El árbol del pan

-
Miguel Guzmán Peredo

En ocasión de un viaje por los Mares del Sur visité Papeete, la capital de la isla Tahití -nombre que sus habitantes pronuncian con acento grave en la primera letra i: tajíti-. Ya de regreso a México publiqué un artículo sobre el árbol del pan, en el que dije que sería muy conveniente que las autoridades del ramo estudiaran la posibilidad de aclimatar dicha planta en nuestro suelo, dados los beneficios que su explotación podría traer.

-

El árbol del pan (Artocarpus communis) es una planta angiosperma, de la familia de las moráceas, extensamente cultivada en los países tropicales. Alcanza una altura de 12 a 20 metros y sus frutos, del tamaño de la cabeza de un hombre, son comestibles y muy apetitosos.

-

Cocido en un horno, el interior del fruto suministra una pulposa harina, feculenta, blanquecina y de sabor dulzón y agradable, que sustituye perfectamente al pan. Su consistencia es semejante a la de las papas y constituye una parte esencial de la dieta de los polinesios. Además, con la fibra del árbol se manufacturan telas, y con la madera se fabrican muebles. De la savia se obtienen derivados como la goma y la brea, con amplio uso industrial.

-

Los ingleses fueron los primeros que trataron de aclimatar este Árbol en suelo americano. Lo llevaron a lugares como Jamaica, Barbados o Trinidad, para alimentar a la población esclava con un producto nutritivo y de muy bajo costo.

-

Recuerdo estos pormenores pues hace algunos meses la agencia EFE informó, desde Bogotá, Colombia, que el árbol del pan posee excelentes propiedades: sirve de alimento para las personas y los animales, es medicinal y además reemplaza a la harina de trigo. Según Luis Enrique Acero, quien dirige un programa para aprovechar esta planta en aquél país, "en una hectárea de terreno sembramos 156 matas de árbol y, por debajo, 2,500 plantas de frijol. Y vamos a cosechar 28 toneladas de fruto del árbol del pan y 12 toneladas de frijol".

-

Según leo en esta nota, la planta crece y se reproduce desde el nivel del mar hasta los 1,200 metros de altitud. Inicia su reproducción a los cinco años, y cuando es adulta da hasta 120 frutos, con peso aproximado de un kilo y medio cada uno. El árbol del pan (que en Colombia se le conoce también como peca de pan, fruto pan y pan de árbol) sirve para la preparación de harina, en la panificación y en repostería. Igualmente, se puede obtener almidón para la industria textil y alcohol de uso industrial.

-

A pesar de su factible aprovechamiento, este árbol no es cultivado en México. Y dada la situación social que priva en el país -al haber aumentado de manera tan ostensible lo que las autoridades catalogan como "pobreza extrema"-, sería muy recomendable que los expertos en esta clase de cultivos promovieran la explotación del árbol del pan, pues podría ser una fuente de alimentación para muchos mexicanos, especialmente para aquellos que desde hace ya muchos años padecen una nutrición tan deficiente.

-

Como complemento a esta información, quiero referir una leyenda que me relataron en la Polinesia Francesa (bellísima región integrada por cinco archipiélagos: Sociedad, Marquesas, Australes, Toumouty y Cambier) y que alude al origen del árbol del pan. Dice así:

-

Hace muchísimos años sucedió que las lluvias dejaron de bañar con su rocío benefactor la tierra de Tahití y muchos perdieron la vida debido a la sequía. Nada se podía hacer para remediar tal situación, pues parecía que los dioses se habían olvidado de los hombres, o que por sus culpas y flaquezas les enviaban castigos despiadados. Uno de aquellos desesperados se llamaba Rua-Ta´Ata. Impotente, maldecía a los dioses por no poder llevarle alimento a su esposa y a sus tres pequeños hijos.

-

Pero sucedió que, de pronto, Rua-Ta´Ata dejó de lamentarse y, junto con los suyos, se internó en la selva y llegó a una gruta, en donde rápidamente sé quedaron dormidos los pequeños. El padre llamó aparte a su esposa y le dijo: "Cuando tus ojos se abran en la mañana, al recibir los primeros rayos del sol, ya no estaré a tu lado. No debes alarmarte. Despertarás a tus hijos y los llevarán al exterior de la caverna. En sus proximidades encontrarás un frondoso árbol en el que yo me habré convertido. De mis brazos, que para entonces serán fuertes ramas, verás colgar redondos frutos con los que se alimentarán tú y nuestros hijos, y ya nunca más pasaran hambre."

-

Y de acuerdo con la leyenda, así ocurrió. A la mañana siguiente, al abandonar la gruta, la mujer se topó con el frondoso árbol que Rua-Ta´Ata le advirtió que vería. Llamó a sus hijos y juntos se alimentaron. Desde entonces, al valle en donde brotó por vez primera este árbol se le conoce como Tua Uru, que quiere decir lugar del árbol del pan.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es el director general del Grupo Enológico Mexicano y miembro fundador de la Asociación Mexicana de Cata, AC, y de la agrupación enológica Les Amis du Vin (capítulo México). Es, igualmente, autor de los libros Crónicas gastronómicas y El libro del vino.

Ahora ve
Snapchat pasa de un filtro a ser un disfraz
No te pierdas
×