El turno del gas natural

El subsidio aprobado recientemente por el presidente Vicente Fox para el gas natural, tendrá un cos
Adrián Lajous

Los precios del gas natural en Norteamérica se han mantenido altos a todo lo -largo de 2005. En el mercado de futuros de Nueva York no han descendido del -umbral de los 6 dólares por millón de BTUS (Unidades Términas Británicas, -por sus siglas en inglés, que se usa para medir el gas, MMBTU), alcanzando un -nivel promedio de 7.20 dólares en los primeros ocho meses del año.

- Antes de que el huracán Katrina llegara a la costa estadounidense del -Golfo, el precio para entrega en octubre se cotizaba cerca de los 10 dólares -por MMBTU. La perspectiva del mercado a mediano plazo también era al alza, como -podía observarse en las cotizaciones de futuros a uno y cinco años.

- Estos precios eran muy superiores a los registrados hasta muy recientemente. -Basta recordar que el precio promedio de 2002 fue de sólo 3.37 dólares por -MMBTU (millón de BTU). Un mes después del devastador impacto de Katrina -y a cinco días de la entrada a tierra del huracán Rita, el precio en el -mercado de futuros se sitúa cerca de los 12 dólares y no será posible -adquirir gas a menos de 10 dólares antes de abril de 2007. La cotización -promedio de los siguientes 12 meses es de 12.40 dólares y la de los próximos -cinco años, de 9.60 dólares por MMBTU. A fines de septiembre 80% de la -producción de gas natural en la costa estadounidense del Golfo seguía cerrada. -En estas circunstancias no resulta sorprendente que los pronósticos de precios -para 2006 y 2007 de instituciones financieras y empresas especializadas sigan a -la alza.

- El comportamiento de los precios del gas natural en Estados Unidos responde a -factores coyunturales y estructurales, tanto del propio mercado de gas, como del -petróleo crudo y los productos petrolíferos. Los precios de otros combustibles -han aumentado a un ritmo similar o superior. Asimismo, los precios de otras -mercancías se han visto afectados por la creciente demanda atribuible a la -expansión economía asiática. Los precios del gas natural en otros países -industriales han tenido una suerte parecida, dado que tienden a fijarse, con un -cierto rezago, en función de los precios del petróleo crudo o de otros -combustibles líquidos sustitutos.

- América del Norte enfrenta un fuerte déficit estructural de gas natural que -se traducirá en crecientes importaciones de gas licuado (GNL) proveniente de -otras regiones. Diversas iniciativas y prospectos tendientes a incrementar la -producción empezarán a madurar a fines de la presente década. Sin embargo, no -será sino hasta el próximo decenio que se incorporará gas de Alaska y de la -cuenca del Mackenzie a la oferta regional. La contribución de fuentes no -convencionales de gas –de arenas de baja permeabilidad y de cuencas -carboníferas– crecerá de manera importante en Estados Unidos y en Canadá, -estimulada por los altos precios del gas. Su costo también tenderá a subir, si -bien las nuevas tecnologías podrán moderar esta tendencia. En Estados Unidos -el gas no convencional pronto se convertirá en la principal fuente de -suministro interno. La producción estadounidense de gas natural ha permanecido -estancada en los últimos cinco años. A partir de 1986 la creciente brecha -entre la producción y el consumo ha sido cubierta principalmente con -importaciones provenientes de Canadá. Entre ese año y 2004, tres cuartas -partes del incremento en el consumo de Estados Unidos fueron satisfechas con gas -canadiense. En dicho periodo la producción de Canadá se duplicó y sus -exportaciones se cuadriplicaron. Sin embargo, en 2003 estas últimas cayeron por -primera vez en 16 años. El gobierno y la industria de ese país estiman que la -producción de gas tenderá a estabilizarse durante esta década, por lo que las -exportaciones caerán de manera gradual.

- El balance de gas de México ha contribuido también al déficit regional. A -partir del año 2000 nuestro país se convirtió en importador neto de gas -natural. Mientras la demanda nacional de gas ha tenido un crecimiento rápido, -su producción tuvo un declive a partir de 1999, y no fue sino hasta la segunda -mitad de 2003 que se inició su recuperación. En agosto de 2005, por fin se -logró superar el nivel de producción mensual registrado en enero de 1999. -Estas tendencias divergentes se han traducido en una expansión sin precedentes -de las importaciones de gas natural, y todo parece indicar que México seguirá -siendo un importador neto de este combustible, cuando menos durante el resto del -actual decenio. El año pasado las importaciones realizadas por Pemex -ascendieron a 766 millones de pies cúbicos diarios (MPCD) y, si se agregan las -importaciones de terceros, se superó el umbral de los 1000 MPCD. Esto significa -que cerca de un tercio de las ventas internas de gas se importan por ducto de -Estados Unidos.

- Norteamérica cuenta con importantes recursos gasíferos –convencionales y -no convencionales, en cuencas maduras y en nuevas fronteras– que deberá -desarrollar en los próximos años. Tendrá que descubrir nuevos yacimientos y -explotar más eficientemente los ya conocidos mediante la aplicación de nuevas -tecnologías y mejores prácticas productivas. Será necesario construir grandes -gasoductos que atraviesen regiones inhóspitas y medio ambientes frágiles. Todo -esto tomará tiempo y requerirá cuantiosos recursos financieros. Mientras -maduran estas oportunidades será indispensable construir infraestructura -marítima e instalaciones de regasificación que permitan importar volúmenes -crecientes de gas licuado. Éste desempeñará un papel crítico en la -transición a nuevas fuentes autóctonas de gas natural y reducirá el riesgo de -tener que recurrir a fuentes de energía menos limpias y de mayor costo.

- Los precios del gas natural en Estados Unidos tienden a ubicarse en un -intervalo limitado por los equivalentes calóricos de los precios del -combustóleo pesado de bajo azufre y el gasóleo para calefacción. Dentro de -dicho intervalo los precios del gas se ajustan en función de las condiciones -fundamentales de su propio mercado, que se reflejan en la variación de -inventarios. Dadas las crecientes diferencias de precios entre estos dos -combustibles líquidos, el espacio de ajuste se amplió por lo que han aumentado -la incertidumbre y la volatilidad de los precios del gas.

- En estas circunstancias, y dadas las condiciones imperantes en el mercado de -productos petrolíferos, son significativos los riesgos de que aumente el nivel -y la volatilidad del precio del gas debido a una oferta restringida del mismo y -a precios altos y fluctuantes del gasóleo para calefacción. El precio de este -producto tenderá a aumentar más rápidamente que el del petróleo crudo, dado -que la industria de la refinación opera a niveles de capacidad difícilmente -sostenibles. A más largo plazo el suministro de fuentes marginales de mayor -costo establecerá un piso al precio del gas natural.

- Hace más de 10 años se sentaron las bases para el desarrollo de un nuevo -marco regulatorio del mercado de gas natural en México y se dieron nuevas -atribuciones a la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Con ello se abría el -camino a la liberalización del mercado interno que eventualmente permitiría -integrar un solo mercado de gas en Norteamérica. La construcción de un sistema -de precios regulados tuvo como punto de partida los precios al consumidor y no -la estructura de costos de producción. Los primeros sirvieron de referencia -para la estructuración de los demás precios de la cadena del gas natural, -incluyendo los precios productor y los precios de transferencia en el interior -de Pemex.

- De esta manera se garantizaban coherencia y competitividad en las diferentes -fases de la industria. Se lograba también que el Estado capturara la renta -económica que resulta de costos de extracción relativamente bajos. La -regulación de las ventas de primera mano evitaba que Pemex interviniera en el -proceso de determinación del precio y limitaba el poder discrecional del Estado -mediante reglas explícitas y transparentes. El principio básico que se -aplicaría era claro: los precios internos del gas deberían reflejar los costos -de suministros alternativos –los costos de oportunidad– en una economía -abierta.

- El gobierno actual ha intentado desmantelar el sistema de precios regulados -del gas natural. En enero de 2001 el entonces secretario de Energía asumió -arbitrariamente las facultades de la CRE al fijar el precio del gas por un -periodo de tres años. Esta decisión puso en evidencia la falta de compromiso -del nuevo gobierno con el marco regulatorio establecido y con el propio ente -regulador. Demostró también la fuerza de los intereses particulares que -habían capturado el proceso de toma de decisiones. Una vez que se restableció -el mecanismo de precios regulados, la CRE se negó a realizar los ajustes -correspondientes a los cambios observados en el balance nacional de gas. Sólo -llevó a cabo ajustes parciales, tardíos y no siempre consistentes, que -afectaron severamente la integridad del mecanismo de formación de precios, y -que resultó en una brecha creciente entre los precios regulados y los costos de -suministro alternativos. Esta inflexibilidad bloqueó la introducción de la -competencia en el mercado del gas que traería consigo la importación directa -por particulares. Reveló el objetivo gubernamental de controlar el aumento de -precios que se ha dado en mercados externos de referencia. Hace unos meses, se -tomó la decisión de subsidiar el precio del gas para uso residencial y la -autoridad enfrenta ahora una presión creciente, alentada por ella misma, para -reducir el precio del gas natural en otros sectores. En septiembre de este año -el presidente Fox emitió un decreto que fija temporalmente precios máximos al -gas natural, suspendiendo la operación del mecanismo de precios regulados.

- La renta económica del gas natural corresponde indeclinablemente a la -Nación. El Estado la capta y asigna conforme a normas presupuestales -establecidas. La asignación directa de una parte de dicha renta a través del -mecanismo de precios, sin establecer criterios precisos que normen esta -transferencia de recursos ni compromisos específicos a quienes los reciben, -plantea graves problemas. Su dispersión indiscriminada a individuos y empresas -no está debidamente legitimada. Si bien el otorgamiento de subsidios es una -prerrogativa de todo Estado moderno, conviene que se determine su alcance, monto -y duración; que su destino sea transparente; y que esté dirigido a grupos -sociales bien definidos. Deben también recordarse las serias dificultades que -supone la eliminación de subsidios y el escaso éxito que han tenido en materia -de promoción industrial. El costo de los subsidios otorgados recae directamente -sobre las finanzas de Pemex y en las finanzas públicas sólo se refleja como -una disminución en los ingresos de la empresa estatal, perdiéndose la -transparencia exigida al otorgamiento de subsidios explícitos en la -contabilidad pública.

- En adición a otros subsidios concedidos al precio del gas natural, el costo -del nuevo subsidio decretado superara los 600 millones de dólares, si es que -llegara a eliminarse a fines de enero de 2006. El subsidio adolece de fallas -técnicas que sólo pueden explicarse por la falta de oficio de las autoridades -responsables y por la diversidad de intereses y opiniones en el seno del -gobierno. El precio fijado inicialmente y el mecanismo de ajuste de precios son -arbitrarios. El decreto presidencial sólo cubre las ventas realizadas por Pemex -y deja a un lado a los consumidores que importan directamente el gas en la zona -fronteriza. Éstos con seguridad considerarán que están siendo discriminados. -Los subsidios al gas natural alentarán a los distribuidores de gas LP a -solicitar, con mayor vehemencia, un trato similar. La terminación del nuevo -subsidio al gas va a ser problemática. Aun suponiendo que la producción en la -costa estadounidense normalice en diciembre, a fines de enero se podría -restablecer el régimen de precios regulados. Sin embargo, el precio del gas en -Estados Unidos podría mantenerse alto y superior al precio subsidiado. Las -autoridades estarían obligadas a reconocer un aumento que podría ser -significativo. Tendrían que hacerlo en plena campaña política y a sólo cinco -meses de las elecciones presidenciales.

- Adrián Lajous fue director general de Pemex de 1994 a 1999.
-Es presidente del Oxford Institute for Energy Studies of Petrometrica y es -consultor de energía de McKinney and Co. y de Morgan Stanley.
-Tiene una maestría en economía por la Universidad de Cambridge y cuenta con -una larga trayectoria en el sector energético.

Newsletter
Ahora ve
La crisis de la carne en Brasil se extiende a lo económico y lo político
No te pierdas