El yerberito llegó

Raíz de Xalapa para los taiwaneses, damiana para los alemanes, tés“exóticos” para los Kuwaitíe
Roberto Fuentes Vivar

Con una tradición de casi 700 años, la yerbería, herbolaria, medicina tradicional o medicina naturista –como se le llama ahora–, encuentra su lugar en el mercado globalizado de fin de siglo. El año pasado, la moda en Taiwan fue la raíz de Xalapa y en Alemania, la damiana. Hace tres años fue el auge del tepezcohuite.

- Desde que en 1325 se fundó la Gran Tenochtitlán, la venta de hierbas medicinales ha estado presente en la historia de México y no es extraño que, después de cientos de intentos, ahora –672 años después– las propiedades de dichas plantas sean reconocidas en todo el mundo y se presente una especie de boom –alentado por el auge del naturismo– en los cuatro puntos cardinales del planeta.

- La tradición de los médicos empíricos o yerberos sigue existiendo como parte del comercio ambulante y del folclore entre urbano y rural. Por eso, decenas de merolicos en el centro de la Ciudad de México tratan de vender “tomates marinos para las almorranas, véalos usted. Pero, para que curen, tienen que ser hembra y macho y ¿cómo lo sabemos? Muy fácil, los metemos en agua y el macho flota y la hembra se hunde. Es decir, el hombre queda arriba y la mujer abajo. Pruébelos y ya no sentirá esas molestias que no dejan ni sentarse”.

- Paralela a la proliferación de merolicos y al crecimiento explosivo de tiendas naturistas en todo el país (se calcula que tan sólo en el Distrito Federal hay más de 200 comercios establecidos que se dedican a la venta de productos naturistas, además de los expendios considerados como economía informal), hay ya una nueva clase de empresarios dedicados a la exportación de las hierbas que han servido de remedio a más de 10 generaciones de mexicanos.

- HOJAS DE DÓLAR… PARA EXPORTAR
Desde 1985, Comercializadora Agrex, dirigida por Ericka Grossman, ha incursionado con éxito en la exportación de hierbas y raíces. Incluso cuenta con representantes en Europa, como Theodor Asmus, de Hamburgo, Alemania. Actualmente tiene mercado en países como Francia, España, Suiza y Holanda.

- Isabel Ávila, encargada de las exportaciones de hierbas medicinales de Agrex, explica que no sólo se cubren esos mercados, sino que prácticamente en todo el mundo hay interés por conocer las bondades de las plantas mexicanas, por lo que realizan ventas a países como Kuwait y a casi todas las naciones de Sudamérica.

- Por ejemplo, dice, el año pasado la raíz de Xalapa tuvo auge en casi todos los mercados, lo mismo que la damiana, que se conoce en todo el mundo como un poderoso afrodisiaco. La lista incluye flores como árnica, jamaica, doradilla y azahar, todas con un uso específico; según las tradiciones, el árnica sirve como desinflamatorio y el azahar como calmante nervioso.

- De acuerdo con la Comercializadora Agrex, el ser humano ha hecho uso de los productos naturales desde tiempos inmemoriales, pues no sólo sirven para satisfacer el hambre, sino para sanar las enfermedades, cicatrizar las heridas y elevar el estado de ánimo. “El uso de hierbas medicinales es tan antiguo como el hombre.”

- Del extensísimo catálogo de hierbas medicinales, semillas y raíces exportables, he aquí algunos ejemplos: hojas: damiana, hierbasanta, eucalipto, gobernadora y pingüica; raíces: de Xalapa, de guaco, de valeriana, de zarzaparrilla, de escamoneo.

- En cuanto a las flores y hojas secas –que lo mismo pueden servir para curar que para decorar– destacan las piñas de árbol, las flores de estatice, la flor inmortal, la caspia, las bellotas, la flor de cempasúchil, la flor de teresita, el gordolobo y hasta las hojas de dólar en sus variedades verde, natural o naranja.

- LA VENGANZA DEL BARBASCO
Si bien los antiguos mexicanos conocían muchas de las propiedades curativas de las hierbas, no fue sino hasta que cronistas como Bernal Díaz del Castillo escribieron sus obras, cuando se difundieron algunos de estos conocimientos en el Viejo Continente y se comenzaron a adoptar allí algunos alimentos de origen americano.

- Más tarde, cuando Alexander Von Humboldt recorrió parte de la geografía mexicana y recolectó plantas, hierbas y raíces, se presentó un nuevo auge de la herbolaria nacional y se difundieron las propiedades de la botánica propia de las diversas regiones de México, a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

- En este siglo, se registraron nuevos descubrimientos, algunos de los cuales revolucionaron el mundo de la medicina, como fue el caso del barbasco –encontrado en zonas selváticas de Veracruz–, que dio origen al enriquecimiento de las empresas multinacionales que sintetizaron el principio básico de esta planta para la elaboración de píldoras anticonceptivas.

- De este enriquecimiento poco o nada quedó en México y los recolectores de barbasco continuaron en la miseria. Por ello, en la década de los 70 se creó una empresa paraestatal (Productos Químicos Vegetales Mexicanos) que tenía como propósito desarrollar una industria farmacéutica basada en las plantas mexicanas. Con casi nulo éxito, la paraestatal cerró sus puertas al poco tiempo.

- A partir de la década de los 80, cuando en el mundo comenzó a manifestarse el movimiento verde, todas las sociedades volvieron los ojos hacia la naturaleza. Así, varios países comenzaron a explotar sus recursos vegetales, como en el caso de China y Corea que reciben anualmente miles de millones de dólares por el ginseng.

- Pero en México no fue sino hasta la década de los 90 cuando algunos empresarios comenzaron a fraguar la venganza del barbasco con la idea de que las plantas, hierbas y raíces mexicanas podían ser explotadas racionalmente –y en conjunto con el Instituto Nacional de Ecología y la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca– por nacionales. Es decir, que las hierbas son de quien las trabaja.

- Además de la Comercializadora Agrex, existen unas pocas compañías que se dedican a la exportación de plantas medicinales. Una de ellas es Natural Alimenticia, de José Ernesto Mier Pérez, de San Luis Potosí, que vende hierbas al Caribe, Francia, Alemania, Italia y Japón. Otra más está en Guadalupe, Nuevo León, y vende tés y hierbas medicinales a Estados Unidos. Se trata de Malabar, de Norma Patricia Rivera Félix.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Curiosamente, hay tres empresas dedicadas a la venta de sábila y hojas de aloe. Las tres se encuentran en el estado de Tamaulipas y tienen casi como mercado único a Estados Unidos: Aloe de González (de José Eustacio González Núñez), Antonio Manuel Humann Adame y Gildman (de Gilberto Badillo).

- El aloe –muy de moda en los últimos años– es una planta liliácea con hojas largas y carnosas de la que se extrae un jugo muy amargo, que lo mismo se utiliza para hacer champús que para cicatrizar heridas o curar úlceras estomacales. ¿Será la sábila la venganza del barbasco? ¿o la yuca? ¿o el nopal? ¿o la damiana? ¿o los hongos de María Sabina? ¿o la jojoba? ¿o la gobernadora? ¿o la raíz de Xalapa?

Ahora ve
Wuilly Arteaga, el violinista de las protestas en Venezuela, fue liberado
No te pierdas
×