El negocio que pocos quieren ver

En 2007 se legalizó el aborto en el DF dando pie a un mercado que desde entonces ha movido 36.7 mdd
Alejandro de la Rosa

En 2006, con 25 años de edad y un sueldo de 8,000 pesos mensuales, Yolanda buscó un lugar para abortar. “Fue difícil porque no había la apertura de hoy. Busqué en internet y vi una clínica en la avenida Zaragoza, en la delegación Iztapalapa, que, después supe, clausuraron”. Pagó 6,800 pesos por el servicio. Dos años después, su hermana tomó la misma decisión, pero en un mercado ya legalizado. Pagó 4,000 pesos por el procedimiento. “He visto mucha publicidad. Yo hubiera querido ver algo así en mi situación”, dice Yolanda.

- El 24 de abril de 2007 se aprobó en el Distrito Federal la interrupción legal del embarazo (ILE) hasta las 12 semanas de gestación. Así surgió un mercado formal atendido por el servicio público y el privado. El primero lo presta la Secretaría de Salud del Distrito Federal en 17 clínicas y hospitales públicos sin costo para los habitantes de la ciudad. También reciben a mujeres de otros estados de la República. Una de cada cinco de sus pacientes no es local, y les cobran una cuota de recuperación que varía de acuerdo con su situación socioeconómica.

- Tanto el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) se niegan a dar el servicio en sus hospitales del DF. La justificación para no hacerlo es que su ley no prevé que presten servicios de ILE. Para Pedro Morales Aché, director general de la consultoría médico-legal Medilix, este argumento es falso, pues el ILE tendría que estar contemplado en los seguros de maternidad.

- Desde la despenalización del aborto en 2007 y hasta el cierre de 2010, en los centros de salud del DF se habían realizado 51,584 interrupciones del embarazo. En el sector privado no hay un registro oficial, pero Armando Ahued, titular de la Secretaría de Salud del DF, estima que, probablemente, la cantidad es igual a la que registra el servicio gratuito. Aunque podría ser una cifra conservadora. “Algunos calculan que por cada intervención pública, hay al menos dos en el servicio privado”, dice Morales Aché, de Medilix.

- “El gobierno no recolecta información de los procedimientos que realiza el sector privado”, explica la doctora Fátima Juárez, investigadora de El Colegio de México y representante del Instituto Guttmacher en México, una organización no gubernamental que desde hace cuatro décadas realiza investigaciones sobre salud sexual en colaboración con la Organización Mundial de la Salud. “Los hospitales y clínicas no reportan cuántas operaciones de apéndice hacen en el año y tampoco cuántos abortos realizan (aunque sea legal)”, dice.

- En la clandestinidad, el mercado sigue creciendo. En 2006 se realizaron cerca de 874,747 prácticas de aborto en todo el país, según un estudio del Instituto Guttmacher. En ese año, la tasa de abortos era de 33 mujeres por cada 1,000, cuando en 1990 era de 25. El hallazgo que sustenta esta tendencia es que el uso de los métodos anticonceptivos permanece bajo entre las mujeres jóvenes. El instituto afina los últimos detalles de un informe sobre estimaciones de aborto inducido por estado y edad en México que publicará en abril de 2011.

- Brota un mercado
Las 13,404 interrupciones legales que se realizaron en hospitales públicos del DF en 2008 representaron para el gobierno capitalino un costo de 14.5 MDP, según un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública. Esto quiere decir que cada procedimiento le significa al gobierno que dirige Marcelo Ebrard un gasto de alrededor de 1,080 pesos en promedio.

- En las clínicas privadas se ofrece el servicio con un amplio rango de precios. El más económico (3,000 pesos) generalmente corresponde al procedimiento por medicamento que es efectivo antes de las nueve semanas de gestación. En seis de cada 10 interrupciones de este tipo se usan medicamentos cuya sustancia activa es el misoprostol, que suele recetarse para la prevención y el tratamiento de úlceras gástricas. El precio más alto (12,000 pesos o más) corresponde a los paquetes que ofrecen hospitales y clínicas en donde es necesario realizar procedimientos quirúrgicos, como la aspiración manual endouterina o el legrado uterino instrumentado.

- En 2010, las 16,906 interrupciones que realizó el sector público sumadas a las que se estima efectúan las clínicas y hospitales privados (por lo menos una cifra similar) representaron un valor de mercado de casi 12 millones de dólares (MDD), de acuerdo con un cálculo de Expansión en el que se consideró un costo promedio de 90 dólares por el procedimiento en el servicio público y de 623 dólares en el privado. En los casi cuatro años que tiene el mercado formal público y privado del aborto en México, limitado al DF, ha movido 36.7 MDD.

- La ginecóloga Josefina Lira considera que en el país hay dos perfiles de mujeres entre las que tienen un embarazo no planeado y que deciden interrumpirlo por voluntad o por indicación médica: de 13 a 22 años, y mayores de 35, una tendencia similar a lo que ocurre en Estados Unidos. Según datos de la Secretaría de Salud del DF, 46% de las interrupciones se realizan en mujeres de entre 18 y 24 años, 21.4% entre 25 y 29 años y 14.1% entre 30 y 34 años. El resto se atomiza.

- Antes de la aprobación en el DF, además de las prácticas clandestinas, las mujeres optaban por servicios privados de aborto en EU, donde es legal. Estas clínicas han registrado una baja en sus pacientes en los últimos meses, aunque otros factores podrían estar contribuyendo a la pérdida de clientela. Gerri Laster, administradora ejecutiva de la clínica Reproductive Services, que practica abortos legales en El Paso (Texas), lo atribuye más a la inseguridad en las carreteras del norte de México, y a la falta de visa, que a la autorización del ILE en la capital mexicana.

- Hasta mediados de 2010, esta clínica recibía a unas 60 personas por mes, principalmente de los estados vecinos, Chihuahua y Sonora. Actualmente acuden entre 20 y 40. Cada semana, Reproductive Services factura 22,000 dólares, en promedio, por las 100 mujeres que solicitan sus servicios. En ese país existen unas 50 clínicas similares.

- Al gusto del paciente
“No compartimos información sobre el número de abortos, por discreción”, dice la recepcionista de una clínica privada en la Ciudad de México. Se levanta y camina con el teléfono inalámbrico en la mano. Sabe que no puede perder ni una llamada. Si atiende de buena manera, es probable que en los siguientes días llegue como paciente la persona que llamó.

- El servicio es la clave de esta clínica ubicada en la colonia Postal, en la capital del país. Es una de las cerca de 15 clínicas privadas que aprovechan este nuevo negocio en la ciudad, aunque sea a la sombra de un mercado clandestino a nivel nacional considerablemente mayor, según el Instituto Guttmacher.

- Pero, aun así, el negocio da hasta para la especialización de servicios. Luisa García es la  directora de Clínicas Profem, una cadena con dos sucursales donde se practica el ILE y a cuyas puertas se han manifestado grupos de personas que se oponen a su actividad.

- “Con las clínicas estamos dando oportunidades a la gente de tener un servicio con toda la seguridad, con médicos especialistas, en quirófanos, bien tratados. Se da toda la orientación legal”, explica García, quien representa a un grupo de médicos inversionistas que en 2007 vio la posibilidad de ingresar a un incipiente mercado formal con la idea de ofrecer atención de mujeres para mujeres, como han promovido sus servicios.

- La primera sucursal la abrieron en la calle Dr. Vértiz de la colonia Doctores en marzo de 2008. “En esa época éramos muy pocas las clínicas privadas que ofrecíamos el servicio. Unas cuatro”, recuerda García. Ahora hay al menos cuatro veces más, aunque duda de su seriedad. “Unas ofrecen el servicio a un precio muy barato”, dice, y destaca que la gente debe aprovechar que al ser legal puede escoger mejor. En la clínica que administra, los precios van de 4,000 a 6,000 pesos, más consultas adicionales y medicamentos.

- A diferencia de lo que ocurre en los hospitales públicos, donde 75% de las pacientes son originarias de la Ciudad de México, en Profem la mayor parte proviene del interior de la República, muchas de Monterrey, NL.

- Con la finalidad de atender un nicho de mayor poder adquisitivo, Profem abrió una segunda clínica el año pasado en la colonia Nápoles donde ofrece servicios exclusivos. En 2012 quiere inaugurar una más. Incluso ya incursiona en una especie de turismo médico, pues muchas pacientes de fuera le piden recomendaciones de hoteles o transporte. “Vamos por ellas a las terminales de autobuses o aeropuertos. El costo es de 500 pesos más”, explica García.

- El concepto de ‘turismo abortivo’ surgió en los años 50 y 60 cuando en España y EU aún no era legal la interrupción del embarazo y las personas viajaban a Japón o a Inglaterra para realizarlo.

- Pero es difícil clasificar el fenómeno en México como ‘turismo abortivo’. La máxima característica del turismo médico es la búsqueda de mejores costos, y aunque en el DF los precios son menores que en el mercado informal, la gran diferencia es que es la única entidad donde es legal, apunta Morales, de Medilix.

- Hace tres meses, el abogado acudió a la Universidad Autónoma de Zacatecas a dar una charla sobre el aborto. En una de las láminas mostró el costo del servicio de ILE en una clínica privada: 4,000 pesos. Un médico en el auditorio le comentó que, con ese precio, a una mujer de Zacatecas le salía más barato incluso viajar al DF en avión para interrumpir su embarazo, que pagar por un aborto clandestino en esa entidad. Morales recuerda una clínica clandestina de la colonia Obrera en el DF que cobraba 15,000 pesos por el procedimiento.

- En el DF no hay un plan para promover el servicio como turismo médico. “Sería remoto que promoviéramos el turismo de abortos para que vengan muchachas de otro estado o del extranjero por lo controvertido del tema”, dice Juan Carlos Arnau, director del Programa Estratégico de la Secretaría de Turismo del DF.

- Pero el mercado empieza a ser detectado por inversionistas foráneos. Los representantes de un grupo español que ya han tenido acercamientos con algunas clínicas del DF, quieren crear un símil de la asociación que tienen en su país, la cual agrupa a más de 30 establecimientos.

- (Con información de Marco Payán.)

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

-

- -
PRIMEROS INDICADORES
-

- 874,747 abortos se realizaron en todo el país en 2006 por razones - médicas o de manera ilegal.
-
- 51,584 abortos legales se han practicado en el servicio público del DF - desde su aprobación en abril de 2007.
-
- 34% del total de los abortos legales realizados en clínicas públicas del - DF se han efectuado en el Centro de Salud T.III Beatriz Velasco de - Alemán, en la delegación Venustiano Carranza.
-
- 3,000 pesos, aproximados, cuesta el ILE más barato en una clínica - privada.
-
- FUENTES: SSGDF, Sistema de Información Interrupción Legal del Embarazo (ILE), - Instituto Guttmacher, El Colegio de México y el Population Council.
Ahora ve
Cristiano Ronaldo declarará el 31 de julio por presunto fraude fiscal
No te pierdas
ç
×