reaseguradoras, la cartera de contratos de seguros crece conforme la economía de un país mejora. Esperan además un incremento detonado por la instalación de empresas de capital foráneo en el país.
–Aguardan la privatización de energía, petróleo, salud y que termine el proceso en aeropuertos. Ven como un incentivo al seguro la propuesta de deducibilidad que plantea la iniciativa de reforma fiscal del Ejecutivo.
–Tienen la expectativa de que el programa de microcréditos que anunció la Secretaría de Economía haga mancuerna con un seguro obligatorio, para proteger a las instituciones financieras de posibles incumplimientos en el pago de los créditos.

-

Nuevos contratos
-
Otro factor con el que cuentan las reaseguradoras es que las empresas sean cada vez más cuidadosas de su patrimonio y operación.

-

Las compañías mexicanas que exportan ya están asegurándose contra posibles demandas de responsabilidad civil que puedan presentar los consumidores de sus productos en el extranjero. "Si México exporta $150,000 millones de dólares anuales, son muchos los negocios que necesitan protección", comenta Gutiérrez. En Estados Unidos, el volumen de seguros de responsabilidad civil es mayor que el de seguros contra daños, lo que ilustra lo que, al menos allá, es prioridad para una empresa.

-

Otros corporativos nacionales están adquiriendo seguros "de consejeros y funcionarios", que los protege contra posibles demandas de los accionistas, en el caso, por ejemplo, de que decisiones, omisiones o negligencia de ejecutivos causen que caiga el valor de la compañía. "Todas las empresas con ADR (American Depositary Receipt) están protegidas ya con este tipo de póliza", dice Beltrán en referencia a las compañías no estadounidenses que cotizan en la Bolsa de ese país.

-

Grandes grupos mexicanos como Elektra, Vitro, Modelo, Cemex y Gruma han suscrito o se han interesado por alguna de estas protecciones, dicen reaseguradores.

-

Como en la película Erin Brockovich de Julia Roberts (que refiere a un caso que enfrentó Procter & Gamble), las empresas buscarán protegerse cada vez más de futuras reclamaciones por contaminación o daños a la salud.

-

El mundo del turismo es otro mercado propicio para colocar seguros de responsabilidad civil. "Un cliente nuestro [aseguradora] tiene una demanda por $30 millones de dólares de un turista que se emborrachó, se echó un clavado en la fuente del hotel y se desnucó. El hombre quedó en silla de ruedas. Argumentó que no había un aviso que advirtiera que la fuente no era profunda", cuenta Gutiérrez.

-

Otro hotel, su aseguradora y reaseguradora enfrentan una demanda por más de $10 millones de dólares por la presunta violación de una niña hospedada ahí, a manos de un empleado del establecimiento. "Cerca de 80% del turismo de México es gringo y está acostumbrado a demandar."

-

Las reaseguradoras también apuestan a otra variante de póliza que comienzan a contratar empresas en el país: la de "persona clave". La función de este seguro es garantizar la inversión de una compañía cuando el éxito del negocio depende de una persona. En Munich Re analizan el caso de un periodista mexicano por $6 millones de dólares.

-

Antonio Minzoni tiene otro reto casi personal, porque lo ha promovido desde hace 10 años en secretarías y empresas. Para él, el desarrollo del ramo ha de darse también por una vía no tradicional que está en uso en otras partes del mundo: el reaseguro financiero. Éste es, en su forma más simple, un crédito que la reaseguradora extiende a la aseguradora. Se trata de una figura polémica, ya que parece más un instrumento bancario porque no hay transferencia de riesgo como en el caso tradicional.

-

De acuerdo con Manuel Calderón, vicepresidente de Operación Institucional de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, este reaseguro ya se da de manera informal en México y es algo que pronto se regulará.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Actualmente uno de los medios donde ocurren más cambios y fusiones es el de las compañías de seguros. El número de éstas ha crecido año con año, al igual que la participación de capital extranjero en el negocio. Esto, y los nuevos nichos que se perfilan, seguramente serán la pimienta que condimente un cambio en el reaseguro de México.

Ahora ve
AMLO fue agredido después de un mitin en Huatusco, Veracruz
No te pierdas
×