El hoyo negro del dinero verde

-
Gabriela Ruiz

No obstante que las remesas de dólares provenientes de Estados Unidos son - la tercera fuente de divisas, las autoridades han hecho muy poco para regular - una actividad que sólo en 1998 generó entre $5,000 y $6,000 millones de - dólares, según estimados del Banco de México. Desde diciembre y por fecha - indefinida, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Procuraduría - Federal del Consumidor (Profeco) han lanzado el programa Quién es quién en - los envíos de dinero. Su propósito es informar a los trabajadores - mexicanos en Estados Unidos sobre los tipos de cambio y las comisiones que - manejan distintas compañías para evitar los posibles abusos.

- La información, difundida por la radio y televisión estadounidense, así - como a través de los consulados mexicanos en Los Angeles, Chicago y Nueva - York, ha desenterrado el hacha de guerra entre las compañías privadas del - sector y los bancos. Según el estudio comparativo, las principales empresas - especializadas como Western Union, Telecomm y Moneygram manejan sus propios - tipos de cambio y cobran una comisión variable. Los servicios bancarios salen - mejor parados por cobrar una comisión fija de $8 dólares por envío con un - tipo de cambio más predecible –aunque también reciben dólares y entregan - pesos–.

- Pablo Collado, director financiero de Grupo Elektra –asociado en México - con Western Union–, se queja de que el programa de Profeco es “injusto” - porque solamente informa sobre los tipos de cambio y “omite información - útil en cuanto al tiempo de entrega y seguridad de las transferencias”. Para - defenderse, Pablo Bárcenas, director de Comunicación de Profeco, responde que - su tarea es dar información sin influir en el consumidor.

- “Si todos los envíos se hicieran dentro del sistema bancario el proceso - sería más transparente y regulado: se manejaría un solo tipo de cambio y se - limitarían las comisiones”, dice por su parte Manuel Contreras, director de - Tesorería Corporativa de First Chicago Bank México. De este modo, comenta, el - cliente sabe cuántos pesos recibirá por los dólares que envía.

- El problema en este aspecto –según explica Jorge Romo, asesor especial de - la Profeco– es que por ahora son escasos los trabajadores que acuden a los - bancos. Por su situación ilegal en Estados Unidos, temen ser descubiertos al - proporcionar nombres y direcciones. Así, se dirigen a intermediarios pirata - que garantizan el anonimato a cambio de un alto riesgo y una todavía mayor - comisión.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Pero, aunque suene irónico, los que recurren a las instituciones - financieras tampoco están de plácemes: Francisca Pérez tiene un hijo en - Estados Unidos que paga una comisión de $8 dólares por enviar divisas a - través del banco. Francisca quiere ahorrar el dinero en dólares para que su - hijo compre una máquina de reparar zapatos y pueda así regresar a México. - Sin embargo, se queja de que, en lugar de dólares le entregan pesos. La única - manera para recibir la divisa estadounidense es a través de amigos. Francisca - no ha encontrado un canal formal dentro del sistema financiero para recibir - dólares sin cambios.

- El problema es grave: según Romo, si se tomaran en cuenta los billetes que - cada año entran en sobres, frascos y zapatos, resultaría que México recibe - cerca de $8,000 millones de dólares por concepto de remesas, es decir, $3,000 - millones más de lo estimado. Queda claro que, aunque útil, la campaña de - Profeco trata de aliviar un tumor de cerebro con una aspirina.

Ahora ve
Los humanos no son los únicos que luchan contra el cáncer de mama
No te pierdas
×