Escondite para hedonistas

-

Vacacionar con todas las comodidades, el relax y la diversión en un solo lugar es el ideal para muchos. Es por ello que los hoteles que operan con el concepto “todo incluido” tienen gran demanda, más aún si se encuentran en un bello paraje y con un clima excepcional. Este es el caso del Royal Hideaway Resort & Spa, un lujoso sitio enclavado en Playa del Carmen, frente a la llamada Riviera Maya, a tan sólo 40 minutos de Cancún.

-

Distribuido en una área de aproximadamente cinco hectáreas, el conjunto arquitectónico de inspirado estilo colonial está conformado por pequeñas villas –cada una al cuidado de un concierge siempre atento a las necesidades de los huéspedes–, que a su vez albergan 200 habitaciones y suites. Además está el edificio principal, que aloja tres restaurantes de especialidades, un bar con juegos y discoteca, un teatro donde se puede cenar mientras se disfruta algún espectáculo musical, un salón especial para los fumadores de puro y un centro de entretenimiento, entre otros espacios.

-

Nada más llegar, los huéspedes empiezan a disfrutar de algunas de las atenciones prometidas. Una copa de champaña y unas refrescantes toallitas sirven de bienvenida a una estancia que se adivina placentera.

-

El programa diario puede ser tan variado como la imaginación y el ánimo lo demanden: nadar –o bien ejercitarse a ritmo aeróbico– en alguna de las albercas, asolearse junto al mar o practicar alguno de los muchos deportes acuáticos que ahí se ofrecen. Pero si se prefiere algo terrestre, sólo basta con desplazarse al gimnasio, las canchas de tenis o el campo de golf. También puede treparse en una bicicleta para recorrer la zona (el vecino pueblito de Playa del Carmen es un alto obligado).

-

Llegada la hora de dar rienda suelta a los apapachos corporales, qué mejor que trasladarse al spa, cuyas modernísimas instalaciones invitan al relax. Si bien los servicios de esta área no están incluidos en el paquete básico del resort –cuyo precio es de $260 dólares por persona por noche– es posible tomar alguno de los paquetes adicionales, con tratamientos de thalasoterapia (cuidados a base de productos marinos), aromaterapia, tonificación y masajes, entre otras delicias. Mientras el cuerpo se solaza, la mente se ocupa sólo de programar la diversión para la noche.

Ahora ve
La reina Isabel II visitó en el hospital a las víctimas del ataque en Manchester
No te pierdas
×