El milagro de Singapur

-

Al igual que Suiza, Singapur es un país casi perfecto. Eso dicen los que saben. Con sólo 625 kilómetros cuadrados de superficie –la mitad de Hong Kong– y tres millones de habitantes, la gente de este país asiático se disputan con los suizos el más alto nivel de vida en el mundo.

-

Eso explica que sus habitantes vivan con la eterna aspiración de comprar todo lo que se pueda. El éxito lo sintetizan con las cinco C: car, cash, condominium, country club y credit card (auto, efectivo, condominio, club de golf y tarjeta de crédito). Y vaya que el éxito aquí puede demostrarse con cifras: en 1960 el ingreso per cápita era de $435 dólares; en 1996 fue de $26,266 dólares.

-

La llamada primera isla “inteligente” en el orbe nació con una planeación bastante pensada: la tercera parte del territorio está construida para la población, otra tercera parte para la industria y el comercio, y el resto está destinado a áreas verdes. Debido a esto último también se le conoce como la “ciudad jardín”.

-

Desde hace 15 años las autoridades de Singapur apostaron al desarrollo tecnológico. Recurrieron a los alemanes para fundar el Instituto Politécnico de Singapur, que desde entonces trabaja de manera estrecha con todas las empresas en las áreas de ingeniería industrial, robótica y automatización, administración de empresas y ciencias de la ciudad. Invitaron a los franceses a participar en la Escuela de Ingeniería Industrial. Llamaron a los japoneses para desarrollar la industria del software. De esta manera, el instituto está vinculado con la capacitación que exige el mundo corporativo.

-

En un país tan pequeño el sistema de construcción de viviendas debe ser sumamente eficaz. Desde 1960 se emprendió un programa muy agresivo para edificar 700,000 viviendas, lo que significa que casi 90% de los habitantes son propietarios de su hogar. Para ello, cada trabajador ha aportado 20% de su ingreso a un fondo especial de vivienda, lo que impide que surjan déficit al respecto (¿a alguien le suena parecido a lo que ha sucedido en la Ciudad de México?). Evidentemente, el crecimiento de la ciudad ya no puede ser horizontal, sino vertical. Es el país de los departamentos (de entre 60 y 70 metros cuadrados), los cuales tienen un costo promedio de $132,000 dólares.

-

La revista Fortune ha destacado varias veces que la ciudad global para los negocios, por excelencia, es Singapur. Las razones: mercado potencial, infraestructura, el aeropuerto más funcional del mundo, excelentes caminos, aceptación de culturas diversas (conviven cuatro razas distintas sin el menor conflicto), seguridad y facilidad de selección y entrenamiento de personal.

-

De acuerdo con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, desde 1987 es la única nación que lleva 10 años continuos con superávit comercial y fiscal, mediante un comercio global de $361,000 millones de dólares. El excedente se utiliza para la preparación de la gente. Baste con señalar que ocupa el segundo lugar mundial en penetración de computadoras personales y el primer lugar en desarrollo de Internet.

-

En Singapur la calidad no es un campaña: es un estilo de vida. El propósito para el amanecer del siglo XXI es que 400 empresas alcancen los más altos estándares de calidad y que por lo menos 3,000 compañías ingresen cuanto menos $100 millones de dólares cada una por concepto de exportaciones.

-

Las reservas internacionales de Singapur ascienden a $108,000 millones de dólares. Al tercer trimestre de 1997, la industria manufacturera creció 9.5%, la construcción 13.4%, el comercio 8.6%, el transporte y las comunicaciones 10.8% y los servicios financieros 11.6%. En ese mismo lapso, la inflación creció 2.3% y el índice de productividad nacional se incrementó 3.5%. En el país con menos paros laborales y menor riesgo de inversión en el mundo, los aumentos salariales se deciden mediante reuniones entre empresarios, gobierno y sindicatos, según el índice de incremento de productividad. Es decir, funcionan los “pactos”.

-

Obviamente todas estas cifras responden a una realidad anterior a la del colapso financiero de Hong Kong, que si bien tendrá sus repercusiones en la cifras macro de Singapur, este será uno de los países menos afectados del sudeste asiático. De hecho, con la caída de Hong Kong puede ahora cumplir con una de sus máximas aspiraciones: convertirse en el primer centro financiero de Asia.

-

Lo que más se critica de Singapur son sus estrictas leyes. El sistema penal es sumamente rígido: existe la pena de muerte para asesinos, secuestradores y narcotraficantes, la violación se condena con 20 años de prisión, el asalto a mano armado con dos a 10 años, el robo de autos y el fraude con siete años, etcétera. Y hay más: fumar en un sitio prohibido equivale a una multa de $500 dólares, tirar un papel en la calle puede costar de $500 a $1,000 dólares, además de que el incauto debe barrer las calles los domingos con un letrero en el pecho que reza: “Soy un mal ciudadano.” Los juristas de esta nación justifican las penas porque señalan que es la única manera de hacer prevalecer el orden social.

Newsletter
Ahora ve
Ivanka, la hija de Trump, tendrá una oficina en la Casa Blanca
No te pierdas