Elecciones en Michoacán. Los empresario

La frustración con los gobiernos del PRI, el deseo de un pluralismo político y la actitud dialogan
José Jorge Martínez

En 1989 y 1992, la mayoría cerró filas con el PRI en los conflictos poselectorales de Michoacán. El próximo 12 de noviembre, respetarán un triunfo eventual de Cristóbal Arias, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la gubernatura del estado. -

Son las organizaciones empresariales michoacanas, que han modificado su cultura política por tres razones básicas: el malestar contra los gobiernos surgidos del PRI, a causa de la crisis económica; el encuentro de un valor positivo en el pluralismo democrático y la política tanto moderada como dialogante del candidato, distanciado del radicalismo de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

-

Cansados y defraudados. La Coparmex de Morelia, única agrupación empresarial que tomó distancia del PRI en aquellos años, explica el cambio de actitud de las organizaciones: apoyar al grupo que implantó un liberalismo social que careció "de lo social y lo económico" y sólo benefició "a los 20 mexicanos que aparecieron en la revista Forbes", asegura su líder, Antonio Delgado Pérez.

-

A los empresarios que dieron el apoyo trajo, en cambio, "pérdida de credibilidad y sus bases los rebasaron". Por eso, añade, consideran que lo relevante hoy no es el triunfo de un candidato en especial. "Lo importante es que el ganador suscriba con los distintos sectores de la población un proyecto de estado consensado, un programa de gobierno que vertebre a la sociedad en una visión con futuro y no de corto plazo".

-

La decepción ocasionada por la política económica, los años enteros de plantones y marchas, hicieron que los empresarios de Michoacán transitaran a la democracia. Defraudados por el gobierno federal cuando se produjo la renuncia de Eduardo Villaseñor Peña, a quien consideraron un gobernante legítimo, se cansaron de concertacesiones y gobernadores interinos.

-

Para Delgado, esto y la mayor participación social en los asuntos públicos, hace ahora que "el corporativismo empresarial sea absurdo, para quien quiera caer en la tentación". Lo mejor para la iniciativa privada, añade, es "que se produzca una copiosa votación: generación de datos confiables que permitan la estabilidad política y económica".

-

La crisis y la valoración del pluralismo democrático determinaron el cambio de la cultura política de la iniciativa privada. Pero también contribuyó la actitud moderada y dialogante de Arias. Según Jaime Rivera, sociólogo y experto en política local, el dos veces candidato del PRI) "en 1992 logró acercamientos interesantes con Coparmex y la Iglesia. Pero, por presiones de Cárdenas, tuvo que volver a su política radical y agresiva. Entonces, los empresarios cerraron filas para defender el orden y la legalidad".

-

No a Cárdenas ¿sí al PRD? En 1995, Arias triunfó en el plebiscito interno sobre el candidato de Cárdenas, Roberto Robles Garnica. Con las acusaciones de fraude en su contra, por primera vez fue abierto el conflicto con el ex candidato presidencial. Las impugnaciones le restaron posibilidades de triunfo, pero según Rivera, "tuvieron un efecto positivo para Cristóbal: exhibir que no está con Cuauhtémoc, cuya imagen no es buena.

-

Según encuestas recientes, él recibe mayor rechazo que el PRD". Desde el año pasado, Arias reinició contactos con la iniciativa privada. Ésta percibe que el hijo del "Tata" no está en la jugada, lo que le asegura que sea respetado su triunfo eventual.

-

La Coparmex invitó a los tres candidatos a exponer sus propuestas de gobierno; puso en marcha una campaña de promoción del "Voto por Michoacán", logró un compromiso de los candidatos para respetar los resultados oficiales del 12 de noviembre y consiguió la expedición de credenciales para votar con fotografía, pese a las reticencias del gobierno local. La razón, según Delgado: "somos políticos, porque la política tiene como fin lograr el bien común. Los empresarios son ciudadanos. Deben estar interesados cada vez más en participar en ella". Se trata de un estado donde la nueva cultura política de la iniciativa privada es un hecho. Sin embargo, para Rivera, hay que considerar limitado el interés de la Coparmex y otros organismos empresariales por la democracia.

-

Aunque en las nuevas condiciones del país es muy improbable, en caso de darse un conflicto poselectoral, los empresarios "no se unirían al PRI), como al PAN en Chihuahua, para defender su triunfo", apunta el especialista. "Habría pasividad y pronunciamientos a favor de la legalidad, pero no apoyarían activamente la intranquilidad. Como en la mayoría de la población, no creo que tengan muchos empresarios para defender el valor de la democracia. Prefieren la tranquilidad por encima de cualquier valor".

-

Al jugarse quizá la última oportunidad para el tripartidismo el próximo 12 de noviembre, los organismos empresariales permitirán el sufragio libre de acuerdo a la conciencia individual. Pero, apunta Rivera, "la mayoría de sus integrantes votarán por el PRI o en todo caso por el PAN. En el sector agroindustrial como La Piedad, Jiquilpan, Apatzingán y Uruapan, existen empresarios que son priístas y hasta diputados".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Aunque el triunfo de Arias sea respetado, si el PRI) quiere ganar las elecciones a Víctor Hugo Tinoco Rubí, "tendrá que conquistar el voto urbano". Desde la derrota ante Cárdenas, en 1988, el PRI ha logrado igualar la fuerza de la izquierda en el campo.

Ahora ve
Un voluntario cuenta lo que pasó por su mente tras el sismo en México
No te pierdas
×