El error del siglo

Si bien el problema informático del año 2000 contiene un cargado fundamento técnico, en realidad
Natalia Volkow

Las empresas con un nivel de automatización importante que no eliminen de sus sistemas y equipos el problema informático del siglo XX enfrentarán un alto riesgo que puede sacarlas del mercado. En pocas palabras, “convertirse o morir”, debido a que sólo las compañías proactivas avanzarán frente a los competidores que subestimen la necesidad de efectuar la modificación histórica de añadir dos dígitos a los campos de fecha.

-

Es decir, las organizaciones que emprendan la corrección de sus procesos automatizados y establezcan una comunicación eficaz con los integrantes de su cadena productiva, tendrán una posición privilegiada, no sólo dentro del mercado nacional, sino respecto de la competencia exterior. Sobre todo porque el problema del año 2000 alcanza una dimensión global.

-

De hecho, el fin último de un proyecto de conversión consiste en asegurar el funcionamiento de la compañía, responsabilidad principal del director. Durante la revisión de los sistemas y equipos tendrán que identificarse aquellos procedimientos críticos, cuyo flujo compromete la operación de la estructura, para definir formas alternativas de ejecución.

-

Cada caso es único. Por ello, el proceso de cambio y definición de los planes de contingencia debe diseñarse considerando las condiciones específicas de la empresa. No existe una solución universal. Sin embargo, vale aclarar que los lineamientos generales de conversión son aplicables en la mayoría de las situaciones. Además, las metodologías básicas representan una ayuda importante que evita “reinventar la rueda”, toda vez que el conflicto tiene una estructura central común.

-

El juego que todos deben jugar
-
Los manuales para atender el problema informático advierten que los mandos altos deben participar de una manera directa en la solución. El Proyecto Año 2000 –que en realidad no es uno, sino muchos proyectos– no es un asunto para delegar al personal de informática, porque sólo con la colaboración franca de los directivos es como surgirá la idea para enfrentar la contingencia en su empresa.

-

Los ejecutivos están obligados a informarse sobre la situación que guardan los sistemas para identificar áreas de oportunidad con el uso estratégico de la tecnología de la información. Incorporar ésta requiere de aprendizaje, así como comprensión total de los beneficios, riesgos y costos que conlleva la decisión.

-

Que los directores atiendan de manera personal el problema tecnológico es una oportunidad que no surge como solución inmediata, sino como resultado de una estrategia global que aprovecha el potencial del Proyecto Año 2000. Este proyecto aparece como una obligación ineludible... si se quiere continuar en el mercado. Después de la corrección es necesario someter los procesos a prueba. En este punto interactúan varias características de tipo sistémico, donde “el todo es más que la suma de sus partes”.

-

Las pruebas deben realizarse en varios niveles, desde lo individual hasta lo más complejo, en lo interno o con terceros y tratando de representar las circunstancias reales en que se operará con el cambio de milenio. En particular, porque al incorporar partes diferentes, los sistemas presentan características emergentes que no pueden preverse cuando dichas partes son analizadas en forma aislada. Existe la obligación de los ejercicios exhaustivos para definir los planes de contingencia, aun con el proceso de conversión terminado.

-

“No hay barco que no se hunda, ni sistema que no se caiga”. Es importante no subestimar el peligro de las situaciones inesperadas. El uso de la tecnología conlleva riesgos y tienen que administrarse para minimizar el posible impacto negativo. El costo de oportunidad del riesgo de los sistemas computarizados es creciente: cuanto mayor beneficio arroje su uso, también se incrementa el precio que implica su falla. Aunque el problema de la conversión debe enfrentarse desde la plataforma del reto y la oportunidad.

-

La autora es consultora de Servicios Profesionales Especializados y Representaciones México (SPERSA)

Ahora ve
No te pierdas