Faltan <i>ojos</i> para las Afore

-

A pesar de que las Afore son responsables de manejar el dinero con el cual nos vamos a retirar una gran cantidad de trabajadores, la verdad es que no existen mecanismos de vigilancia por parte de los que somos dueños de esos recursos.

-

¿Quién le pide a las Siefore cuentas sobre la estrategia de inversión que toman? No estamos exigiendo mucho. En las sociedades de inversión, los directores de operación se enfrentan  día a día a los reclamos –o felicitaciones– de sus clientes.

-

 Las Siefore no lo hacen así.  Para muestra, un botón: desde finales de junio y hasta la primera semana de agosto, los mercados de bonos mexicanos vivieron una crisis costosa para muchas Afore: sus tasas sufrieron violentos altibajos debido a las Siefore. Por ejemplo, los bonos de tasa fija del gobierno mexicano a cinco años pasaron de 6.98% el 25 de junio, a 7.95% el 15 de julio, y cerraron en 7.34% a fines de septiembre.

-

A reserva de investigar cuáles Siefore cometieron torpezas en sus inversiones, los datos agregados que publica el Banco de México sobre las posiciones en bonos de los portafolios de las Afores muestran que mucho tuvieron que ver estas instituciones en la violencia de los movimientos de los precios de los bonos.

-

De acuerdo con información de Banxico, las Siefore bajaron sus inversiones en bonos de $58,360 millones de pesos, el 20 de junio, a $43,170 millones de pesos el 23 de julio; es decir, cayeron $15,190 millones de pesos en apenas un mes. Obviamente, esta venta presionó sus precios a la baja.

-

En las últimas semanas hemos visto un movimiento en contraflujo: el regreso en estampida de las Afore a la inversión en bonos, mismos que antes despreciaron. La tenencia de estos instrumentos por parte de bonos de las Siefore subió de $43,170 millones de pesos el 20 de junio a $54,608 millones el 6 de septiembre.

-

Sobra decir que la compra de 11,438 millones de títulos que han hecho las Afore del 20 de junio a la fecha, influyó en la caída de los rendimientos de los bonos en las últimas semanas.

-

¿Con qué objeto vender miles de millones de bonos en un mes, con tasas altas, para después recomprarlos a tasas más bajas en las siguientes semanas? ¿Por qué las Afore tomaron tan malas decisiones en apenas dos meses y medio? ¿Quién las aconsejó? ¿Para qué salirse apresuradamente de las inversiones en bonos y luego regresar, seguramente con pérdidas importantes? ¿Cuáles Afore lo hicieron?

-

Estas preguntas podrían quedar sin respuesta, porque las Afore no tienen la obligación de rendir cuentas.

-

* Comentarios a: editores@expansion.com.mx.

Ahora ve
No te pierdas