El discreto encanto de la radiofrecuenci

Empresas que inviertan en tecnología para la recolección de datos pueden ahorrarse problemas con l

En los últimos 15 años, gran cantidad de compañías han invertido en la automatización de sus procesos para capturar y transferir información en el mismo instante en que ésta se está produciendo. La transferencia oportuna de datos se puede traducir en la toma de decisiones correcta y significar miles de dólares de ahorro.

-

Las tecnologías de identificación automática y captura de datos son, como su nombre lo indica, herramientas de automatización que facilitan el registro de datos en el menor tiempo posible.

-

El gerente de canal de Intermec Technologies de México, Héctor Hernández Monterrubio, menciona que de acuerdo con un estudio de Gallup todas las empresas que invierten en tecnologías AIDC para la captura automática de datos, recuperan su inversión antes de un año, no importando lo cuantiosa de ésta, y detalla que además esta inversión aumenta entre un 20 y 30% la calidad de la empresa, sin importar el ramo de que se trate.

-

Con la lupa puesta sobre América Latina, Hernández explica: “La mayoría de las compañías de esta región son pequeñas y medianas y algunas apenas están migrando a la automatización de ciertos procesos”. El ejecutivo hace hincapié en la necesidad de “culturizar” a las empresas mexicanas y de Latinoamérica en general, “para transmitirles la importancia de llevar una buena logística”.

-

¿Por qué es adecuado invertir en las tecnologías de recolección de datos? Un documento de Intermec señala que en 1997 la ingeniería industrial en Estados Unidos tuvo 300 errores de envíos, con un costo estimado de $50 dólares cada uno. Se explica que con un sistema de código de barras, que cuesta $20,000 dólares, los errores se podrían reducir hasta en 75%, logrando un ahorro aproximado de $11,250 dólares.

-

Cada vez más, los procesos para guardar información están evolucionando y existen hoy en el mercado diferentes opciones de AIDC que cubren las diversas necesidades de cualquier sector de la economía.

-

Para Antonio Ravizé Martínez, director general de IVAN Organización –compañía dedicada a la implantación de sistemas manejados con tecnología de código de barras y terminales portátiles de captura de datos–, “la dependencia de una óptima administración de la información se hace cada día más evidente; por ello, la captura de datos correcta y a tiempo es hoy el objetivo principal de los equipos de identificación automática”

-

Entre las AIDC más familiares están los códigos de barras, pero existen otras, como la identificación de datos y la captura de datos vía radio frecuencia, denominadas RF/IDy RF/DC, respectivamente, que están colocándose en el mercado mexicano. El común denominador es la utilización del espacio aéreo para comunicar y enviar o recibir información en forma inalámbrica.

-

Ravizé afirma que la RF/DC es muy conocida y utilizada en México. Las plantas y almacenes, por ejemplo, la usan en sus puertas de acceso y salida, ya que así detectan la hora de entrada de un insumo al almacén y su posterior salida como producto terminado. Con una terminal portátil se registra la entrada de los materiales y en ese mismo instante esta información se transmite, vía radiofrecuencia  a través de puntos de acceso, al sistema central, por lo que su actualización es automática. Los puntos de acceso responden igual que las células de la telefonía celular, en donde la señal es captada por la célula más cercana al usuario y de ahí pasa a otra.

-

¿Quiere implantar un sistema así? Es necesario realizar un estudio de propagación de señal –con un costo adicional para el cliente–, que indicará cuántos puntos de acceso se requieren y en qué lugares se ubicarán. Con esto se asegura la recepción de la señal y su comunicación hacia el sistema central.

-

La RF/ID es una tecnología de vanguardia que se está desarrollando en México. Uno de sus rasgos característicos es que trabaja con etiquetas inteligentes o tags. Todavía hace un año, estas tenían un precio que variaba desde $10 hasta $50 dólares, lo que las ponía en desventaja frente a las etiquetas “normales” (las de código de barras), pero conforme su demanda ha crecido su costo ha bajado hasta $2 o $3 dólares, por lo que ya están en posición de competencia.

-

Las etiquetas inteligentes –que contienen hasta 250 caracteres de información– se pueden colocar en automóviles, contenedores, aparatos modulares, cilindros de gas u oxígeno, etcétera, con el fin de almacenar y distribuir la información. La Asociación Mexicana de Identificación Automática (AMIA) especifica que estas etiquetas cuentan con diferentes memorias, desde un simple bit de sensor en los sistemas antirrobo de los supermercados, hasta varios kilobytes de información en un sistema de rastreo progresivo.

Tarjetas inteligentes
Un ejemplo concreto de la utilización de RF/ID es el de la empresa de alquiler de autos Hertz, donde Intermec Technologies ha colocado en cada automóvil un tag que detecta la hora de entrada y salida de las oficinas del vehículo. De esta manera, una vez que el cliente regresa el auto, la terminal portátil para captura de datos proporciona automáticamente la información necesaria para que la persona pueda salir del lugar en forma inmediata, sin tener que regresar a las ventanillas. Otro contrato importante a escala mundial de Intermec es con Coca-Cola, que en sus sistemas de rutas cuenta con algunos de sus equipos. El camión repartidor carga la mercancía exacta por entregar gracias a los registros obtenidos en sus lugares de distribución.
-

Según Hernández, en el mundo, 65% de las compañías ferroviarias monitorean mediante este sistema de vagones de ferrocarril, contenedores y flotillas de vehículos; mientras que 75% de las firmas que administran carreteras controlan de manera electrónica peaje y tráfico.

-

Ravizé, de IVAN Organización, ejemplifica que en la etiqueta inteligente de un auto pueden ir datos como el nombre del fabricante, número de registro del automóvil, tarjeta de circulación, número de placa, nombre del dueño, etcétera. Además, señala, los datos son infalsificables, pues existe la posibilidad de encriptar o codificar totalmente la información.

-

Los patrones de consumo también pueden detectarse con la radiofrecuencia, pues esta permite conocer qué producto se vende más y a qué precio es adquirido, además de que en forma inmediata se registra su salida. Así se auxilia a la cadena de distribución, que identifica los bienes y servicios que más circulan en el mercado.

-

Las etiquetas inteligentes son consideradas un paso adelante del código de barras, pero difícilmente reemplazarán a este último. Hernández, de Intermec, dice que cuando el tag llegue a $7 centavos de dólar podría suplir de alguna manera al código de barras: “No subiría mucho el precio del producto y sí traería muchos beneficios”,  pero aclara que sólo será empleado en ciertos productos, sobre todo por cuestión de costos.

-

“Jamás pondremos una etiqueta inteligente en una cajetilla de cigarros: se pueden desprender fácilmente y la inversión no se justifica”, refuerza Ravizé.

-

Y si bien las tecnologías AIDC están ganando terreno en el país, no hay indicadores que ayuden a precisar cuál es la situación real. Oscar Márquez, gerente general de la AMIA, comenta que esta asociación ha querido hacer estudios de mercado, pero algunas empresas se muestran reacias a mostrar sus números.

-

Otra vez la tecnología siembra dudas en los empresarios: ¿Qué herramienta es mejor?, ¿quién garantiza una buena explotación de la innovacion técnica?, ¿se trata sólo de una moda entre tantas?, no adoptarla, ¿equivale a sumergirse en el pozo del rezago.

Ahora ve
No te pierdas