El workaholic

Dicen que Téllez no es duro, sino que exige lo mismo que él entrega: 12 horas diarias, incluyendo
Verónica Ortiz

Era época de Ernesto Zedillo como presidente y pocos días después de dar a conocer su propuesta para abrir el sector eléctrico a la inversión privada, fue Luis Téllez Kuenzler quién compareció ante las Cámaras de Senadores y Diputados para dar a conocer el plan.

-

Los primeros encontronazos no sólo los tuvo contra la oposición sino con su partido, al grado que no faltó quien propusiera expulsar a Téllez del PRI.

-

Pocos días después, el Sindicato Mexicano de Electricistas se enteró que Téllez daría una conferencia en el ITAM y su corriente más radical preparó pancartas para acudir a la cita.  Todo iba bien hasta que los electricistas sacaron sus carteles con las leyendas: “Zedillo entiende, la patria no se vende” o “Téllez, go home”. Acto seguido, el secretario salió del auditorio enfrentándose cara a cara con los trabajadores.  El acabose fue cuando uno de ellos le cerró el paso obligándolo a  tomar una bandera de Estados Unidos, por lo que Téllez se indignó y le pidió respeto. Pero el trabajador hizo caso omiso y le respondió que le daba el estandarte por ser un digno descendiente de Santa Anna.

-

Esta anécdota, de Jesusa Cervantes, publicada en La Jornada (marzo, 1999), refleja una situación complicada que le tocó vivir a Téllez.

-

Manuel Rodríguez, director de Mercer Delta, quien lo conoció cuando estudiaban el doctorado en Economía en Massachusetts, afirma que “impulsar la reforma energética de Zedillo fue igual de difícil que empujar la modificación del artículo 27, del ejido. La gran diferencia es que en la del 27 había un presidente que sabía operar una reforma constitucional”.

-

Medir los resultados de un funcionario público es tarea difícil y va más allá de la mala fama que puedan tener quienes han estado en distintos cargos federales. No obstante, Arturo Olvera, director de Desarrollo de Proyectos de Banobras, coincide con Rodríguez en que la gran motivación de trabajar con él era que concretaba lo que proponía.  Ambos recuerdan que Téllez fue clave para el diseño del pacto durante la administración de Miguel de la Madrid, estuvo dentro del equipo que renegoció la deuda externa, fue promotor de la reforma al artículo 27 y generador de Procampo.

-

“Es sumamente inteligente. Logró convencer a los agricultores de bajar el precio del maíz de $700 a $200 pesos y emitir un cheque por la diferencia. Estas son medidas completamente radicales en un sector muy álgido”, afirma Manuel Rodríguez.

-

Olvera recuerda que la motivación e integración del equipo que formó Téllez fue vital, aunque tuvieran que trabajar entre 12 y 14 horas diarias, de lunes a domingo y días festivos. Varios miembros de su equipo coinciden en que no era un jefe duro, sino extremadamente exigente. “El nivel de demanda que pide es el mismo que él da”, dice Olvera.

-

En su ex grupo reconocen que  aprendieron  el ejemplo del maestro a pie juntillas y hoy también son catalogados como jefes duros. Muchos de ellos, al pasar de los años, sufrieron el no ser dueños de su propio tiempo y recuerdan  un dato curioso:  las juntas de planeación que Téllez organizaba  en su propia casa todos los domingos a las seis de la tarde. Sin embargo, hoy lo conservan como a un buen amigo.

-

Contradictoriamente, él se define como no adicto al trabajo. “Trabajo entre 10 y 12 horas diarias, pero no soy un workaholic porque yo sí le dedico tiempo a mi familia y a la cultura. Leo dos o tres libros al mes, sobre todo de historia; lo hago como una disciplina.” Luego de una larga trayectoria en la esfera pública, decidió cambiar de bando y se unió a las filas de Desc.

-

La vida del otro lado del espejo es similar en muchos  aspectos: hoy no comparece ante el Congreso, pero sí debe convencer a los accionistas con resultados contundentes.

-

En lo privado o en lo público, Téllez insiste en que el capital humano es fundamental: la gente es quien hace una empresa. “En el sector privado los empleados tienen mucho tiempo en la compañía, son personas que hacen una carrera profesional. En el público, el tiempo es reducido y se trabaja por proyectos; sin embargo, hay que entenderlo y adaptarse.”

-

Téllez declara no ser un dictador, sino un funcionario.

-

Porque a pesar de que desde hace dos años es vicepresidente ejecutivo del Grupo Desc, sigue definiéndose como tal.

-

¿Por qué eligió a Desc si tuvo ofertas de compañías del extranjero? “Porque es una empresa industrial mexicana que genera valor. Vine aquí porque los accionistas son patrióticos y porque se la han jugado con México”, dice el ejecutivo que hoy por hoy no sabe si regresaría al gobierno.

Ahora ve
No te pierdas