El (otro) año de incertidumbre

-
Joaquín Fernández Núñez

Hace 12 meses, durante la elaboración del pasado informe “Dónde invertir -en 1998”, en Expansión escribimos que todo apuntaba a que el año que -ahora concluye sería un buen periodo para la recuperación económica y, con -ella, habría una sensible mejoría en las posibilidades de inversión. En un -entorno favorable a la estabilidad como en el que se vislumbraba para México en -ese entonces, el mercado de renta fija se veía menos apetecible y el mercado -accionario parecía una opción aceptable –eso sí, siempre con la debida -cautela– para obtener mejores rendimientos.

- Un año después, el resultado se reveló exactamente contrario al previsto: -el tipo de cambio del peso y las tasas de interés se dispararon y la bolsa se -desplomó. Nadie predijo un descenso tan brutal en los precios internacionales -del petróleo, ni un conato de crisis global como el que vivimos, con un -recrudecimiento de la crisis en el sudeste de Asia, la dramática caída -financiera de Japón y el patético derrumbe económico de Rusia.

- Con todo ello, no es de extrañar que la gran mayoría de aquellos que -dejaron de lado la renta fija para apostar más fuerte por la rentabilidad -variable terminaron por encontrarse con un enorme agujero en sus portafolios. -Apenas tres (Estrategia Bursátil, BBV y Bancomer) de los casi 100 fondos de -renta variable que existen en México registraron un rendimiento acumulado -positivo.

- ¿Qué esperar, pues, de 1999? Parece que no hay bola de cristal que -proporcione un pronóstico certero. Puede que continúe la inestabilidad -financiera mundial, o puede que se calme. Puede que la economía de Brasil salga -indemne de sus malos augurios, o puede que finalmente muerda el polvo. La única -certeza creíble de cara al año entrante se resume en un concepto: la más -absoluta y total... incertidumbre.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- A este contexto mundial hay que agregar el complicado panorama político -mexicano, con un Congreso que no se pone de acuerdo en los presupuestos -oficiales o las soluciones a los problemas financieros del país, amén del cada -vez más cercano certamen sexenal por la presidencia que se juega en el 2000.

- No se trata de dejar el dinero en el colchón, pero todo indica que la -extrema cautela será el mejor consejo a seguir en las decisiones de inversión -para el año entrante. La predilección por la renta fija con plazos cortos en -la inversión puede verse como una de las opciones más sensatas y redituables. -Al menos, hasta que se vislumbre una luz clara al final del túnel que -clarifique la posibilidad de apostar sin tanto riesgo y entrarle a un mercado -accionario claramente subvaluado que pide a gritos una recuperación. Y -esperemos que, al contrario de lo acontecido en el terrible 1998, esa luz no sea -de nuevo un espejismo.

Ahora ve
La reina Isabel II visitó en el hospital a las víctimas del ataque en Manchester
No te pierdas
×