El buen vecino

-
Valentín Fuentes

Hace dos años el titular de Energía, Luis Téllez viajaba de Riyad a Caracas para convencer a sauditas y venezolanos de recortar su producción petrolera y ayudar a elevar los precios en el mercado internacional. Hoy su postura es la contraria y muchos piensan que México respaldó la estrategia estadounidense de abrir las llaves de los países productores, incrementar la oferta e impulsar a la baja los precios del combustible.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Para Eduardo López, analista de la consultora Petroleum Finance Co., este cambio de estrategia se debe a la habilidad de Téllez para entender los movimientos del mercado. “El interés estratégico y nacional para México no es tener precios altísimos y meterse en un problema político y económico con su mayor socio”, opina el especialista. Advierte que lo que menos le conviene al país es una recesión en la economía estadounidense provocada por efectos inflacionarios del petróleo.  Estados Unidos, que importa grandes cantidades de crudo, estuvo muy preocupado por los altos precios que alcanzó el combustible este año –cerca de $30 dólares por barril– y que comenzaban a presionar al alza los costos de la gasolina. 

- Para beneplácito  de Estados Unidos, México se manifestó a favor de incrementar  su oferta de crudo y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó incrementar  su producción diaria en 1.7 millones de barriles, lo que conducirá a la baja los precios del energético. 

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×