El nipón más ambicioso

México seduce a la firma japonesa: cada día vende más autos, y es lugar perfecto y cercano a EU p
Steve Downer

Toyota inauguró hace pocos meses su primer planta de camiones en México con -excelentes augurios: tímidamente y en menos de dos años, logró conquistar -1.6% del mercado local de autos y camiones ligeros.

- A pesar de que la empresa comenzó a vender sus modelos a mediados de 2002, -en pocos meses se hizo espacio entre la competencia.

- El año pasado se quedó con 1% del mercado (vendió 9,839 vehículos de los -977,870 que se vendieron en total)  y sólo en los dos primeros meses de -2004, tras colocar 2,726 unidades, aumentó su participación a 1.6%.

- El crecimiento fue gradual, una estrategia que caracteriza a la marca nipona -en todo el mundo. Con la misma paciencia oriental, Toyota consiguió quedarse en -sólo 25 años con el segundo puesto en ventas en Estados Unidos.

- Con los datos en la mano del creciente nivel de ventas en México, no son -pocos los ejecutivos de la empresa y proveedores que afirman que en cinco años -venderán  10 veces más que hoy, unos 100,000 vehículos al año.

- Para el analista Armando Soto, presidente de Kaso & Asociados, asesores -de empresas y gobiernos, la meta es demasiado optimista.

- “En 2008 el mercado nacional será de unos 1.2 millones de autos anuales, -de los cuales 50,000 serán vehículos Toyota”, pronostica y agrega  que -“las cosas podrían cambiar sólo si se introducen sistemas de crédito más -agresivos o si la economía mexicana tuviera un crecimiento espectacular”.

- Sin duda el financiamiento de vehículos es uno de los pilares más -importantes para sostener el crecimiento de una marca. Por ello los japoneses -casi simultáneamente con la ubicación de sus distribuidores, pusieron en -marcha la Toyota Services de México, una compañía creada para diseñar -atractivas operaciones de financiamiento y seguros, que es subsidiaria de dos -grandes ramas mundiales de la marca: la Toyota Motor Credit Corp. y Toyota Motor -Insurance Services.

- No sólo ruedas, también ladrillos
-
México es un destino al que Toyota apuesta en dos vías: por el mercado -interno de vehículos y por la cercanía con Estados Unidos para montar en el país -plantas de ensamblaje de camiones.

- “Ellos comenzaron a mostrar interés en el mercado mexicano en 1990. Querían -conocer el sistema de distribución del país porque ya sabían que iban a -entrar. Recuerdo que nosotros le recomendamos que lo más conveniente sería -manufacturar aquí”, recuerda Armando Soto, quien por aquellos años era -director de Estudios Económicos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de -Autos (AMDA).

- Los consejos cayeron en terreno fértil.

- En enero de 2002, Toyota Motor Manufacturing North America (TMMNA), la división -de manufactura de la empresa, anunció que montaría en Tijuana una planta para -producir cajones de carga (truck boxes) para su modelo de camión ligero Tacoma, -el cual también podía ser ensamblado en esta fábrica de Baja California.

- Hoy, la planta terminada impacta por su tamaño: el terreno en el que está -montada equivale a 218 canchas de futbol y significó un desembolso de unos $140 -millones de dólares.

- Falta poco para que el gigante despierte. La empresa comenzará a finales del -verano a producir unas 180,000 cajas de carga al año. En diciembre, la planta -sumará el ensamble de los camiones Tacoma. Esta área de producción -tendrá una capacidad de producción de 30,000 unidades al año. Esta miniciudad -Toyota dará empleo a 700 personas en forma directa y a otras 80 en forma -indirecta, a través de proveedores.

- No obstante la alegría generalizada por la inversión de Toyota en Tijuana, -es muy persistente en el país la sensación de que se nos fue el pez gordo.

- Para finales de este año TMMNA habrá terminado la preparación de otro -terreno en San Antonio, Texas, tres veces más grande que el de Tijuana.

- Ahí Toyota construirá una planta que demandará varias veces el presupuesto -asignado para su división productiva en México: unos $800 millones de dólares.

- La fábrica estará lista en 2006 y servirá para ensamblar unos 150,000 -camiones Tundra (una pickup grande) al año.

- México competía con San Antonio y otras ciudades de la Unión Americana -para acomodar la planta, pero en febrero de 2003 la decisión ya estaba tomada y -los yens tuvieron como destino Texas.

- “Nos faltó competitividad. El gobierno pudo haberles ofrecido más -concesiones fiscales, por ejemplo”, se queja Luis Álvarez, presidente del -Consejo Automotriz de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación -(Canacintra). A pesar de la decepción, el funcionario entiende la lógica de -Toyota en la decisión de construirla en Texas. “Los tejanos compran más -camiones que en cualquier otro lugar de los Estados Unidos”, asevera.

- Manuel González, director de Manufactura de Visteon México, uno de los -principales proveedores de Toyota, también lamenta la oportunidad perdida.

- “A México le faltó la agresividad necesaria”, afirma.

- Desde Toyota México sale una explicación más políticamente correcta: -“es poco probable que se hubiera planeado una segunda planta en México -mientras todavía la primera estaba bajo construcción. La filosofía de Toyota -a menudo se describe como paso por paso”.

- ¿Más negocios?
-
Pero, ¿cuáles son los próximos pasos del gigante nipón en tierras -aztecas?

- “Seguramente consolidará más y más operaciones de ensamblaje en el país. -La principal razón es la existencia en California de una legislación, cada vez -más estricta, a favor del aire limpio”, afirma Armando Soto.

- “Los asiáticos siempre actúan con cautela. En un principio nunca ponen -todos sus huevos en una sola canasta. Toyota fomenta relaciones de largo plazo -y, en tratos con sus socios, busca la forma de que todos se beneficien -mutuamente”, afirma Luis Álvarez, presidente de Grupo Aloymex, productor de -tanques de combustible para camiones.

- Fujio Cho, presidente de Toyota, afirmó hace poco en un discurso que -aumentará la capacidad para producir y desarrollar nuevos productos fuera de -Japón.

- “Para evitar dependencia de un mercado regional en particular, -continuaremos con nuestra política de desarrollar operaciones que logren un -balance entre Japón, América del Norte, Europa y otras regiones. Al mismo -tiempo, aumentaremos nuestras operaciones en áreas geográficas que no han sido -desarrolladas plenamente”. ¿Estaría hablando de México?

Ahora ve
No te pierdas