Espionaje industrial <br>Cuando su infor

Fuga de información sobre lanzamientos de nuevos productos, filtración de datos financieros de la

Los industriales mexicanos que al principio se mostraban escépticos sobre las posibilidades del espionaje industrial o comercial están, a golpe de tragos amargos, dejando de creer en la exclusividad de James Bond para utilizar los métodos y artimañas con los que se obtiene información confidencial. Las empresas, cada vez con más frecuencia, optan por instrumentar medidas de seguridad preventiva, con el fin de cuidar uno de sus tesoros más preciados: la información sobre sus negocios.

-

A pesar de que casos como los lanzamientos anticipados de campañas de publicidad por parte de la competencia, o los muy -sonados affaires relacionados con filtración de información que terminan por frustrar las negociaciones son el “coco” de muchas compañías, no más de 70% de las grandes empresas mexicanas han comenzado a adoptar algún tipo de sistema de seguridad. Y si eso sucede con las mega empresas, ni hablar de las medianas y pequeñas.

-

Rogelio de los Santos, presidente fundador de la Asociación Mexicana de Profesionales en Prevención de Pérdidas, constituida por algunas de las más grandes compañías regiomontanas), comenta que muchos ejecutivos no están conscientes de la importancia de implementar sistemas restrictivos de información por niveles. Agrega que, junto a ello, la política de “escritorio limpio” —consistente en no dejar material e información alguno que revele mínimos indicios sobre el tema en que se trabaja— está, por supuesto, lejos de ser una costumbre.

-

Pero aun siendo ordenado y cuidadoso con lo se deja en el escritorio, tal precaución ya no es suficiente. Es menester que las compañías se planeen instalar áreas restringidas por medio de tarjetas electrónicas, cámaras de circuito cerrado, monitoreo o control sobre uso de teléfonos, faxes y hasta teléfonos celulares. Todo eso, sin embargo, para la mayoría de las empresas aún representa una historia de ciencia ficción.

-

Los datos, expresa De los Santos (también director de Visa -Internacional en México), arrojan que los principales métodos de espionaje industrial practicados en el país se dan mediante el uso de instrumentos de telecomunicaciones y, desde luego, la rotación del personal, que no pocas veces se lleva consigo importantes datos sobre la compañía en la que deja de laborar.

-

Desde el contrato laboral
-
En este sentido, empresas multinacionales celosas de sus nuevos productos y servicios como 3M o Hewlett Packard, agregan que el problema del espionaje industrial comienza desde el contrato laboral. “Las compañías, por desconocimiento, no estipulan a los empleados de todos los niveles que la información y tecnología generadas por las compañías no podrán ser reveladas cuando dejen de trabajar para la institución”, asegura Luis Abad, director de manufactura de 3M.

-

Hewlett Packard, según Gian Carlo Pecchioni, gerente general de pruebas y medidas organizacionales, tiene activadas áreas estratégicas dentro de la empresa que se dedican exclusivamente al diseño de seguridad en protección de datos. “Existen claves muy específicas para acceder a los datos que pudieran ser o convertirse en información delicada; por eso existen sistemas de restricción exclusivos para altos directivos.”

-

Las áreas restringidas, el acceso por clave a los sistemas, el control de las operaciones, los candados en los sistemas de cómputo, así como revisiones físicas se convierten en una relativa solución para evitar pérdida de piezas o equipo, desaparición de planos y, por supuesto, de secretos industriales de más alto alcance.

-

Pero todo ello, acota Jaime Osorio, de Sistemas Digitales, grupo de consultores especializado en estos menesteres, no servirá de mucho si la tecnología no va acompañada de todo un plan de seguridad integral, debido a que la mejor tecnología “resulta inútil si no se interpreta de manera adecuada y se toman medidas que anulen las fugas de información”.

-

Este experto asegura que tecnologías tan sofisticadas como los -teléfonos encriptados —algunos tardan hasta un año para ser detectados y decodificados—, sistemas detectores de cámaras o micrófonos resultan obsoletos si no se sabe cómo y para qué usarlos. “No basta con inutilizar estos aparatos... por el tamaño y complejidad del equipo que se utiliza en el espionaje también se puede llegar a saber, incluso, quién se oculta detrás del posible adversario”.

-

De hecho, coinciden los que saben, los sistemas de seguridad deben ser preventivos más que correctivos, y la ventaja de implementar tecnología en estos casos es que “los sistemas de software no son sobornables, no les importa el sueldo y no cambian de ética”.

-

Pero hasta en este sentido hay que tener cuidado, atendiendo a la opinión de Alonso Carral, director general de CompuServe: “Todo software es violable, por lo que se deben implementar estrategias de seguridad integrales que vayan desde el sistema de cómputo y los aparatos electrónicos, hasta la restricción física del personal a ciertas áreas de la compañía”.

-

Sin embargo, cero demandas
-
En contraste con la realidad, el director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Jorge Amigo Castañeda, revela que en México no existe un solo caso de demanda por robo de secretos industriales —ni uno—, lo que se explica, dice, por el desconocimiento generalizado sobre las leyes de la propiedad intelectual.

-

Durante los últimos 10 años en México, cifras globales expresan que se han registrado aquí alrededor de 6.5 millones de patentes de todo el mundo, de las cuales sólo 4,000 son mexicanas. “Muchos inventores locales no tienen confianza en las autoridades y argumentan la posibilidad de sufrir un plagio al intentar patentar sus desarrollos; pero curiosamente, los extranjeros siguen patentando”.

-

Tal vez, continúa el funcionario, un argumento de peso para convencer a los empresarios de registrar sus marcas y patentes como salvaguarda para sus secretos industriales es que, en caso de demostrarse el “pirataje o robo”, el agresor debe pagar por lo menos 40% del total de las ventas totales obtenidas por el usufructo del producto plagiado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Pero, ¿será este suficiente consuelo en caso de sufrir un plagio que pudiera representar millones de pesos?

Ahora ve
“Salí con ayuda de venezolanos”, narra desde Brasil la exfiscal Luisa Ortega
No te pierdas
×