El que nunca pidió crédito

-
Gabriela Ruiz

El presidente del Consejo de Administración de Banamex repasa un rato -cuando se le pregunta si alguna vez pidió prestado al banco. Hace memoria y -emite un escueto “no”. Cuestionado sobre qué le gusta hacer en su tiempo -libre contesta ipso facto: llevar a su hijo de cuatro años al zócalo -oaxaqueño. “A comer chicharrones con chile y helados de limón”. Por -supuesto, su hijo Santiago es ya todo un beisbolista y comparte la pasión por -ese deporte con su papá.

- Tras una destacada trayectoria en la historia -financiera mexicana del siglo pasado, Alfredo platica cuatro horas en una de sus -fundaciones, con la iglesia de Santo Domingo a sus espaldas. Dizque se retiró. -El hombre llega a la entrevista después de un partido de tenis. En la tarde va -a jugar béisbol con Santiago y trabaja tiempo completo en sus fundaciones y -proyectos filantrópicos. Tiene más inquietudes que un joven de 20 años. No -parece haber vivido lo que le tocó vivir.

- Su padre murió cuando Alfredo tenía tres -años. Su mamá, Suhad Helú, sacó a sus tres hijos adelante. Vendía muñecas -e hilos para coser. Debido a la estrechez económica, Alfredo comenzó a -ayudarle a vender hilos, tarjetas de Navidad y suscripciones a Excélsior -desde que tenía 10 años. A falta de dinero, la mamá iba a pedir becas -escolares. Alfredo completó su escolaridad becado hasta que ingresó a la UNAM -a estudiar Contaduría.

- Esta laboriosa trayectoria le enseñó que la -única manera de alcanzar los objetivos es a través de la disciplina y la -constancia. “Por eso digo que mi mamá es mi mejor manager. Ella nos -enseñó a llevar la misma disciplina en la escuela que en la casa.” Salía a -tomar camiones y tranvías para estudiar y trabajar. ¿Se imaginó aquel chamaco -que alguna vez sería un inversionista exitoso?

- “Nunca pensé en lo que iba a ser. Las cosas -se fueron dando… estudié para contador público porque era la carrera de moda”. -Al terminar la universidad estaba trabajando para el negocio de un familiar. -Inesperadamente le ofrecieron un puesto en Pricewaterhouse por menos dinero y -decidió tomarlo para seguir aprendiendo. No se arrepintió de su elección -porque —comenta— le enseñó mucho en dos años.

- “Ahí tomé la decisión de que prefería las -finanzas y di el salto al sector bursátil”. Brinco muy afortunado para su -patrimonio. Una inversión que realizó en noviembre de 2003, comprando acciones -de Posadas, Interceramic, Herdez y Grupo Martí, le redituó alrededor de $430 -millones de pesos en seis meses. “Me dijeron si podía cotizarlas, les mandé -la cotización por e-mail. Si me las aceptaban hacía la operación, si -no, pos no se hacía”, relata con el desenfado que usa para dar recetas de -cocina. Aquella inversión cuajó en sólo dos horas.

- Se dedicó a lo que sabe hacer y todavía -juguetea en el Mercado de Valores. “Eso nunca se me va a quitar. Voy a tratar -de tener las mejores inversiones para fortalecer mis fundaciones”.

- Los 16 años que estuvo en el piso de remates -operando de viva voz, seguramente le inyectaron su actual serenidad. “No sé -qué hacen ahora los muchachos para operar electrónicamente”.

- En 1970 se asoció con su primo Carlos Slim, -Roberto Hernández y Roberto Olivieri en Inbursa para administrar la Casa de -Bolsa. El año siguiente cada quien empezó a andar su propio camino. Alfredo y -Roberto Hernández fundaron Acciones y Valores de México, con la mira de -dedicarla a compra y venta de acciones.

- Todo marchó viento en popa. Fue hasta la -década de 1990 que regresaron las turbulencias. El gobierno decidió vender los -bancos que administraba. Sus socios estaban interesados en la compra de Banamex. -“A mí no me interesaba comprar un banco, pero como la mayoría quería, -acepté”. Ganaron la subasta en 1992 para enterarse después de que la -administración iba tan mal que parecía estar en manos de Intendencia.

- “Había mucha cartera que no tenía -requisitos elementales para poder otorgar crédito (de todo tipo). Tuvimos una -pérdida muy grande”. Tres años después de la compra Alfredo sería víctima -de uno de los secuestros más largos en México: 109 días. Físicamente se -mantuvo fuerte. Hacía ejercicios en el metro y medio cuadrado en que lo -tenían.

- “Mentalmente te tratan muy mal porque te -están amenazando, diciendo que todo el mundo te abandonó. Yo estaba seguro que -no era la razón. Luego me enteré que mataron a Luis Donaldo Colosio y pensé -¿qué le va a pasar a nuestro México querido?”. Para agravar la situación, -a los meses de su liberación se cometió el “error de diciembre”.

- Cuando habla de la venta de Banamex, se le nota -el alivio de cerrar un difícil capítulo de su vida. Hoy se dedica a -administrar sus fundaciones enfocadas a la educación a distancia. Intenta que -más mexicanos tengan acceso a la educación. Su otra meta de interés es la -preservación y desarrollo de las artes. Cuando concluye la plática, hace una -confesión. “No puedo comer si no tomo una sopa caliente, aunque estemos a 40 -grados de temperatura”.

Newsletter
Ahora ve
La historia de la mujer que emergió del lodo tras inundaciones en Perú
No te pierdas