El Dow Jones le pega al peso

La desbocada carrera alcista del mercado bursátil neoyorquino hace prever que las tasas de interés
Martha Bolaños

El escenario optimista que predominó en los mercados financieros de México durante los primeros dos meses del presente año –derivado del flujo constante de capitales extranjeros– se vio ensombrecido luego de que el 26 de febrero pasado Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), hiciera referencia al rápido crecimiento que hasta ese momento venía registrando el mercado de valores más grande e importante del mundo: Wall Street.

-

Cabe recordar que, a partir de 1995, el Dow Jones –principal indicador del mercado accionario de Estados Unidos– comenzó a mostrar una tendencia alcista que se caracterizó por el continuo rompimiento de barreras de 1,000 puntos en periodos cada vez más cortos. Durante 1995, el Dow Jones cruzó dos resistencias: en febrero alcanzó los 4,000 puntos, nueve meses después llegó a 5,000, en octubre de 1996 se ubicó en 6,000 y a los cuatro meses ya había ganado 1,000 más, pese a las advertencias sobre la sobrevaluación del mercado.

-

No obstante, esa euforia acentuó el nerviosismo de las autoridades financieras de ese país, debido a que se ha incrementado el riesgo al invertir en ese mercado. Así, el llamado a la cautela que hiciera Greenspan, dejó entrever la posibilidad de incrementar las tasas de interés, muy posiblemente en mayo próximo.

-

Lo anterior, por supuesto, se reflejó de forma inmediata en el nerviosismo de los principales mercados financieros mexicanos. Por una parte, llevó a que la apreciación que registró el peso con respecto al dólar durante enero-febrero quedara atrás, y llegó a reportar un fuerte rebote que lo colocó por arriba de los $8 pesos. Si bien este reacomodo era necesario, debido a la peligrosa apreciación que venía mostrando y, con ello, el deterioro que venía registrando la balanza comercial, no deja de generar incertidumbre y volatilidad en otras variables.

-

Tal es el caso de las tasas de interés. Después de que la tasa líder (Cetes 28 días) acumulara durante 10 subastas consecutivas un descenso de 8.8 puntos porcentuales, la tendencia descendente se vio interrumpida. No obstante, el alza debe ser pasajera: una vez que esté definido el nuevo “piso” del tipo de cambio, las tasas de interés retomarán su camino a la baja.

-

En tanto, el mercado que pierde mayor terreno con la inestabilidad de esas dos principales variables es el accionario. Debido a que por su naturaleza se facilita la transacción de recursos, es decir, en cualquier momento se pueden tomar o abandonar posiciones, los repuntes o los declives son muy marcados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En esas condiciones, de incertidumbre y volatilidad en las principales variables financieras, se dificulta la planeación de proyectos de inversión dirigidos a la esfera real de la economía, por lo que el crecimiento sostenido del país se vislumbra cada vez más difícil de lograr.

Ahora ve
Un ejército de voluntarios remueve escombros en la colonia Niños Héroes de CDMX
No te pierdas
×