Ecoturismo. ¿Aún verde?

Verde por naturaleza, el ecoturismo se está desarrollando en México con el beneplácito de turista

Ya no es una moda sino un mercado creciente, del que participan no sólo turistas europeos sino también muchos estadounidenses, sobre todo gente joven, deseosa de tener una experiencia con la naturaleza, la historia y las culturas autóctonas. Sin embargo, los operadores del turismo ecológico y de aventura no la encuentran fácil, como explica Karen Beets, secretario de la Asociación Mexicana de Turismo Ecológico y de Aventura (Amtave), y socio‑director de la agencia Ecogrupos de México.

-

Según explica, hasta no hace muchos años el ecoturismo sólo era practicado por personas o grupos que organizaban por sí mismos sus expediciones, a veces sin ninguna asistencia de agencias de viaje u organismos de fomento. "No existía una oferta como tal y muchas veces resultaba difícil llegar a los lugares. Sin embargo, la actividad se ha venido consolidando y hoy en día la Amtave agrupa a una decena de agencias que operan circuitos en varios estados."

-

Ahora están disponibles visitas a reductos muy conocidos ‑el de las mariposas monarca y las ballenas del Mar de Cortés, y otros más exóticos para observadores de aves en Yucatán y Chiapas, así como rafting y descenso de ríos en Veracruz, visitas a los desiertos de Sonora y Baja California, grutas, centros arqueológicos, ceremonias indígenas y hasta circuitos para aficionados a la bicicleta de montaña.

-

Sin embargo, abrir nuevas rutas no es tarea sencilla, porque en México no existe una verdadera estructura de parques, que regule estas actividades sin obstaculizarlas. Beets reconoce que muchas de estas visitas requieren permisos de diferentes autoridades, pero que la mayor parte de los tours salen sin ellos porque la respuesta no es ágil. Algunos avances ha habido: la Secretaría de Turismo anunció el establecimiento de una ventanilla única para tramitar permisos de caza deportiva, deporte que en otros tiempos atrajo hasta 20,000 visitantes por año y generó ingresos por $400 millones de dólares. La desregulación, que involucra a las secretarias de Agricultura, Defensa, Desarrollo Social y otras, fortalecerá la existencia de ranchos cinegéticos en el norte del país.

-

En cuanto a la rentabilidad del ecoturismo, Beets admite que este mercado puede ser un negocio razonable, porque hay muchos productos disponibles y porque se suele manejar con base en grupos reducidos, lo que lo vuelve relativamente selectivo. Sin embargo, donde los eco turistas mexicanos hacen más énfasis es en la necesidad de proteger las zonas turísticas e impedir su degradación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Es más caro el ecoturismo que el de tipo convencional? Beets explica que el hecho de conducir grupos máximos de 20 personas encarece este tipo de viajes, lo mismo que la carencia de servicios en muchas localidades del país. "Aquí el precio no tiene que ver con el lujo del alojamiento. En un destino de playa, $100 a $200 dólares representan un valor en servicios y comodidades; en el ecoturismo el valor agregado está en la logística y las dificultades para llegar al destino. A veces hay que llevar desde México guías y todo el equipo necesario, como tiendas de campaña y botes inflables, porque el destino carece de servicios. Aunque quizá no son grandes cantidades, también es cierto que se deben prorratear entre pocas personas, lo que da precios relativamente más altos."

Ahora ve
Esta empresa quiere hacer realidad el auto volador en el año 2019
No te pierdas
×