El precio de la desigualdad

A la hora de iniciar una aventura de negocios, los emprendedores piensan primero en las zonas centro

Como territorio de negocios, México se caracteriza por la falta de igualdad entre sus diversas áreas. Para el empresario local o extranjero, la elección del lugar donde se desarrollará la actividad comercial puede convertirse en una decisión sumamente complicada. Las diferencias en infraestructura que existen entre las zonas norte, centro y sur del país no son menores, y pueden marcar la suerte de cualquier iniciativa corporativa.

-

Alejandro Ramírez Magaña y Michael Porter, de la Harvard Business School, estudiaron el problema de la divergencia regional y la competitividad microeconómica en México. El trabajo de los investigadores describe las condiciones que generaron el desigual desarrollo de las áreas económicas del país y ofrece algunas ideas para impulsar el crecimiento de las menos favorecidas. Enseguida, Expansión presenta en exclusiva un resumen de las conclusiones de la investigación.

-

Una enfermedad llamada inequidad
La desigualdad en los ingresos se ha incrementado significativamente desde que México se integró al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) en 1986. Las divergencias entre las economías de las regiones mexicanas también crecieron sustancialmente durante dicho periodo. De hecho, uno de los factores que impulsa el aumento en la disparidad en ganancias es, precisamente, el incremento en la diversidad del  desarrollo del territorio.

-

  En ese sentido, es posible descubrir una sólida relación entre el ingreso per cápita y la calidad de las bases microeconómicas de cada zona. Así, las áreas con pobres condiciones en este sentido, que se reflejan en el grado de  sofisticación de las operaciones de las compañías, así como en la calidad del ambiente de negocios, también son las que tienen menores ganancias por persona. Por otro lado, las condiciones del entorno económico en pequeña escala están directamente relacionadas con la presencia de centros manufactureros (clusters).

-

Las áreas con bases microeconómicas más fuertes cuentan con más y mejores de ellos, en comparación con las más débiles.

-

En términos de contexto microeconómico y desarrollo de clusters se detecta una enorme brecha entre el norte, el oeste, la zona de la ciudad de México y el resto del país. Mientras que el primer grupo posee buenos ambientes y una importante presencia de centros manufactureros, el Golfo de México, Yucatán, el centro y el sur del territorio mexicano muestran una situación totalmente distinta: endebles condiciones microeconómicas y prácticamente sin presencia de algún cluster de relevancia nacional o internacional.

-

Caminos incompletos
Cerrar las grietas que existen entre el norte y el sur del país es uno de los retos más importantes que actualmente enfrentan sus autoridades. Revertir esta tendencia resulta vital para el desarrollo. Y no sólo por cuestiones de equidad, sino porque la continua polarización podría amenazar la estabilidad social, como lo demostró en 1994 el levantamiento zapatista en Chiapas. Para evitar que la brecha de desarrollo crezca aún más, el gobierno mexicano puede realizar varias actividades.

-En primer lugar, resulta fundamental invertir en infraestructura con el fin de aumentar la competitividad de las regiones atrasadas. Si uno observa un mapa de México, de inmediato resulta evidente que las redes carretera y ferroviaria conforman un circuito cuyo centro es la ciudad de México. En términos de estas últimas, muchas de las poblaciones de Guerrero y Oaxaca, así como la zona norte de la costa del Golfo están completamente desconectadas. Como resultado, todos los embarques de la parte sur del territorio y de Yucatán tienen que pasar por el centro del país para llegar al mercado estadounidense; en lugar de viajar a lo largo de la línea costera hasta la frontera con Texas.

-La red carretera está menos fragmentada que la de ferrocarriles, pero es relativamente débil en las mismas áreas. Particularmente, no hay autopistas de cuatro carriles en el norte del Golfo de México, y tampoco están disponibles en el litoral del Pacífico de Guerrero, Oaxaca y Chiapas. La pobre infraestructura de comunicaciones del sureste excluye a importantes segmentos de varios estados de la posibilidad de realizar actividades comerciales y al mismo tiempo incrementa significativamente los costos del transporte para aquellas áreas que cuentan con acceso a la red de transportación. Evidentemente, esta situación inhibe el establecimiento en tales sitios de compañías que desean producir para el mercado nacional o para el de exportación.

-

Educación e igualdad política
El segundo tipo de medidas que el gobierno mexicano puede instrumentar para reducir las brechas regionales tienen que ver con la formación de capital humano. El sureste del país tiene los peores indicadores nacionales en educación y salud. Adicionalmente a la continua descentralización del gasto público, la administración debe invertir más en instrucción técnica y de nivel superior, así como en centros hospitalarios y clínicas. Se puede explorar el uso de nuevas tecnologías para habilitar educación a distancia en comunidades aisladas de Oaxaca y Chiapas.

-

En tercer lugar, algunas de las políticas públicas que se dan en contra de las regiones de sureste tienen que ser eliminadas. En particular, el importante subsidio eléctrico para bombear agua con fines de irrigación  beneficia principalmente a los agricultores de altos ingresos de los estados del centro y norte del país. En 1999, Guanajuato, Sonora, Chihuahua y Coahuila captaron más de 52% de la subvención eléctrica, mientras que los estados sureños sólo obtuvieron 2.7% de ella. Además las entidades del sureste sólo captaron 8.6% del apoyo agrícola para granos básicos, a pesar de que cuentan con 44.6% de la población rural del país y 22.5% de la que trabaja en la agricultura. Si se desea aminorar la inequidad regional, se deben eliminar las medidas que favorecen al norte a expensas del sur.

-

La alternativa: el eco-turismo
Conviene estimular el desarrollo de nuevas actividades productivas que se basen en las ventajas competitivas de los estados del sureste. Durante las pasadas tres décadas, México ha sido extraordinariamente exitoso en la promoción del turismo costero. Playas de descanso como Cabo San Lucas, Puerto Vallarta, Manzanillo, Ixtapa, Acapulco, Huatulco, Cancún y Cozumel atraen a millones de visitantes cada año. Muchos de estos centros de descanso fueron creados como parte de una estrategia nacional para convertir al turismo en una de las principales actividades económicas del país. En ese sentido, la región del sureste posee algunos de los sitios de mayor belleza natural y cultural de México, lo cual supone un gran potencial. Los desarrollos de Cancún, Cozumel y Playa del Carmen en la Península de Yucatán ya atraen a millones de turistas cada año. Los estados de Chiapas, Oaxaca y Veracruz cuentan con numerosos sitios arqueológicos y de encanto natural que podrían comercializarse en el creciente nicho del eco-turismo. El Cañón del Sumidero, las cascadas de Agua Azul, las lagunas de Montebello y los rápidos de Veracruz son ideales para los amantes de este tipo de actividad.

-Los numerosos asentamientos prehispánicos de las tradiciones maya, zapoteca y olmeca –como Monte Albán y Mitla en Oaxaca, Palenque y Bonampak en Chiapas, El Tajín en Veracruz y La Venta en Tabasco– podrían atraer a un visitante más sofisticado. Asimismo, estos estados también cuentan con varios de los pueblos coloniales mejor conservados, como la ciudad de Oaxaca y San Cristóbal de las Casas en Chiapas. Entidades que se podrían beneficiar enormemente del turismo cultural son Zacatecas, en la región centro del país, Michoacán, Querétaro y Guanajuato, en la región del Bajío.

-El gobierno podría facilitar la expansión de otras industrias nacientes que están aprovechando las ventajas competitivas locales. La horticultura y la floricultura, por ejemplo, se están practicando en Chiapas con un grado moderado de éxito. No obstante, el estado no podrá rivalizar contra otros importantes exportadores de flores –como Colombia– hasta que se desarrolle en el lugar una mejor infraestructura de transporte. En dicha industria, un día más en el tiempo de traslado puede marcar la diferencia entre ser competitivo y no serlo.

-

Un ejemplo: el cluster tapatío
Por otro lado, el centro manufacturero de Guadalajara se ha beneficiado sustancialmente de la membresía de México al TLC y ha experimentado un dramático crecimiento desde 1994. A pesar de su gran progreso, este cluster no se ha enraizado y sigue dependiendo fundamentalmente de los componentes extranjeros en los servicios y la tecnología. Un importante esfuerzo se está desarrollando en Guadalajara –con la participación del gobierno del estado, las compañías de electrónica, el Consejo Nacional de la Industria, las universidades locales y centros de desarrollo– para profundizar los vínculos con el complejo de electrónica de la capital de Jalisco.

-

El gobierno de la entidad ha jugado un papel importante en la promoción  de abastecedores locales para el llamado valle del silicio mexicano. Sin embargo, se requiere un esfuerzo mayor a fin de introducir a los proveedores nacionales a las muy competitivas, exigentes en capital y altamente globalizadas industrias de cómputo y telecomunicaciones. En particular, nuevas fuentes de crédito tienen que ser encontradas, ya que el financiamiento de los bancos del país todavía es restringido, a causa de que el sistema bancario no se ha recuperado totalmente de la crisis de 1995.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La administración federal debe contribuir a la creación de programas especializados de educación y entrenamiento, así como establecer esfuerzos domésticos de investigación universitaria que estén orientados a tecnologías relacionadas con el cluster. Finalmente, es deseable que el gobierno estatal, en coordinación con las dependencias federales, patrocine la evaluación independiente, la certificación de producto y la calificación de servicios para los artículos y servicios que provee el centro manufacturero.

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×