El otro Cafta, el político

Los beneficios económicos están claros y ahora hasta los grupos más radicales se han unido a favo

El argumento intelectual a favor del libre comercio está claro. En los -modelos ideales de los economistas, la remoción de las barreras comerciales -lleva a una mayor prosperidad. Pero las cosas son un tanto más complicadas en -el mundo real.

- El Congreso estadounidense finalmente ratificó el Acuerdo de Libre Comercio -de América Central (Cafta) tras una larga batalla política. De los seis -signatarios del acuerdo, ya lo han ratificado El Salvador, Honduras y Guatemala. -A pesar de los obstáculos políticos que aún subsisten, Costa Rica, Nicaragua -y República Dominicana parecen determinados a hacer lo mismo en los próximos -meses.

- Pero, como en Estados Unidos, las razones para su ratificación (y sus -efectos principales) posiblemente sean más políticas que económicas. Tal como -lo sugirió el Banco Mundial, un gran defensor del Cafta, pronosticar los -efectos económicos del tratado es más arte que ciencia. Los que están a favor -del libre comercio ven surgir los beneficios, mientras que los proteccionistas -pronostican el desastre para los pobres de la región. Pero es poco probable que -el Cafta provoque cambios repentinos. Más de 80% de las exportaciones de la -región a EU ya están libres de impuestos como consecuencia de los acuerdos -regionales y bilaterales aprobados en los 80.

- Paradójicamente, es probable que el impacto más grande de este tratado -comercial no sea en el comercio como tal, sino en la inversión, dice Sydney -Weintraub de la agencia estadounidense Centre for Strategic and International -Studies (Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales). Quizás el alza -provenga no sólo de los inversionistas estadounidenses, sino también de los -europeos y asiáticos, que ven al tratado como una señal de estabilidad. Si se -dieran aumentos en las inversiones similares a los que se hubo en México a -raíz del TLC, esto resultaría en un auge económico en una región cuya -infraestructura sigue siendo muy básica. Nicaragua, el más pobre de los socios -del Cafta, aún carece de carreteras pavimentadas que lleguen a su costa -atlántica.

- Aún en el peor de los casos, sería valiosa la estabilidad en sí, sostiene -Jorge Mario Martínez-Piva, economista de las Naciones Unidas de la Ciudad de -México. Ciertamente, Jaime Rivera, del banco Bladex, cree que el Cafta hará -que las industrias de la región sean más competitivas y más dispuestas a ser -observadas. Esto, pronostica el analista, conducirá a un círculo virtuoso que -forzará a los gobiernos a ser más abiertos dada la presión de las industrias. -Otro posible beneficio es un incremento en el comercio interregional.

- Con la excepción de Costa Rica, las economías de la zona dependen -fuertemente de EU, donde en todos los casos, las exportaciones a este país -significan la mitad del comercio total. Roberto Artavia Loria del INCAE, la -escuela de negocios líder de la región, apunta que el Cafta eliminará muchas -de las actuales barreras no arancelarias que existen para el comercio -interregional, permitiendo de este modo el crecimiento en materias primas como -aceites y lácteos. También es probable que las crecientes presiones -competitivas obliguen a las economías de la región a diversificarse y alejarse -de las materias primas y aproximarse a los sectores de valor agregado. “No se -puede intercambiar arroz por Toyotas”, asegura Artavia.

- El resto de los impedimentos políticos parecen mane-jables. Si bien las -opiniones están divididas en América Central, el sentimiento antipolíticas de -libre comercio no es tan fuerte como pensarían los activistas -antiglobalización. El mes pasado un sondeo de opinión mostró que 47% de los -costarricenses encuestados creen que el Cafta aportará beneficios económicos -(si bien, hay que admitirlo, esta cifra está por debajo de 59% de hace un -año), mientras que 45% piensa que el tratado aumentará la pobreza.

- En Nicaragua, el Cafta está provocando nuevas tensiones en la tenue alianza -entre los sandinistas, de izquierda, que se oponen al tratado, y los liberales, -de derecha, que lo apoyan. Sin embargo, en una clara muestra de la estabilidad -política Daniel Ortega, jefe del sandinismo y líder de Nicaragua durante los -amargos años de la Guerra Civil de los 80, ha prometido acatar los términos -del tratado si se ratifica y si su partido gana las elecciones de 2006 (lo cual -no es inverosímil). Los recuerdos del embargo comercial impuesto por Estados -Unidos durante los años de la Guerra Civil, permanecen vívidos en Nicaragua, -lo cual lleva hasta a la izquierda a pensar que las restricciones impuestas por -el Cafta a EU podrían resultar útiles.

- Quizá Panamá siga el ejemplo de sus vecinos con un pacto comercial -bilateral con EU en los próximos seis meses. Ambas partes sostienen que el -acuerdo estaba avanzado pero que se ha demorado, mientras que el Cafta estaba -pendiente.

Ahora ve
No te pierdas