El intocable

Su gran logro ha sido impedir que los escándalos políticos contaminen el campo económico. Es el m
Gisela Vázquez

El oráculo del añejo Alan Greenspan hizo efectivas las señales de -entrelíneas: el pasado 30 de junio aumentó de 1% a 1.25% la tasa de los Fondos -Federales. Estaba más que anticipado. Las economías desarrolladas y emergentes -empezaron a reaccionar. En México, Francisco Gil Díaz, desde el bunker -de la Secretaría de Hacienda, ha hecho un blindaje, dentro de lo que puede, -para enfrentar la expectativa de una subida “moderada” de las tasas en -Estados Unidos. “Estamos mucho mejor protegidos que en otras circunstancias”, -afirma.

- En los poco más de tres años que lleva al frente de Hacienda, el fiscal de -hierro –como lo llaman sus amigos y enemigos– ha alargado los plazos de -vencimiento de la deuda externa del país y ha colocado 80% de estos pasivos a -tasa fija. Además el déficit público (0.3% del PIB para este año) se -encuentra bajo control. Pero frente a este blindaje hay una bomba de tiempo a la -vuelta de la esquina: el gasto en pensiones y jubilaciones que para este año -requerirá unos $130,000 millones de pesos. Y qué decir de la carga fiscal, en -la que los rezagos son evidentes, la recaudación en México es 11.1 % del PIB -contra 14% de la media de los países que conforman la OCDE. Por si esto fuera -poco el gobierno deja de recaudar cada año unos $270,190 millones de pesos -debido a la evasión en el IVA y el ISR, según el Servicio de Administración -Tributaria. Con ese monto que se pierde se podrían adquirir unas 1,081,000 -casas de interés social con un valor de $250,000 pesos cada una. El escenario -no es el mejor.

- Aunque hay presiones por doquier, los mercados financieros reflejan la -confianza que hay en la economía mexicana por el manejo de sus finanzas -públicas, porque sus tasas de inflación y de interés continúan en niveles -reducidos, según Carlos Ponce, director del área Bursátil del Grupo -Financiero Ixe. “Gil no ha permitido que los escándalos políticos penetren -en el campo económico”, afirma Manuel Sánchez, director de Investigaciones -Económicas del Grupo Financiero BBVA-Bancomer.

- Frente a este clima de volatilidad, al erario público le cayeron como anillo -al dedo en el primer trimestre del año los ingresos adicionales por $17,301.2 -millones de pesos por la venta de petróleo, cuyos precio sigue por arriba del -presupuestado ($20 dólares por barril).

- Gil Díaz, que fuera alumno de Milton Friedman y Robert Mundell, de la -Universidad de Chicago y premios Nobel de Economía, considera que el reciente -aumento de tasas es el reflejo de un incremento en la demanda por fondos de -inversión, de mayores expectivas inflacionarias, pero sobre todo porque la -economía mundial se está reavivando. “Asia viene como locomotora, Europa -todavía está lenta; Estados Unidos y Canadá están muy fuertes. Algunas -economías sudamericanas y México ya registran tasa de crecimiento”.

- La pieza clave
-
Desde su despacho en Palacio Nacional –donde las fotos de sus nietos, -esposa e hijos y una foto de él con su traje de ciclista aligeran la sobriedad -del recinto–, Gil Díaz lleva las riendas de la política económica del -país. Respaldado por un fuerte equipo de economistas, varios de ellos egresados -del ITAM –su alma mater– el secretario se mantiene al margen, hasta donde -puede, de la grilla política, de los escándalos, de la carrera adelantada por -la sucesión presidencial. “Paco está preocupado por el PIB, la recaudación -fiscal, la inflación, las tasas de interés. Él no se dedica a la grilla”, -cuenta su amigo Roberto del Cueto, ex abogado de Banamex y del Banco de México.

- Pero otro de sus amistades, Oscar Levín, ex diputado federal por el PRI y -hoy presidente de la Condusef, señala que Gil dice constantemente que no es -político “¡Pero sí es político!”, afirma Levín. En el fondo, si la -política es el arte de lo posible, Gil tiene más logros de los que podría -parecer. Logró poner en la agenda legislativa su proyecto de reforma fiscal dos -veces en tres años (abril 2001, diciembre 2003). En diciembre pasado esta -reforma dividió al PRI y enfrentó a Elba Esther Gordillo –entonces líder -priísta en la Cámara de Diputados con el presidente del tricolor, Roberto -Madrazo.

- Con Agustín Carstens, -su brazo derecho y su mejor cabildero- en una -subsecretaría logró aprobar por unanimidad, entre 2001 y 2003, más de 20 -leyes que regulan las operaciones e instituciones del sector financiero. El -objetivo de éstas es promover el ahorro, proteger al pequeño inversionista, -impulsar el crédito popular, promover el gobierno corporativo y devolver su -sentido social a la banca de desarrollo para que impulse el crédito a las -PYMES.

- Sus logros son también la convicción: pese a que dentro del gabinete -despierta recelos y en el PAN surgen ocasionalmente voces que lo quieren ver -fuera, su autoridad moral es incuestionable pues hace cuadrar las cuentas. La -última evaluación del gabinete realizada en marzo por Consulta Mitofsky, -ubicó a Gil en el sexto lugar como el más conocido, por debajo de Luis Ernesto -Derbez. Al calificar el trabajo de las secretarías, la gente lo ubicó en lugar -14 con 35.6%. No es fácil ser popular cuando hay que cobrar y mantener la -disciplina en el gasto público.

- Hoy más que nunca las piezas del tablero del ajedrez del gabinete del -presidente Vicente Fox se mueven sin control alguno. Las renuncias recientes de -Arturo Durazo (secretario particular del Ejecutivo) y de Felipe Calderón a -finales de mayo como secretario de Energía – tercer relevo en la dependencia– -confirman las fuertes diferencias en el gabinete. “La figura presidencial -está debilitada y cada vez se tensan más las relaciones de Fox con su partido -y con el Congreso”, dice Nydia Iglesias, analista política del área de -Estudios Económicos, Sociales y Políticos de Banamex-Citigroup.

- Mientras en la arena política se dan con todo, los mercados aplauden a Fox -por haber escuchado la sugerencia que le hiciera la comunidad financiera -internacional a fines de 2000: nombrar a Gil Díaz secretario de Hacienda en -lugar de Luis Ernesto Derbez.

- “Tanto Fox como todo el gabinete saben que Gil es una pieza clave en estos -momentos de turbulencia política, sería un suicidio dejarlo ir”, advierte -Mario Rodarte, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado -(CEESP), al referirse a la ola de rumores de posibles cambios en Hacienda. “Que -el riesgo país se ubique por debajo de los 250 puntos representa la mejor -medición del desempeño económico de México. Esto lo ha logrado Gil”, -subraya Ponce.

- Es el único priísta en el actual gabinete que no forma parte del grupo de -los amigos de Fox, ni es cercano a los panistas, pero es de los pocos que le -hablan de tú al primer mandatario. Asegura que su jefe lo apoya y avala la -combinación de políticas monetaria y fiscal. “Para los Presidentes es fácil -cambiar a su secretario, si el titular de Hacienda tiene un punto de vista -distinto y no acepta instrucciones de expandir el gasto y de tomar medidas -irresponsables, pues tendría que renunciar”.

- Analistas del sector privado, académicos y militantes de la oposición, -entrevistados por Expansión, coinciden en que Gil Díaz y Guillermo -Ortiz, representan “el ancla” que sostiene al país. “Ambos han dado -certidumbre a los inversionistas”, puntualiza Manuel Sánchez, de -BBVA-Bancomer. Mario Di Costanzo, ex alumno de Gil en el ITAM y hoy principal -asesor financiero del PRD, es contundente: “Los de la oposición debemos -reconocer, nos guste o no, que Paco y Guillermo son quienes han sostenido el -gabinete de Fox”.

- Ante esta aseveración, Gil Díaz no se inmuta –sus colaboradores cercanos -dicen que nunca se le ve muy contento o preocupado, sino siempre sereno–. Su -respuesta es discreta, política, como la de un banquero central: “No son el -doctor Ortiz ni Francisco Gil los que anclan, sino una combinación de un Poder -Legislativo que ha apoyado y un Presidente que ha trazado una línea de cómo -manejar las finanzas públicas”.

- La respuesta de Gil no convence del todo a los académicos. “La falta de -liderazgo de Fox y los golpes bajos entre los partidos se hizo evidente el -pasado diciembre, cuando la reforma fiscal estaba súper negociada y se cayó de -una manera humillante” opina Laura Sour, coordinadora del Programa de -Presupuesto y Gasto Público del CIDE. Sostiene que el apoyo de Fox a Gil es de -dientes para afuera. Cabe recordar que la secretaría de Gobernación tomó las -riendas de aquella negociación y se encontró con menos votos de los que había -negociado cuando empezó el recuento.

- Las diferencias y roces con algunos miembros del gabinete se han -intensificado en el último año. En diciembre desconcertó a más de un -analista político y económico el hecho de que el paquete de presupuesto -económico para 2004 lo haya adelantado Santiago Creel desde la Secretaría de -Gobernación. Más recientemente, Gil Díaz se enfrentó con Rafael Macedo de la -Concha, titular de la PGR, cuando éste le reclamó a la Secretaría de Hacienda -no actuar con celeridad en el ‘caso Ponce’ (Gustavo Ponce, ex secretario de -Finanzas del gobierno del DF acusado de actos de corrupción). Gil reviró en -una comparecencia en el Senado donde dijo –con su particular ironía- que la -SHCP actuó en tiempo y en forma y eso hay que hacérselo saber al Procurador.

- Precisamente por este escándalo político, el gobierno de Estados Unidos -suspendió el 21 de abril los convenios de intercambio de información -financiera con México, luego de que el Jefe de Gobierno capitalino, Andrés -Manuel López Obrador, divulgó el expediente que elaboraron las autoridades de -aquel país sobre Gustavo Ponce. Finalmente, el pasado 6 de julio, John Snow, -secretario estadounidense del Tesoro, levantó el castigo.

- Su alteza serenísima
-Su fuerte personalidad y seriedad le ha restado simpatía dentro y fuera del -gabinete presidencial. Este hombre de 60 años flaco y alto, siempre -impecablemente vestido, tiene fama de arrogante e impenetrable. Más de un -reportero siente que Gil desprecia a los medios porque se niega a dar -entrevistas ‘de banqueta’. Algunos diputados dicen que el secretario los -trata como tontos. “En las comparecencias pareciera que Paco está dando una -clase, los diputados lo acusan de que no les hace caso, de que habla muy bajito, -de que no lo sacas de su postura, varios se ofenden, dicen que es arrogante. -Pero no, Paco siempre ha sido así, dentro y fuera del Congreso”, dice Di -Constanzo, quien cuenta que Francisco Gil es como una leyenda en el ITAM: “Era -lo máximo tomar clases con un profesor que había estado en el Banco de México -y había sido alumno de Milton Friedman. Además, su fina ironía provocaba -risas a cualquiera”.

- López Obrador lo define como “su alteza serenísima” ya que, afirma, el -secretario y su equipo de tecnócratas se comportan con arrogancia. Gil –amante -de la música de Mozart– suelta una leve carcajada y comenta: “No, yo creo -que más bien me llama así porque mido 1.90 metros y soy una persona serena”. -Si hubiera que definir a Gil Díaz, lo más acertado sería decir que su -temperamento y filosofía se adaptan perfectamente al ambiente de la Universidad -de Chicago. En sus aulas se promueve apasionadamente la teoría del libre -mercado y son partidarios de que el Estado intervenga lo menos posible. Gil -Díaz fue el primer Chicago Boy que introdujo al ITAM (mediados de los -años 70) tal forma de pensar la economía.

- El IVA de la discordia
-Ante la renuncia de Agustín Carstens a la SHCP para aceptar el cargo de -subgerente en el Fondo Monetario Internacional (segundo puesto en importancia), -ahora el fiscal de hierro cabildea directamente con el Congreso y es apoyado de -manera eventual por Oscar Levín, viejo lobo de mar del PRI.

- Diputados y senadores coinciden en que Gil Díaz es el pilar de la -estabilidad económica del país y que han llegado a acuerdos trascendentes. -Pero cuando se trata de hablar de imponer el IVA a alimentos y medicinas ellos -saltan y es como si se pusiera en entredicho la soberanía del país.

- El responsable de las finanzas públicas es directo al exponer las causas que -abortaron la reforma fiscal: “Han sido más bien cicatrices de conflictos -políticos anteriores lo que ha impedido llegar a un acuerdo entre los distintos -partidos para llevar a cabo la reforma”. Para Alejandro Gutiérrez, senador -del PRI, “Paco Gil se ha obsesionado con el IVA a alimentos y medicinas y este -es uno de sus errores de estrategia”. El legislador, uno de los fuertes -opositores a este gravamen, considera que el IVA es un mecanismo efectivo de -control pero no de recaudación.

- Sin embargo Gil es un firme creyente de las bondades de aplicar dicho -impuesto. No es para menos, ya que fue el funcionario que introdujo el IVA en -1980, cuando ocupaba la subdirección de Ingresos en la administración de José -López Portillo. Eran tiempos en que el pensamiento de los Chicago Boys -se había filtrado en varias oficinas gubernamentales.

- Por ello, Gil no se cansa de reiterar que “gravar alimentos y medicinas es -cobrarle a la gente que tiene una mayor capacidad económica. Además, -precisa- -aquellos de escasos recursos que incurran en mayores gastos tenemos forma de -compensárselo a través de transferencias en efectivo”.

- Las cifras alegres del Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo -(Pronafide) estimaban que con reformas el incremento de los ingresos tributarios -no petroleros aumentarían de 11% del PIB en 2002 a 13.7% en 2006.

- Manuel Sánchez, de BBVA-Bancomer, considera que bajo este complicado -ambiente político es difícil que se apruebe una reforma. Pero Gil confía que -la Convención Nacional Hacendaria, podría arrojar resultados positivos. El -consejo directivo de la Convención analiza y en su caso tendría que aprobar -por unanimidad la propuesta consensuada de disminuir a 12% la tasa del IVA -siempre y cuando los Estados y municipios apliquen un gravamen a las ventas -finales de 2% y 1% respectivamente. “Las propuestas son razonables, esperemos -que se aprueben pronto” dice Gustavo Madero, presidente de la Comisión de -Hacienda de la Cámara de Diputados. Aunque políticamente se ve difícil.

- El gas, el acero y la IP
-
La relación con los empresarios a lo largo de sus más de 30 años de -servicio en el sector financiero ha tenido altibajos. Durante su etapa como -subsecretario de Ingresos en la administración de Carlos Salinas creó el -impuesto al activo, como respuesta a la creciente elusión fiscal detectada en -las empresas. “Qué raro que una empresa que tiene 20 años en el mercado y -que reporta pérdidas siga en el mercado, eso quiere decir que es muy -nacionalista. Vamos a pedirle entonces un 2% más de nacionalismo”, era el -argumento que daba Gil por aquellos años. Más de dos lo tachan de terrorista -fiscal. Cuentan que un día llegó a su oficina el dueño de Televisa, Emilio -Azcárraga “El Tigre”, para tratar un asunto de impuestos. Mientras -platicaban Gil envío a uno de sus colaboradores para que constatara que el auto -Mercedes Benz del magnate había sido importado de manera legal.

- Desde hace unos meses, la cúpula empresarial del norte de la república se -ha levantado para pedir que se establezca una política gubernamental que -compense los elevados precios del gas natural. Incluso su amigo Pedro Aspe, ex -secretario de Hacienda, le sugirió hace poco alinear los precios de energía -con las tarifas internacionales para elevar la competitividad de las empresas. -“Le falta información a Pedro”, responde Gil con cierta ironía. Se niega a -dar concesión alguna. Su argumento es que desde antes del gobierno foxista, -Pemex les ofreció una cobertura de $4 dólares por millón de Unidades -Británicas Térmicas pero como el precio se encontraba a finales de los años -90 en $1.90 dólares, no hicieron mayor caso. “Varias empresas no tomaron los -futuros, por ello es que cuando actúan imprudentemente luego hacen presiones -políticas”, afirma el funcionario.

- Advierte que la Secretaría no dará privilegios sectoriales. “No hay -razón alguna para justificar un subsidio al gas natural, cuando vemos que por -la inflación los precios de otros productos también están por las nubes. -Tendríamos que darlo también al acero, al zinc, a la plata, al cemento. No -alcanzarían los recursos del país para subsidiar todos esos productos, de -hacerlo tendríamos un quebranto en las finanzas públicas”. Aplaude que -Vitro, Cemex y Apasco sustituyan al gas natural por coque en algunos de sus -procesos.

- El misterioso gasto de inversión
-
Las críticas al presupuesto y a la política económica se han vuelto -lugares comunes. Y cuando se habla de gasto corriente el debate se enciende aún -más. El mismo Pedro Aspe ha recomendado en diversos foros a su maestro reducir -el monto de este rubro. Las cifras alarman: en 2000 este rubro sumaba en -términos reales $898.6 millones de pesos y tres años después, aumentó a -$1,051.4 millones de pesos. El incremento fue de $152.8 millones de pesos (17%). -El gasto corriente representa 2.1% del PIB.

- A Gil Díaz le molesta que a rajatabla le critiquen sin ningún argumento el -manejo de este rubro, de cuya metodología está en desacuerdo. “El gasto -corriente como tradicionalmente lo medimos incluye los apoyos a programas -sociales, gasto en pensiones, gasto en seguridad pública, sueldos de maestros, -médicos y enfermeras. Si eso lo queremos calificar como gasto corriente, pues -sí, ha aumentado mucho”. Carlos Slim propone que estos gastos se separen y se -les llame inversión productiva. “Tiene razón. Su propuesta calza muy bien -con la teoría económica que dice que esa sea una inversión en capital humano”.

- El arrancón final
-
¿Qué hará el secretario de Hacienda desde su trinchera para llevar a buen -término la economía del país al final del sexenio? Es la pregunta recurrente -entre analistas, empresarios y la comunidad internacional y más cuando se -percibe un mayor entorno de volatilidad externo y en lo interno el ambiente -político se complicará en los próximos meses.

- “Es difícil pronosticar los últimos dos años de este gobierno y más con -variables tan volátiles como el precio del petróleo –dice Gil–. Sin -embargo, hasta el momento no hay nada que justifique un recorte al gasto -público ya que el déficit está en línea con lo estimado.”

- Reitera que la disciplina presupuestaria se reforzará. Se seguirá en la -línea de reducir la burocracia en las dependencias públicas. Hasta principios -de este año se había liquidado a 150,000 burócratas y en los próximos meses -se intensificará el programa de retiro voluntario en dependencias como la -Secretaría de la Reforma Agraria y Banca de desarrollo. En gasto -administrativo, se trabajará sólo con lo necesario: “Los menos focos -prendidos [posibles]. Seguiremos eliminando automóviles, choferes, el uso de -celulares y el pago de rentas”.

- Otra de las preocupaciones del fiscal de hierro es promover el crecimiento de -las pequeñas y medianas empresas, que siguen siendo los patitos feos para la -banca privada. “Nunca en la historia de un país en el mundo, los bancos le -prestan a las PYMES, siempre a las grandes”, reconoce Gil. El sueño del -secretario es que al final de 2006 sus nuevos hijos, Bansefi y Financiera Rural, -así como Nacional Financiera, se conviertan en los proveedores activos de -crédito a este marginado sector, que representa ni más ni menos que 80% de la -planta productiva nacional.

- Pocos saben de la admiración que profesa por sus homólogos Pedro Aspe, -Eduardo Suárez y Antonio Ortiz Mena. “Estos son los tres secretarios de -Hacienda de la vida moderna del país. Se les dejó trabajar un sexenio completo -o dos. Pero esto no quiere decir que yo quiera estar otro sexenio más”. Por -lo pronto, se da tiempo para leer “Guns, gems and steel”, de Jared -Diamond, y practicar el ciclismo de montaña. Acepta que Luis Pazos, director -general de Banobras, es mejor en este deporte, “mis respetos al maestro Pazos, -es un campeón”. Entre sus planes al concluir su gestión, es terminar de -escribir un libro sobre las crisis en México. ¿Serán acaso sus memorias? La -pregunta que se queda en el aire es si este hombre llegará a ser tan admirado -como sus antecesores.

Ahora ve
No te pierdas