Exposiciones. Estar y no estar

-

Cuando el Museo Universitario de Ciencias y Arte (MUCA) invitó a la escultora Helen Escobedo a realizar una retrospectiva de su obra, su respuesta fue inmediata: “¿Retrospectiva? Cuando me muera. Mejor una introspectiva.” Así fue como Helen inicia la gestación de las 15 instalaciones que ahí se presentan.

-

La obra de Escobedo está hecha no sólo para ser vista, sino “vivida”. Antes de cruzar el umbral del museo, El bicivocho para circular en el Zócalo preludia el tránsito que el espectador realizará a través de nuestra cultura. El cuarto hundido allá por Amecameca, una sala de cualquier casa sepultada por cenizas volcánicas, remite de inmediato a la amenaza del Popocatépetl, para después evocar la erupción de los volcanes sociales. En este tenor, Malas noticias ocupa una sala de hospital donde yacen figuras larvarias semihumanas cuyos “yesos” están hechos con periódicos. El escalofrío se rompe con el humor negro desplegado en el instrumental “quirúrgico”: una serie de utensilios domésticos convertidos en bisturíes.

-

La solidez conceptual se evidencia, como también se patentizan los riesgos asumidos, y la dosificación equilibrada entre la reflexión y el humor. Sin duda, una de las mejores exposiciones del año.

-

Ahora ve
No te pierdas