Eugenio Clariond Reyes-Retana

-
Jaime Santiago

Olvídese el lector de los Garzas, Sadas y Zambranos. Los regios del momento, los más poderosos del conglomerado industrial de Nuevo León, son hoy en día los dueños de IMSA. Por lo menos en el terreno político, aunque su changarrito, fundado por los abuelos hace 61 años, es un monstruo de 38 plantas distribuidas por México, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Estados -Unidos, Puerto Rico y Venezuela.

-

IMSA se dedica principalmente al acero, los acumuladores y los productos para la construcción, pero últimamente se ha diversificado hacia la construcción de torres eléctricas y la generación de electricidad. De hecho, a su nivel las empresas de cualquier tipo en su área de influencia (Norteamérica y Latinoamérica) van y vienen, según su precio y la oportunidad del mercado.

-

Puede decirse que el clan es comandado por don Eugenio Clariond, presidente de IMSA y recientemente nombrado presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN), quien en 1972 fundara la famosa “Liga de Empresarios Nacionalistas”, la primera organización empresarial priísta, en compañía de Alberto Santos y Humberto Lobo.

-

Y así empieza el principal rasgo de esta familia. De hecho, cada uno de los Clariond y sus primos Canales Clariond ha tenido algo que ver con la “polaca”, de una manera insistente. Por ejemplo, el hermano de Eugenio, Santiago Clariond Reyes-Retana, aparte de director general de IMSA, ha sido presidente de la influyente Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra) de Nuevo León. Su primo Marcelo Canales Clariond, además de director de planeación y finanzas del grupo, pasó años al frente del Consejo Nacional de Comercio Exterior (Conacex), dale y dale, exigiendo reducciones de impuestos, simplificación administrativa, agilización de aduanas, condiciones justas de comercio exterior, etcétera (todavía no le hacen todo el caso que hubiera querido).

-

Pero sin duda los familiares más sobresalientes de don Eugenio son su primo Fernando Canales Clariond y su hermano Benjamín Clariond Reyes-Retana. El primero, ya todo mundo lo sabe, es el flamante gobernador electo del estado de Nuevo León, el segundo... su antecesor. ¡Caray! La tentación de hablar de cacicazgos sería casi obligatoria, de no ser porque en realidad estos dos han sido enemigos políticos acérrimos desde hace más de 10 años. Fernando es un panista de hueso blanquiazul, desde que formó parte de las filas originales de los “Bárbaros del Norte” de Manuel J. Clouthier. El mejor conocido como “Benjas”, en cambio, ha sido diputado, alcalde de Monterrey y gobernador interino por el hoy quebrado tricolor.

-

Más de un suspicaz diría que todo esto no es sino una treta de la clase empresarial del norte para hacerse del poder político por cualquier vía. Claro que ambos querían poder, pero no se puede pensar que Fernando aguantara el “fraude patriótico” de 1985, cuando “perdió” su primera postulación a la gubernatura, y que sus filas sufrieran una represión brutal mientras sus primos aplaudían la victoria de su contrincante priísta.

-

El caso es que los dos grandes adversarios cumplieron sus más altas aspiraciones en el estado. “Benjas”, conocido como el candidato más alburero del PRI, un tipo que hace gala de su antisolemnidad, cerró su mandato con un fracaso electoral, pero con una profunda limpieza económica, que más o menos alivió (o tapó) los males que causó la corrupción del gobierno del “corrido” Sócrates Rizzo.

-

Fernando, un hombre que dicen será clave en el apoyo a Vicente Fox para la candidatura presidencial del 2000, acaba de conquistar para el PAN la segunda ciudad del país y es una figura nacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Mientras todo esto pasa, Eugenio ahí va, cerrando asociaciones con empresas de muy variados países, campeando como pocos la crisis de 1994, que no le supo ni a melón a IMSA, y comandando el enriquecimiento de toda su parentela. Eso sí, cada uno desde su tribuna, los miembros de la familia han coincidido en buscar mejores condiciones para su empresa. Es más, a “Benjas” le achacaron alguna vez el hacer uso de compras al estilo del priísmo para beneficiar a su grupo cuando alcalde. Quién sabe qué se hablará de Fernando, reconocido como el panista del “gradualismo”. Eso sí, qué divertidas deben ser las reuniones del Consejo de IMSA: parientes y políticos todos... debe ser una cena de negros.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×