El negocio del miedo

La protección se volvió de pronto un gran negocio y el número de empresas de seguridad privada se
Zacarías Ramírez Tamayo

Las inseguras calles mexicanas son el escenario que la industria de la -seguridad privada requería para robustecer sus escuálidas extremidades. Pese a -que los dedicados a esta actividad concuerdan en que la crisis económica no es -lo único que está detrás de la proliferación de compañías que venden -protección, aceptan que este fenómeno se tornó vertiginoso en los años -recientes. Conforme el miedo fue invadiendo a la población, quienes pueden -pagarlo han recurrido a todos los medios posibles para sentirse protegidos, -desde mandar blindar sus vehículos hasta instalar alambrados electrificados en -sus casas; la demanda de artefactos ha crecido de forma alarmante; la -contratación de guardias personales y para vigilar domicilios privados y -empresas ha ido también en rápido aumento, casi tanto como la delincuencia; de -tres o cuatro compañías que existían a principios de los 80, se calcula que -hoy son más de 2,000 las que se disputan un mercado estimado en $1,600 millones -de dólares.

- Todo lo que hacen estas empresas, en realidad, es ir detrás de una -desesperada demanda. Después de cada noticia impactante en los medios, como es, -por ejemplo, el intento o consumación de un secuestro, las llamadas a las -empresas de seguridad se multiplican. El blindaje es ilustrativo del sentimiento -de vulnerabilidad de la población ante los delincuentes, si bien son muy pocos -los que pueden pagarlo. Por un buen blindaje –porque también los hay de -calidad “patito” hechos por empresas “patito”– se paga de $40,000 a -más de $100,000 dólares, dependiendo si debe resistir calibres de pistola, -rifle o armas de alto poder.

- Mandar blindar el auto de uso diario ha dejado de ser una decisión de -carácter personal, pues cada vez son más las empresas que disponen de estos -vehículos para sus ejecutivos, aun cuando estos no lo deseen. Es posible que -cada año salgan a la calle 2,000 nuevos vehículos ocultando un pesado blindaje -–un mercado que se disputan unas 20 compañías de todos tamaños–. Este -año, las autoridades fiscales aceptaron hacer deducible de impuestos la parte -que corresponde al blindaje en estos vehículos, lo que contribuyó al auge.

- Con excepción de Mercedes-Benz (MB), el blindaje lo realizan empresas -especializadas que suelen estar muy cerca de las agencias automotrices. Las -firmas automotrices prefieren mantenerse al margen para no comprometer su nombre -cuando ocurren los atentados, sobre todo si el blindaje es abatido en el ataque, -dice una fuente de la industria. Un punto de vista que rebaten en MB, que sí -corre ese riesgo, aunque no sin precauciones; lo más relevante es que sólo una -planta, en Sindelfingen, Alemania, está autorizada para blindar los vehículos -que llevan la marca Mercedes-Benz en el mundo. Klaus Boehner, director de ventas -y servicios de automóviles de México, señala que cada año se envían desde -la filial en México un promedio de 110 vehículos para ser blindados.

- No hay nada mejor como un blindaje hecho desde la planta, dicen en MB. -Tampoco hay nada más caro. “Aceptamos que el precio es un argumento de venta, -pero también lo es la calidad”, asegura Alejandro González, gerente de -ventas de automóviles. La empresa lleva décadas haciendo blindajes, un -indicativo de que se puede sobrevivir en territorio minado. Como sea, las ventas -de vehículos blindados de MB en México pasaron de aportar 1.5 de sus ingresos -totales en 1994 a 6% actualmente.

- Al no intervenir las automotrices, el del blindaje es un campo de oportunidad -para sus ex empleados. Jorge Gutiérrez Bringas, director de Sistemas Integrales -de Protección Privada (SIPPSA), es uno de ellos. Con 25 años de experiencia en -áreas de producción de Ford y Nissan en México, Gutiérrez y sus socios -montaron en 1996 un taller en los alrededores del aeropuerto de la Ciudad de -México. Ahí desarman y recubren de acero y polietilenos especiales un promedio -de “tres vehículos al mes”.

- No es un gran número, pero Gutiérrez confía en que sus clientes actuales -lo recomienden entre sus conocidos. La recomendación es la forma como las -empresas de blindaje están llegando a sus clientes o, mejor dicho, como los -clientes están llegando a ellas. Y las agencias de automóviles son de gran -ayuda en esto. En algunos casos el distribuidor y quien hace blindajes han -formalizado su colaboración. Zapata, grupo de cuatro agencias de autos Ford, -estableció hace dos años un convenio con O’Gara-Hess & Eisenhardt -Armoring Company de México, una prestigiada firma estadounidense de seguridad. -Los acuerdos de este tipo se han popularizado en los últimos meses, dice Laura -María de Lourdes Cortés, gerente de blindajes de Zapata. “Es una manera de -ganar clientes mediante un servicio adicional”, refiere.

- Pero el blindaje está pensado para dar una protección momentánea en -situaciones altamente críticas. De hecho, el comportamiento de los materiales -utilizados en ello, en su gran mayoría importados, es tan relevante como el -propio blindaje. La estadounidense DuPont fabrica uno de los más utilizados, -sólo después del vidrio. Es una fibra sintética, de aplicaciones diversas, -bautizada con la marca Kevlar y cuya demanda ha experimentado un aumento -“significativo” a partir de 1994, dice Laura Alvarez, gerente de ventas de -fibras e intermedios. Próximamente la compañía lanzará al mercado un -material destinado a soportar ataques con armas punzocortantes. Kevlar -también es utilizada en la fabricación de chalecos antibalas, cuyos usuarios -han aumentado considerablemente. Por ahora, Dupont provee 70% de la fibra que se -emplea en México y que representa un mercado de $3 millones de dólares.

- En cuanto fue evidente que la policía pública era incapaz de contener la -ola de violencia que se precipitaba sobre bienes privados, no tardaron en surgir -despachos que ofrecen servicios de vigilancia de toda clase, al grado que, -apenas unos años después, “el número de policías de los cuerpos privados -se está acercando rápidamente al de la policía pública”, dice Armando -Salinas, presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Asamblea -Legislativa del Distrito Federal (ALDF). A octubre del año pasado, había 458 -empresas de seguridad privada registradas en la capital del país.

- No se trata sólo de una cuestión de números: esta explosión genera ideas -distintas sobre la manera de concebir a la policía en el país.

- - MUCHAS EMPRESAS, ¿CUÁNTOS EMPRESARIOS?
-
-
Más clara que la lucha contra la delincuencia es la rivalidad entre -empresas estatales y privadas de seguridad, y entre las propias privadas. La -disputa por los clientes ha desatado una guerra de precios que, entre otras -cosas, ha renovado viejos conceptos de seguridad que se suponía estaban -extinguiéndose. “Todavía existe una mentalidad policíaca o militar en la -gente dedicada a la seguridad”, observa Juan Carlos Domenzáin, presidente del -recién creado Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), en la que la -empresa cliente se convierte en un campo de entrenamiento o se le coloca un -policía en cada puerta.

- Contra lo habitual, un policía del Estado tiene mejores salarios y -prestaciones que otro de su mismo rango de una empresa privada, además de que -el proceso de contratación en la primera es más riguroso.

- “La seguridad privada está viciada de origen”, dice Salinas, quien -demanda igualdad en los criterios de selección. Hay una violación constante de -los principios legales, opina, en el hecho de que los guardias personales puedan -andar por las calles armados y sin uniforme, pues “la ciudadanía no tiene -forma de saber si son policías o paramilitares”.

- En opinión del legislador, los policías privados deben desempeñarse -intramuros, como marca la ley. Pero los empresarios de la seguridad privada -piden lo mismo para la policía auxiliar y bancaria, dos grandes corporaciones -bajo el mando del gobierno que venden sus servicios a empresas privadas.

- Alejandro Desfassiaux, vicepresidente del CNSP y quien tiene su propia -empresa de seguridad, llama a esto competencia desleal. Según la constitución -del país, la policía pública debe ser para todos, no sólo para los que pagan -sus servicios. Desfassiaux, un admirador del ex secretario de Gobernación -Fernando Gutiérrez Barrios, asegura que de los casi 90,000 policías públicos -que hay en la Ciudad de México, 50,000 están al servicio de particulares.

- En lo que ambos coinciden es en que la ciudadanía está pagando dos veces -por la seguridad, precisamente cuando los índices delictivos alcanzan niveles -récord. En realidad, hay más cosas que la ineficacia que tienen en común las -policías privada y pública. Detrás de muchas de las miniempresas que están -surgiendo cada día hay un ex comandante de alguna de las corporaciones -estatales. E incluso, hay casos en los que el nuevo empresario no abandona su -cargo público. “Personalmente conozco dos casos”, confiesa un comandante de -la policía auxiliar del DF que pidió no ser citado por su nombre.

- Pero estos son sólo detalles. El verdadero peligro es que los delincuentes -han hecho su aparición en ambas policías. En 1991, antes de fundar una empresa -de seguridad privada, Santiago Tapia Aceves ocupó el cargo de Secretario de -Protección y Vialidad (antecesora de la actual Secretaría de Seguridad -Pública). Hoy tiene una orden de aprehensión girada por autoridades federales -por su presunta participación en la delincuencia organizada. En Aguascalientes, -que también vivió un boom de empresas de seguridad, se ha descubierto -la existencia de bandas que trafican con drogas desde las empresas de seguridad -privada. Una de ellas perdió 80% de sus contratos, de acuerdo con una fuente -del sector, pero sigue operando “gracias al apoyo de alguien en el gobierno”.

- Los propios representantes de las compañías de seguridad aceptan el nivel -de deterioro que hay en su sector. La creación del CNSP responde, de hecho, a -la necesidad de marcar una división entre las empresas serias y las que no lo -son, de modo que el consejo se reserva el derecho de admisión. Y lo ejerce. De -2,600 empresas que se calcula existen en el país, sólo 70 han sido aceptadas. -Con todo, han hecho concesiones: “Las realmente profesionales son 10, cuando -mucho”, acepta Desfassiaux.

- En las compañías de dudosa seriedad, los clientes los clientes se arriesgan -a pagar por ser víctimas. La mayoría de las casas habitación robadas en el -último año, asegura Salinas, están localizadas en sitios donde los vecinos -han cambiado de empresa de seguridad privada. “Son factores criminógenos”, -acusa.

- La gente adquiere cualquier cosa con tal de sentirse protegida, dice Morton -Palmer, asesor en análisis de riesgo.

- El consultor sostiene que la reacción de los mexicanos ante la inseguridad -es de dos tipos: o niegan la realidad –con el clásico “no me va a pasar a -mí”– o los invade un miedo que los lleva a comprar lo primero que tienen -enfrente. Y lo que tienen enfrente, agrega, es a mucha gente metida en un -negocio del que no sabe nada, al lado de otra que no conoce a profundidad y en -detalle la realidad mexicana.

- - GUERRA A LOS MÁRGENES
-
-
Palmer dice que hay un término medio para no caer en la negación de la -realidad ni en la paranoia: poner “más ojo” en lo que está pasando.

- Parte de lo que pasa es que el zafarrancho provocado por el estallido de la -criminalidad ha impedido ver una tendencia que se abre camino desde 1990: la -conformación de una auténtica industria de la seguridad. Tal como ha sucedido -en los países desarrollados desde hace décadas, cada vez más compañías en -México, apremiadas por la apertura de la economía, están adoptando políticas -de seguridad integral.

- El sector de los autoservicios ofrece un claro ejemplo de esto. Hasta que -llegaron las cadenas extranjeras –lo que impuso una drástica reducción en -los márgenes de ganancia– las cadenas mexicanas no pusieron atención en las -altas mermas provocadas por el robo de mercancía a manos de clientes y -empleados. “Es dramático decirlo, pero los porcentajes de merma respecto de -las ventas van de 2 a 5%”, dice Jaime Acosta, director general Sensormatic, -filial de la estadounidense Sensormatic Electronics Corporation, especializada -en equipo y operación de sistemas de seguridad en comercios e industrias.

- En lugar del uso tradicional del circuito cerrado, en el que los guardias -pasan el día contemplando pantallas en un cuarto, Sensormatic programa sus -equipos de grabación de modo que, sin ayuda de nadie, puedan grabar -automáticamente durante la noche, hacer rondines y sólo registrar el -momento en que se abrió la puerta que no tenía porque abrirse o cualquier otro -incidente que no responda a un patrón preestablecido. Con este método, -Sensormatic ha copado entre 65 y 70% del mercado de retail y aumentado su -facturación, actualmente de $9.5 millones de dólares, a un ritmo anual de 60%.

- Como en las tiendas donde Sensormatic tiene instalados sus sistemas –250 en -el país–, la tecnología termina con la concepción de un policía para cada -puerta. “Donde la seguridad funciona bajo este concepto, el responsable de la -seguridad no es el policía –arguye Domenzáin–, sino el presidente de la -compañía. Debe introducir en la estructura administrativa un equipo que se -encargue de la prevención de riesgos, que contemple seguros, planes de -contingencia y emergencias.”

- Las posibilidades de crecimiento sobre la vía de este concepto (y sin negar -que el ambiente de inseguridad brinda oportunidades) son muy altas incluso para -empresas con décadas en el mercado, como Servicio Pan Americano de Protección. -Después de que en este año los conflictos laborales le hicieron perder 30% de -su clientela, esta empresa está ampliando el concepto de simple traslado de -valores. “El (nuevo) enfoque es el proceso en valores: manejar el efectivo de -nuestros clientes, hacer el ensobretado de nóminas y dar un tratamiento -individual a los cajeros automáticos conforme a la demanda que tiene cada zona”, -afirma José G. Ramírez, el recién nombrado director general.

- Para los autos blindados también hay planes. La Asociación Mexicana de la -Industria Automotriz (AMIA) propondrá una norma de certificación de blindajes -en vehículos, pero aun se discute si el objeto de la certificación deben ser -los materiales de blindaje o el auto ya blindado. “Nosotros opinamos que sea -el vehículo”, dicen en Mercedes Benz.

- Las empresas que están tomando en serio el negocio de la seguridad tienen -frente a sí expectativas de crecimiento, independientemente de qué pase con el -tema de la inseguridad. Multisistemas de Seguridad Industrial, propiedad de -Desfassiaux, se prepara para dar dos saltos: a Centro y Sudamérica y, en dos -años más, a la bolsa de valores, dice su director. También se abren -perspectivas para empresas más modestas, como Protección Empresarial (PESA), -de Aguascalientes, que intenta consolidarse como una empresa regional -aprovechando la relocalización de importantes industrias en el estado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Por supuesto, también se están abriendo frentes de competencia. Los -clientes que intenta recuperar Panamericana están alimentando a sus -competidores, en tanto que Sensormatic ya percibe la presencia de una empresa -estadounidense y una francesa que llegan con las “peores” intenciones.

- Todos van juntos. Palmer anticipa que la delincuencia también será más -profesional en el futuro. Lo importante es no instalarse en la paranoia.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×