El juego de ganar

Con el arribo de grandes grupos, el sector toma velocidad y se muestra relativamente inmune a la act
Zacarías Ramírez Tamayo

La oferta de parques de diversiones se ha ampliado notablemente en los últimos años, pero la función apenas comienza. El reto de mantener el interés del público, esencialmente infantil pero no en exclusiva, lleva a la búsqueda de conceptos poco convencionales y a la combinación de fórmulas educativas, de entretenimiento y comerciales.

- -

En el papel estelar se ha colocado Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), atraída por un mercado que, tan sólo en el Distrito Federal y su zona metropolitana, se calcula entre $500 y $600 millones de pesos anuales, o entre ocho y 10 millones de clientes. La empresas apuestan por el volumen: ante el bajo nivel de consumo de los visitantes habituales, buscan inducirlos a repetir la visita.

- -

Por medio de Grupo Mágico (GM), del cual posee la participación mayoritaria desde 1997, CIE se ha enseñoreado en el sector mediante adquisiciones, nuevos desarrollos y alianzas. En menos de tres años conformó un menú de opciones. Comenzó en 1999 con Divertido y Naucalli Mágico, en la ciudad de México, Selva Mágica y Divertido Guadalajara, en la capital jalisciense, y Cici, en Acapulco. Luego agregó a su oferta Planeta Azul y Perimágico, en la capital del país, y al comenzar 2001 adquirió La Feria de Chapultepec, el parque de diversiones más visitado, ubicado en el histórico bosque del mismo nombre.

- -

Una de las características de esta actividad, dicen sus promotores, es su relativa resistencia a los momentos económicos difíciles, como el actual. El incremento de visitantes el año pasado a los parques de CIE –la mayoría de ellos en la república mexicana, aunque también tiene desarrollos en Colombia y Argentina– fue superior a 25%. La mecánica de crecimiento, según la compañía, es adquirir los activos y los derechos que considera necesarios, y mejorar selectivamente los parques conforme a las condiciones del mercado. En La Feria, esta fórmula incrementó en un año en 500,000 personas el número de visitantes, para llegar a 2.2 millones.

- -

Niñópolis

- -

CIE no está sola. Un concepto singular, y hasta ahora único en la Tierra, lo constituye La Ciudad de los Niños, de Amazing Toys de México (ATM), empresa fundada por Luis Javier Laresgoiti y Xavier Ancona. En este centro se reproduce el estilo de vida urbano de clase media hacia arriba, mediante la réplica, a escala, de establecimientos comerciales y de los servicios más comunes. Lo que para pequeños y adolescentes es "entrar" anticipadamente al mundo de los adultos, para los patrocinadores –bancos, hospitales privados, restaurantes, etcétera– es un espacio de difusión de marcas y estilos de consumo.

- -

Desde el arranque, en 1999, la asistencia ha rebasado las expectativas, lo que motivó a sus fundadores a pensar en multiplicar el concepto en distintas ciudades del orbe. Después de diversas peripecias, entre las que se cuenta una malograda alianza con CIE (que produjo la separación de la dupla de fundadores) y la postergación de nuevos proyectos dentro y fuera del país, finalmente podría estar cerca la construcción de sendos parques en las ciudades estadounidenses de Los Ángeles y Nueva York, con un costo promedio de $40 millones de dólares cada uno, y otro en Madrid, España, con una inversión prevista en $15 millones; dos de esos proyectos podrían comenzar a operar a finales de 2003. A inicios de ese año, precisamente, podría también dar arranque la construcción de un segundo parque en la ciudad de México, en el centro comercial Mundo E.

- -

El vínculo entre ATM y CIE se redujo a una licencia para que esta última desarrolle el concepto en determinados lugares. El reparto es así: España para Amazing Toys y Brasil para su ex socio; en Estados Unidos, Los Ángeles y Nueva York para los primeros y Miami para el segundo. Con una asistencia promedio de 35,000 pequeños al mes, La Ciudad de los Niños recibe 80% de sus ingresos de la taquilla, mientras el resto proviene de patrocinadores; sin embargo, alrededor de 60% de la inversión inicial de un nuevo parque es aporta- da por estos últimos, en la réplica de sus establecimientos y en gastos comunitarios, como publicidad. Su papel es crucial: el inicio del proyecto en Mundo E estaba previsto este año, pero la situación de la economía no parece la más propicia para atraer patrocinadores, admite Esteban López, director general de ATM México.

- -

La firma entra en una nueva etapa. La virtual liquidación de las deudas bancarias hace posibles las negociaciones de financiamiento que la compañía lleva a cabo con firmas de capital de riesgo y con particulares, señala el directivo.

- -

La conjugación de entretenimiento y aprendizaje constituye un activo valioso de La Ciudad, opina René Aziz, presidente de Grupo Mágico. Y de la industria. Son conceptos que caminan muy bien en el mundo, señala, de ahí que museos y zoológicos asimilen cada vez más conceptos propios de los parques. Planeta Azul, de GM, va en esa línea. La Mujer Gigante, exposición interactiva de los principales órganos del cuerpo humano, fue una de las muestras de apertura, oportunidad en la que también se exhibieron 28 dinosaurios robot –una demostración de importancia mundial–. Ubicado en el Bosque de Chapultepec, concesión del gobierno de la ciudad de México, Planeta Azul recibe el patrocinio de diversos productos infantiles y escolares.

- -

Los parques con juegos mecánicos siguen teniendo adeptos. En 1999, la estadounidense Six Flags, que opera 39 sitios en Estados Unidos, Canadá, Europa y Australia, compró Reino Aventura –inaugurado en 1982 en el DF–, en $60 millones de dólares.

- -

La compañía no accedió a dar información sobre los resultados de casi dos años de operaciones, durante los cuales invirtió $40 millones de dólares para instalar nuevos juegos, montar escenarios y renovar algunas áreas. Los ingresos anuales de la corporación en Estados Unidos son de $1,000 millones de dólares.

- -

Existe la posibilidad, según expertos del sector, de que los pasos que trajeron a México a Six Flags sean seguidos por Chuck E. Cheese’s, una firma dedicada a la organización de fiestas.

- -

Aziz, en cambio, no cree que otra compañía de la magnitud de Six Flags pueda desembarcar en el país. Los nuevos proyectos demandan altas inversiones, explica, que sólo se justifican en economías con alto poder de consumo. Las grandes empresas, tanto en Estados Unidos como en Asia, compran a las pequeñas, pero su interés está centrado en los países desarrollados. En Latinoamérica, asegura, las que se consolidan son las firmas medianas. Además, las decenas de parques acuáticos y balnearios tradicionales, esparcidos por todo el territorio nacional, constituyen una competencia más visible, concluye el directivo de GM.

-

Ahora ve
No te pierdas