El fin de Speedy González

Un restaurante mexicano que se atreve a romper con el lugar común del chili con carni.
Roberto Morán

“Sorry, we don’t have burritos” (“lo sentimos, no tenemos burritos”), reza el cartel de la entrada al restaurante Tú y Yo, en Boston. El anuncio lo puso un empleado, por cierto estadounidense, harto de tener que atender a algunos clientes despistados y desconocedores de la comida mexicana que llegaban, se sentaban a la mesa, pedían algo de tomar y se iban de inmediato porque en el establecimiento no había esos tacos, tan populares en algunas cadenas de comida rápida. “Así ni él ni los clientes pierden tiempo”, dice Epigmenio Guzmán, el propietario del lugar, que quiere educar a los parroquianos para que aprecien los manjares de México.

-

El mensaje ya fue entendido. Los clientes más cosmopolitas, que conocen algo más de tierras aztecas que Cancún, ya buscan este local, en Summerville, a unas cuantas estaciones del Metro de los campus universitarios de Cambridge. Casi todas las publicaciones locales, desde el Boston Globe y la Boston Magazine hasta el Improper Bostonian –y, claro, también Zagat– festejan que por fin haya en Nueva Inglaterra un lugar mexicano en el que pueda comerse algo más que chips n’ salsa (o totopos con salsa).

-

Aunque recuerda con nostalgia la ciudad de México de los años 60, donde pasó su infancia, este veracruzano de 47 años ya acumuló millas de experiencia y de servicio en hoteles y restaurantes de Cancún, Seattle, Puebla e Ixtapa. Después de un intento fallido de abrir una operadora turística en Suecia, que combinara un local con comida y folclore mexicanos en Malmo con los viajes en charter a las playas nacionales, Guzmán decidió asentarse en Boston y fincar el éxito de su restaurante en la diferencia. “Los clientes tienen que entender que lo que les ofrezco es un manjar.” Por ejemplo, una pequeña caja de huitlacoche cuesta cerca de $120 dólares en Estados Unidos y hay que viajar seis millas todos los días para encontrar chiles poblanos.

-

La demanda de este tipo de restaurantes es algo que le gusta a Ignacio Hernández Álvarez, sobrino del fundador de Herdez, quien desde San Diego ahora dirige, junto con su hijo, Mexgrocer.com, sitio de internet especializado en ingredientes mexicanos. “Tenemos 18,000 clientes, que pueden encontrar en nuestro catálogo más de 100 diferentes especias, además de chile ancho, pasilla, de árbol, etcétera.”

-

Guzmán recurre a Famoso, una distribuidora de alimentos especializada en restaurantes étnicos. Lugares como el suyo, que ofrece recetas originales de su familia –como bisteces en salsa borracha, pollo Yunkaax, cochinita pibil y puerco en mole verde– empiezan a cambiar el panorama de la comida mexicana en Estados Unidos.

Ahora ve
No te pierdas