eChange: choque de culturas

¿Qué pasará cuando los sobrevivientes de las punto com decidan no seguir las reglas de las empres
Juan Cedillo

No hay duda: "El modelo tradicional sobre el que operaban las empresas se podría resumir en la vieja frase militar de ‘preparen, apunten, fuego’. En cambio, el nuevo modelo que impuso la economía digital es ‘preparen, fuego, dirijan’. Es decir, primero se dispara y después se corrige; es una cultura donde se privilegia el hacer, en contraposición a una donde antes de dar un paso se realiza un proceso de análisis muy cuidadoso", asegura Roberto Álvarez Roldán, autor de eChange: El lado humano de la economía digital (Editorial Granica).

- -

El entrevistado, miembro desde 1977 de la empresa consultora Accenture (antes Andersen Consulting) y especializado en el performance humano en las organizaciones, reflexiona en su libro sobre el inminente choque cultural que resultará de la forma de operar de las empresas tradicionales y el modelo que se está gestando en la economía digital.

- -

Su tesis central es que los jóvenes que crearon las empresas punto com rechazan la formalidad de las compañías habituales: no usan corbata, no aceptan pedir permiso, no desean trabajar con horarios o por un sueldo; ellos quieren ser parte de la empresa, están dispuestos a correr el riesgo y vivir el vértigo del negocio (ahí están los caídos del Nasdaq como muestra).

- -

En contraste, la cultura de las firmas tradicionales está asociada con la verticalidad, el trabajo por un salario: "Los más avanzados dicen que actuamos por objetivos, pero no trabajamos para ser parte del negocio, y la mayor recompensa que nos pueden dar es recibir un bono como premio a nuestro desempeño", expresa el también ex catedrático de las universidades de Buenos Aires y Católica Argentina, y uno de los precursores del concepto change management (administración del cambio) entre las empresas latinoamericanas y europeas.

- -

Para Álvarez, es importante entender muy bien cómo mezclarán los dos paradigmas si se desea construir un negocio de cara al futuro. "Actualmente, se encuentra en el mercado a las empresas tradicionales que tímidamente hacen algo en el mundo de internet y, por otro lado, están las compañías punto com, a pesar de todos sus problemas."

- -

Mientras que las dos categorías trabajen cada quien por su lado no habrá mayores problemas. Para el especialista, el verdadero conflicto surgirá cuando las grandes empresas tradicionales adopten la economía digital en forma agresiva: "No hay de otra, tendrá que salir lo mejor de las dos culturas."

- - ¿Ingratos en potencia?

- -

El entrevistado destaca que la generación de la cultura de internet se divide en tres segmentos: de los nueve a los 15 años; los que están en las universidades y que actualmente se encuentran en la disyuntiva de continuar su carrera o lanzarse a iniciar una punto com y los que ya terminaron sus estudios y tienen su empresa en la web.

- -

A su parecer dicha generación no presenta una división clara de su manera de actuar, pero evidentemente pone en jaque las reglas del juego de las empresas tradicionales.

- -

Lo interesante es que su comportamiento no tiene que ver con una área determinada, sino que está sucediendo lo mismo en naciones desarrolladas como Estados Unidos o países de Europa que en Asia y América Latina.

- -

"Aún no ocurre un choque de ambas culturas. Y no sucede porque las generaciones que están metidas en las empresas punto com aún siguen luchando por la sobrevivencia de sus compañías".

- -

"Por otro lado, las grandes empresas que se metieron al negocio de internet, comprando firmas punto com, aún están en etapas incipientes de negocio. Son organizaciones que todavía trabajan con los códigos empresariales de los jóvenes. Sin embargo, el problema es que dichas corporaciones, en cualquier momento, llegarán a la madurez y comenzarán a operar con códigos tradicionales; ahí iniciará el choque cultural", asegura Álvarez.

- -

¿Qué se puede esperar de ese encontronazo? "Que la gestión de la gente sea extremadamente relevante en las empresas. Antes operaban con el modelo de mandato. Se decía ‘hay que hacer tal cosa’, ‘este es el objetivo y se hace’. Ahora, el nuevo modelo es mucho más participativo, más ejecutivo y, obviamente, el esquema de retribución cambia."

- -

El autor de eChange señala que la combinación de las dos culturas es un nuevo modelo de gestión de recursos humanos para el que aún no se tienen estrategias y respuestas claras. No obstante, es posible conjeturar ciertos rasgos que parecen irreversibles en el nuevo mercado laboral: "Ahora ya no es relevante el papel que se desempeña en la empresa, porque mañana el trabajador estará haciendo otra cosa. De hecho, eso elimina el estrés que provocaba el cambio de puesto; uno se acostumbra a que hoy se labora en una área y mañana en otra. La gente se adecuará porque ahora el cambio es la única constante." ¿Vino viejo en botella nueva?

Newsletter
Ahora ve
Goodyear desarrolla los neumáticos del futuro
No te pierdas